jueves, 27 de junio de 2019

SIN CABEZA NI PIES



                         La calma del encinar
                         SIN CABEZA NI PIES


                                          Tomás Martín Tamayo
                                             Blog Cuentos del Día a Día
                                             tomasmartintamayo@gmail.com



Para cuando vuelva, el 7 de Septiembre (Dm y con permiso de la autoridad), el gobierno de “colaboración” de Pedro Sánchez estará dando sus primeros pasos, si no andamos en campaña electoral porque tengamos que volver a las urnas. La zozobra en los gobiernos autonómicos y municipales habrá concluido, porque en estos dos meses caerán muchas caretas y los cordones sanitarios que algunos enarbolan habrán desaparecido. Es imposible seguir negando la evidencia,black is black”, aunque los de C´s se empeñen en blanquearlo.

Aquí nos vendieron el sacrificio de Fragoso para facilitar la alcaldía de Cáceres al popular Rafael Mateos, pero el resultado final ha desmentido semejante sacrificio, porque finalmente en Cáceres no accedieron al chalaneo que Ciudadanos pretendía, repartiéndose la alcaldía,  “dos años para ti y dos años para mí”, que tanto recuerda el intercambio de cromos en el patio de un colegio. Con la actitud de Rafael Mateos queda entreabierta la puerta de la esperanza, porque supo renunciar a la “gloria” de la alcaldía en su primer intento por conseguirla. Cuando el acuerdo estaba prácticamente cerrado, los de C´s sacaron de la chistera el trágala del reparto impuesto desde Madrid y Rafael Mateos, con evidente visión de futuro, decidió pasar el testigo al PSOE, que había sido el más votado. En el eterno dilema de “honra sin barcos o barcos sin honra”, prefirió pasar a la oposición antes que ser rehén de un acuerdo vergonzante, que exigía la concurrencia de PP, C´s y Vox. Un acuerdo sin acuerdo, de tres, pero con dos que supuestamente no se hablan.

  Fragoso aceptó el trueque en Badajoz y la imagen que ha dejado es que por seguir un ratito más en el poder es capaz de renunciar incluso a su propia imagen como político sensato e intransigente con el chalaneo. ¿El poder es lo primero? Fran Fragoso lo ha tenido y ejercido, demostrando siempre capacidad en su ejecutoria política, pero ahora, extrañamente, ha decidido practicar el funambulismo, subiéndose a una cuerda que apenas puede tensar porque al renunciar a los principios, tampoco puede administrar su final. Después de 24 años de mando en plaza, el PP no ha sabido retirarse, no ha sabido perder, ceder y apartarse para tomar impulso en un futuro cercano. Lo lamento por Fragoso, que en este envite se ha quedado desasistido, en precario y con sus vergüenzas políticas al aire. ¿Por qué y para qué, Fran?

A Grajera, el rubicundo de C´s se le ha visto el plumero, incluso antes de sentarse a la mesa. Poco fiable parece el que siendo un advenedizo muestra los colmillos más cariados que los que llevan años en el oficio. Se ha pasado de listo, o de listillo, cerrando acuerdos con el PSOE y el PP al mismo tiempo, para acabar en brazos del que, con la exigua representación de cuatro votos, se prestó a compartir con él la alcaldía. ¿Qué hay en la trastienda? ¿Cómo va a conseguir su cuota de alcalde si rechaza negociar con Vox el voto que necesita de Vox? Parece que Vox no exige mucho,  apenas  un par de liberaciones y una silla, aunque sea bajita, pero tiene que negociarlo y… De momento, sin cabeza y sin pies.

Ricardo Cabeza sorprendió a todas las encuestas previas y ganó con una diferencia notable. Además, ha sabido tragar saliva, aceptar el engaño de C´s y verse en la oposición, pese a haber sido el más votado para gobernar. Si no quiebra, ni se va al monte, tendrá una segunda oportunidad esta misma legislatura.
_______________________________________________________


*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.

*A excepción del correo electrónico facilitado, no dispongo de ningún otro dato, en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.

sábado, 15 de junio de 2019

LA PRINCESA DE LAS NIEVES


                          La calma del encinar
                          LA PRINCESA DE LAS NIEVES

                              

                 Tomás Martín Tamayo
                                               Blog Cuentos del Día a Día
                                               tomasmartintamayo@gmail.com  
 
Los incas creían que de la ira de los dioses surgían los terremotos, las sequías, las enfermedades y demás desastres que diezmaban su población y, para aplacarlos, efectuaban sacrificios humanos, seleccionando con mucho cuidado a las víctimas, generalmente niñas vírgenes, sin defecto físico, belleza notable, cabello abundante y dentadura perfecta. También ofrecían sacrificios con efecto preventivo, para que hubiera buenas cosechas, reinara la paz entre los pueblos o para que no llegaran las epidemias… ¿Salvajadas del pasado?

Esta semana ha trascendido que en nuestra amiga Arabia Saudí, van a crucificar -¡Sí, a crucificar!- a un joven de 18 años por haber participado en una manifestación cuando tenía  diez. Que el “delito” lo cometiera un niño no frena a las piadosas y democráticas autoridades saudíes para crucificarlo ocho años después.  Eso tampoco impedirá que sigamos mimando a los “primos” de nuestros reyes, porque “poderoso caballero es don dinero”. Hasta don Kichi, el alcalde gaditano, ha aprendido a inclinarse ante él, lo que le ha valido la reelección... En  una región selvática del suroeste del Perú se siguen practicando en la actualidad sacrificios rituales con niñas y niños de las mismas características que los seleccionados en el pasado… ¿Ahora? Sí, ahora.  Y en Irán han amputado la mano derecha a cinco ladrones reincidentes por haber robado unos 300 dólares… ¡Ahora! También se sigue crucificando en Yemen, se ejecuta por lapidación a las adúlteras, sea ahorca a homosexuales… ¡Pero mejor es olvidarnos de ellos, mirar a lo lejos y seguir analizando a las niñas sacrificadas,  allá por 1450! La momia de Juanita, de Urpicha, de Sarita y las de Llullaillaco.

De todas ellas la más conocida y temida es Juanita, o “La Princesa de las Nieves, que después de permanecer 500 años conservada en hielo, la erupción del volcán Sabancayua descongeló su tumba, para “ofertarla” a  los exploradores  que la encontraron, aunque se asegura que fue ella la que los encontró. Todo indica que la ofrecieron para aplacar la ira de los espíritus del volcán y que el volcán, al derretir el glacial de su cima fue el que la devolvió.
 
La aparición de “La Princesa de las Nieves” no fue un caso excepcional, los expertos están convencidos de que muchas niñas y niños, entregados a los dioses como sacrificios vivientes, permanecen sepultados bajo el hielo. El deshielo de los glaciares está devolviendo estas evidencias salvajes que, lamentablemente siguen siendo prácticas en la actualidad, con la diferencia de que las víctimas de nuestros días son arrojadas a pozos ciegos, quemadas en una jaula o sirven de alimento para los cerdos. Aquí no intervienen los dioses.

Juanita, de 44 kilos de peso y 13 o 14 años, vestía ropas carísimas y sigue luciendo una dentadura perfecta, con su sonrisa siniestra. Sorprende a los estudiosos por su estado de conservación, después de haber permanecido entre hielo más de 500 años y a casi 7000 metros de altitud. En Arequipa creen que fue ella misma la que buscó la superficie de las nieves andinas, provocando un seísmo y la erupción del volcán, para poder volver y vengarse por su sacrificio.

 Hoy le apuntan a Juanita todas las desgracias recientes de Perú. Accidentes de aviación, descarrilamiento de trenes, choques de helicópteros, lluvias torrenciales  y hasta la cogida de un torero en la feria arequipeña. Piden que la devuelvan desde los EE.UU, donde la están analizando, porque la “La Princesa Inca” no soporta estar lejos de su tierra y sus ancestros: “Mientras no esté cerca del volcán, su risa de venganza no se apagará”.

_______________________________________________________


*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.

*A excepción del correo electrónico facilitado, no dispongo de ningún otro dato, en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.


sábado, 8 de junio de 2019

QUIÉN ES PETE CONRAD




                         La calma del encinar

                        ¿QUIÉN ES PETE CONRAD?

                                          Tomás Martín Tamayo
                                                   Blog Cuentos del Día a Día
                                               tomasmartintamayo@gmail.com

En la puerta de urgencias del Hospital Comunitario de Ajai, en California, pararon las dos ambulancias que habían recogido a las víctimas de un accidente de tráfico. Ella de 60 años, en estado grave, con pérdida de consciencia y él de unos 70, lúcido pero quejándose de un fuerte dolor en el pecho. Habían derrapado en una curva, con una motocicleta Harley-Davidson y los dos fueron atendidos de contusiones múltiples, aunque el motorista murió cinco horas después, sin que la mujer hubiera superado aún el coma profundo con el que entró. En el formulario de entrada hubo un despiste, propio de las urgencias y no constaba conexión alguna entre ellos. Por la documentación que la policía entregó en el hospital, ella era una “indocumentada” porque en su bolso no encontró ninguna identificación. Él, un tal Pete Conrad, de 69 años, con domicilio en Huntington Beach, al sur de Los Ángeles.

En un centro hospitalario donde atendían a diario a muchos accidentados, la muerte de un señor mayor no tenía nada de excepcional y lo bajaron al sótano, a la espera de que localizaran a sus familiares para que se hicieran cargo del cadáver. Tres horas después del deceso la policía no había logrado contactar con ningún familiar y nadie respondía a las llamadas que se hacían a los dos teléfonos que figuraban en la documentación encontrada. Esa situación tampoco era novedosa y tras el cambio de guardia, en la policía se olvidaron del motorista que se enfriaba en los sótanos hospitalarios.

Al día siguiente una emisora de radio recogió el rutinario parte de accidentes y difundió que  “un motorista,  llamado  Pete Conrad, según la documentación que portaba, falleció al salirse de la calzada y se encuentra en el depósito del hospital, sin que la policía haya logrado contactar con sus familiares”. Indicaron también que la víctima vestía cazadora beige abotonada, camisa de cuadros, pantalón vaquero y botas marrones, con las iniciales PC entrelazadas en la caña. El locutor concluyó la noticia con una interrogante: “¿Quién es Pete Conrad? Si lo sabes llama a la policía, al hospital o a esta emisora”.

Apenas difundida la noticia por la emisora, varios vehículos del Ejército irrumpieron en la entrada del hospital, interesándose por el motorista fallecido. Dos médicos militares se apresuraron a hacer una valoración de los daños físicos que había padecido y minutos después el hospital era tomado por cadenas de televisión, periódicos, emisoras nacionales y altos mandos militares, sembrando el desconcierto en la policía local y en el personal sanitario, que no entendían el interés por un hecho tan corriente como un accidente de motocicleta, con resultado de muerte para su conductor. “¿Qué ha pasado, quién es ese Pete Conrad que tanto interés suscita?”

La historia puede servir para bajarnos de muchas vanidades. Apenas 26 años después de ser una de las personas más conocidas, queridas y respetadas en EE.UU, recibido como un héroe nacional en la Casa Blanca, aclamado en el Congreso, con repercusión internacional y perseguido por todos los medios de comunicación, tras haber pilotado la Gemini 5 y 11, el “desconocido”  se enfriaba en el sótano de un hospital sin que nadie lo hubiera identificado. En 26 años su nombre y su figura habían desaparecido de la memoria colectiva y hasta en una emisora de radio pidieron ayuda porque “¿Quién es Pete Conrad?”

 Después de Neil Armstrong y Edwin Buzz Aldrin, Pete Conrad, comandante del Apolo 12, fue el tercer hombre que pisó la luna. ¡Un absoluto desconocido!







*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.

*A excepción del correo electrónico facilitado, no dispongo de ningún otro dato, en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.





sábado, 1 de junio de 2019

IMPASIBLE EL ADEMÁN



                          La calma del encinar
                          IMPASIBLE EL ADEMÁN

                                               Tomás Martín Tamayo
                                               Blog Cuentos del Día a Día
                                               tomasmartintamayo@gmail.com  


Rodeado de su guardia pretoriana, Manzano,  la Teniente, Parejo y Luis Alfonso -todos ellos repiten como diputados-, Monago ha  analizado el resultado de las elecciones con un vaticinio enigmático: “El PP no perderá más votos”. ¿Cómo lo sabe, quien se lo ha dicho, qué tienen que ver los cojones para comer trigo? Después del estropicio de las elecciones generales, en las que el PP extremeño se quedó tiritando y casi igualado con Vox y C´s, de  una tacada ha perdido ocho diputados autonómicos y previsiblemente las alcaldías de Cáceres y Badajoz, pero él ha sacado pecho con Plasencia, Azuaga, Fuente del Maestre…Con su visión avanzada supera la casuística temporal y en medio de la sequía, enseña un botijo con agua fresquita: “Nos repondremos”. ¡Qué grande!  Manzano y la Teniente asienten con tanta convicción que sus cabezas amenazan  desprenderse. Parejo se frota las manos y Luis Alfonso se mece el cabello desaparecido.

 Ocurrente y gracioso,  Monago aseguró en Cáceres que se empadronaría en Portugal si el PSOE conseguía la mayoría absoluta y ahora señala a Vox como culpable. También dijo que “hay que tener capacidad de renuncia cuando uno no gana”, pero no es su caso porque él ha vuelto a ganar en Plasencia, Azuaga y Fuente del Maestre… En su testa de líder carismático no cabe la desazón y ya está imaginando el mundo que merecemos. Ahora pasa del PSOE, aparca su fijación en Vara y destaca de las elecciones que “hemos subido respecto a la generales”, omitiendo la nimiedad de haber perdido ocho diputados y diez puntos en las autonómicas. ¡Un genio! Manzano mira a la Teniente que tiene cara de sargento. Parejo embelesado en sus manos y Luis Alfonso sonríe, no sé si por la ocurrencia del líder carismático. Monago se muestra contento con haber perdido solo ocho diputados, que se suman a los cuatro que huyeron en las anteriores y asegura que lo importante es que no ha habido “sorpaso”  y que triplican en votos a C´s. ¿Alguna pregunta? Los periodistas han caído en el foso del asombro.

 Por menos se fue Carlos Floriano, pero Monago, quintanejo él,  tiene una consistencia granítica y se propone reconstruir lo que ha derribado, entregándose hasta el último aliento, porque él por su partido “ma-ta”. Es verdad que hace cuatro años lo repudió y se apartó de las siglas, del himno, del eslogan de campaña y de los colores corporativos del PP, pero eso también lo hizo por amor, porque el sacrificio es sinónimo de Monago y Monago pone cara al sacrificio.

 ¿Tirar la toalla? ¡Qué poco le conocen!  Sin duda lo que le gustaría es volver a su querida profesión de bombero, fichar cada mañana como jefe de protección civil del Ayuntamiento pacense y  organizar su vida de paisano, bajándose de coches oficiales y renunciando a las moquetas porque lo suyo, como hombre sencillo y campechano, es el alquitrán de la calle y el sudor de la plebe. ¡Y hablar en castúo con acento vallisoletano!

 Además, si dudara, la mini guardia pretoriana que le rodea  le pegaría el culo al asiento porque él tiene el mapa de la tierra de promisión en su cabeza, así es que “quieto, parao” que con las cosas del comer no se juega. Impasible el ademán, todos seguirán sacrificándose y, de momento, tienen cuatro años para otear el horizonte, pero cobrando, después ya se verá,  que con tanto margen el problema aprieta pero no ahoga. Parpadean las luces, baja el telón, Monago desaparece.

*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.

*A excepción del correo electrónico facilitado, no dispongo de ningún otro dato, en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.





                                                      







miércoles, 22 de mayo de 2019

¿Y MAÑANA?


            La calma del encinar
            ¿Y MAÑANA?
           
                                          Tomás Martín Tamayo
                                             Blog Cuentos del Día a Día
                                             tomasmartintamayo@gmail.com

La Unión Europea sigue siendo una asignatura pendiente y después de 33 años en ella, no dejamos de verla como algo lejano, difícil y que nos afecta poco. De un programa televisivo salieron a la calle, otra vez, para dejar en evidencia al transeúnte, por su incultura o su desinformación, preguntándole si conocía las diferencias que hay entre la OTAN, UNESCO, ONU y la UE. Es posible que el resultado estuviera  maquillado, porque preguntaron a siete y ninguno supo establecer una diferencia mínima entre las siglas. La respuesta de una señora encopetada, collar de perlas y broche en solapa, en plena Gran Vía madrileña, resumía todas las demás: “Eso son cosas de Europa que a mí ni fu ni fa”. Poco o nada hemos avanzado porque todo lo referido a Europa sigue siendo “ni fu ni fa” ¡Ni campaña electoral hemos tenido!

Durante la movilización política que se montó, previa al referendo de la OTAN, a Federico Mayor Zaragoza le tocó desplazarse a Extremadura para explicar las consecuencias de la entrada de España en la organización.  Yo lo acompañé a muchos pueblos y en uno de ellos, Herrera del Duque, comprobamos la dificultad de la empresa.  La postura del CDS era ambigua porque queríamos dejar en evidencia a Felipe González por su  anterior “OTAN, de entrada NO”, pero sin oponernos a una pertenencia efectiva desde cuatro años antes. Es decir, queríamos que España permaneciera en la OTAN, pero sin una abrumadora mayoría,  que fortalecería al PSOE y, sobre todo, a Felipe González.

Federico Mayor Zaragoza, que años después fue director general de la UNESCO, uno de los políticos más inteligentes que he conocido, tenía un gran repertorio de ventajas pero, siguiendo el guion, durante su intervención se explayó en los inconvenientes, subrayando el coste económico que suponía la adhesión y la posibilidad de que nuestros soldados estuvieran desplegados por toda Europa, lejos de la familia, expuestos a guerras diversas… Después de dos horas de explicaciones y ejemplos, abrimos un turno de preguntas y un señor que había estado muy atento se levantó y sentenció: “¡Bueno, yo creo que no debemos preocuparnos, porque por lo que ha dicho usted, eso de la OTAN cae más bien al sur!”. Cuando volvíamos a Badajoz, después de un largo silencio, Mayor Zaragoza me preguntó: “¿Yo he dicho que la OTAN cae más bien al sur?”. Entre el señor de Herrera del Duque y la señora de la Gran Vía madrileña media la friolera de 33 años, pero el desconocimiento es muy similar porque UE, OTAN, ONU… siguen siendo “cosas de Europa, que ni fu ni fa”.

Siempre hemos votado en las elecciones europeas con evidente desgano, hasta el punto de que en el Parlamento Europeo tuvimos representándonos a Ruiz Mateos por su  “que te pego leches” a Boyer. Esas cuatro palabras, su programa electoral completo, le dieron dos escaños al de Rumasa…

 ¿Y mañana? Bueno, ya puestos votaremos también para el parlamento de  la UE, como podíamos hacerlo para la OTAN o la ONU, porque lo que creemos que nos afecta de verdad es nuestro municipio y la Junta que, con las gafas de cerca, es donde se decide lo inmediato. Somos dueños de nuestro voto y podemos aprovechar la ocasión para deshacernos de proyectos caducados o para ratificarlos si consideramos que son buenos. Lo razonable es no jugársela y votar por conductores seguros que, aunque no den espectáculo ni pongan música estridente, tampoco despeñen el autobús. Mañana es nuestro día y después a callar cuatro o cinco años.






*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.

*A excepción del correo electrónico facilitado, no dispongo de ningún otro dato, en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.




























sábado, 18 de mayo de 2019

SOLUCIONES OCURRENTES



                    SOLUCIONES OCURRENTES


              Tomás Martín Tamayo
              Blog Cuentos del Día a Día
                                                 tomasmartintamayo@gmail.com


Un hermano de mi madre tenía un frigorífico que hacía mucho ruido, se movía tanto que a veces se desenchufaba solo,  gastaba mucha energía, cerraba mal y no enfriaba, pero cuando le decíamos que por qué no lo tiraba y se compraba otro, él lo golpeaba con los nudillos para mostrarnos su consistencia: “No sirve para nada, es verdad, pero tiene tan buena chapa…”. Pues igual que el frigorífico de mi tío, tenemos un montón de ocurrentes que no sirven para nada, unos porque han fracasado incluso en su profesión y la mayoría porque nunca la tuvieron fuera de la política, pero están aferrados a la teta y se han especializado en dar codazos para que nadie les retire el pezón. Como frigoríficos no enfrían y como estufas no calientan, pero cuentan unos chistes…

Las ocurrencias, como las pistolas, las carga el diablo y la tontuna que suscita una risotada puntual no merece un voto, pero las campañas electorales al uso están tan agotadas que, a falta de propuestas serias y mínimamente creíbles, los hay que suben al estrado para hacerse el graciosillo, divertir a la concurrencia y mostrar un perfil campechano y de cercanía que no tiene nada que ver  con la realidad. ¿El 26 votamos a gente capaz de resolver parte de nuestros problemas, a nivel municipal, autonómico y europeo o al vividor, jeta y caradura que se limita a sacarnos una sonrisa con la última gilipollez que le han susurrado al oído?

 ¿Da votos subir en globo, llegar en moto, pedalear en estática, presentarse con un casco de bombero o correr como un poseso con un chándal fosforito? ¿Nos importa que uno haga juegos malabares con cascos de cervezas y que a  otro le guste “Camela”? Si es así,  no se hable más, tenemos unos electores dignos de su electorado y a un electorado a la altura de sus electores, pero me barrunto que el electorado ha crecido más y que los batacazos no son tan imprevisibles como parecen. ¿Qué se puede esperar de gente que ha demostrado que para lo único que sirven es para medrar, pelotear, escurrir el bulto y pasar el cazo? El 27 todos lo tendremos muy claro porque dudo mucho de que el 26 votemos ocurrencias y ocurrentes. Y hasta los chistes los habremos olvidado, aunque ellos, pilas alcalinas, siguen y siguen porque van muy bien situados y siempre se libran de la quema.

Acompañé a Eduardo Punset en muchos actos por Extremadura y solía contar una historieta que viene a cuento: “A un granjero se le morían las gallinas porque no comían y no fue a consultar al veterinario, sino al curandero del pueblo, que le recomendó que con un palo hiciera un círculo en el corral y en el centro pusiera el trigo. “Es una solución genial, que no falla”. Pero falló y como las gallinas seguían sin comer y muriéndose, volvió al curandero, que le recetó que dentro del círculo dibujara un triángulo y que en el centro pusiera el trigo. “Es una solución genial, que no falla”, le dijo el curandero. Pero volvió fallar y cuando se murieron todas las gallinas, el granjero volvió al curandero: “Hice lo que me dijiste pero me he quedado sin gallinas…” “¿Se han muerto todas? ¡Ah, qué lástima, con la cantidad de soluciones geniales que todavía me quedan!”

 ¿Soluciones de curanderos y frigoríficos por la chapa? Si votamos ocurrentes tendremos ocurrencias. Y cuatro años para lamentarlo.


*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.

*A excepción del correo electrónico facilitado, no dispongo de ningún otro dato, en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.




jueves, 9 de mayo de 2019

VIENDO PASAR A LA GENTE



                           La calma del encinar
                           VIENDO PASAR A LA GENTE

                                     Tomás Martín Tamayo
                                                 Blog Cuentos del Día a Día
                                                 tomasmartintamayo@gmail.com


Me cuenta un amigo que en su pueblo, La Parra, había una señora, casi centenaria, que, indiferente a la climatología, se sentaba en la puerta de su casa en una silla bajita, con el botijo cerca y un abanico. Cuando alguien le preguntaba: “¿Qué hace usted en la calle con el calor que hace?”, ella miraba indiferente y respondía bajito: “Estoy viendo pasar a la gente”. La respuesta puede parecer recurrente, pero en el fondo tenía mucha enjundia porque la anciana vivía en una de las últimas casas de la calle que desemboca en el cementerio y por allí el trasiego del personal era muy reducido, aunque el que pasaba lo hacía  a lo grande, acompañado y sin retorno

Posiblemente la anciana ignoraba que con su actitud estaba dando réplica extremeña al aforismo: “Siéntate a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo”, aunque ella lo dulcificaba porque cambiaba enemigo por vecino y se limitaba a verlos pasar a todos, que en su espera no discriminaba a nadie. Ella oía doblar la campana, se sentaba en su puerta y  en silencio veía el cortejo de todos los que no podrían ver pasar el suyo. Mientras se santiguaba, susurraba: “¡No semos naide, pero lo vemos!”.

El día que le tocó a ella hacer el paseo definitivo, cumpliendo su última voluntad, cerraron la casa y en la misma puerta levantaron la tapa del ataúd para dejar la llave en sus manos, entrelazadas con un rosario. ¿Pensaba que llevándose la llave se llevaba la casa?: “En este mundo no quiero dejar ni un suspiro”. Pero las últimas voluntades a veces son difíciles de cumplir y la vecina de al lado, en su memoria, sacó de su casa una silla, un botijo y un abanico,  se santiguó y mientras se sentaba, con un susurro sentenció: “No semos naide, pero lo vemos”.

Si se mira bien, vivir es un trabajo muy duro y de muchas horas, que no siempre se cobran como extraordinarias. ¿Cuántos días de nuestra vida hemos vivido? ¿Cuántos hemos estado ausentes o sentados en la puerta, alertados por el tañer de una campana? ¿Cuántos merecen una muesca para ser recordados y cuántos para olvidar? El tiempo, que muerde el acero y la espera,  pasa sobre nosotros, azotándonos como una tormenta de arena, aunque nunca falte una anciana que se conforme con haberlo visto desde el trono de una silla. Hasta es posible que cuando veía pasar a la gente, lo que de verdad veía pasar  era un tiempo prestado, que ella agotaba abanicándose para ayudarse en el trago.

La línea del horizonte de la anciana no iba más allá de la distancia que separaba su puerta de la del cementerio, aunque se consolara con un   “lo vemos”, como si ver fuera sinónimo de vida. Su poder lo tenía en un botijo,  un abanico era su lujo y su afán de perpetuarse tan limitado que incluso pretendió llevarse su casa al otro mundo, en un intento sincero de borrar sus huellas.

La parreña se fue con su silencio, cerrando la puerta a sus espaldas y sacudiendo sus zapatillas para no llevarse ni el polvo de esta plaza tan generosa en cornadas, pero conservando la llave para que nadie abriera su puerta o su herida. Tal vez ignoraba que nada nos pertenece y que lo que está estaba y estará. Deberíamos haberle preguntado   dónde residía la filosofía de su paciente aguardo y el afán por ver pasar el cortejo, santiguándose, pero sin participar.



*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.

*A excepción del correo electrónico facilitado, no dispongo de ningún otro dato, en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.





domingo, 5 de mayo de 2019

LUEGO AMÉN


                         La calma del encinar
                        LUEGO AMÉN
                     
                       
                                          Tomás Martín Tamayo
                                             Blog Cuentos del Día a Día
                                             tomasmartintamayo@gmail.com


Como no se pueden cambiar las reglas del juego una vez terminado el partido, tenemos que aceptar el resultado con todas sus consecuencias. (¿Sirve de algo quejarse, otra vez, de una ley electoral tan injusta que deja a Pacma, con  326.045 votos sin un solo diputado, mientras que Bildu, con 256.725, consigue cuatro?) Si el veredicto del electorado es sabio, bueno será analizarlo con cierta distancia para no caer en el ensimismamiento o en la melancolía. Yo defendí a Pedro Sánchez en este mismo espacio, cuando los varones dieron un golpe de mano en el PSOE y lo pusieron en la calle, pero por lo que ha hecho en su corta trayectoria, me parece que es un político poco escrupuloso y capaz de todo por seguir. Eso ha hecho que, muy tarde, me alinee con los que lo rechazaron porque lo conocían. Pero el electorado ha creído otra cosa, luego amén.

Creía y creo que ningún partido constitucionalista, ni ningún gobierno decente, puede establecer una entente cordial con el Bildu de Otegui o con el Otegui de Bildu, porque no se pueden olvidar 3.500 atentados, 8.000 heridos, 369 inválidos, 864 muertos…, pero el electorado ha considerado que hay que relativizar o pasar página, que es otro tiempo y que se imponen visiones menos encorsetadas, luego amén.

Los chalaneos de Pedro Sánchez con los separatistas vascos y catalanes me parece que les dan alas y legitiman sus aspiraciones rupturistas. Que sentarse en plan “colega, aquí no ha pasado nada” con Torra, es echar gasolina al fuego. Que hacer una campaña con banderolas que dicen que “Cataluña es una nación” es alentarlos con guiños de complicidad. Que cederles en los PGE la mayor parte de la tarta, en detrimento de las CC.AA. que son y se sienten españolas, es señalar una senda muy peligrosa. Que permitir el desafío y la rebeldía del gobierno de Cataluña es una contradicción. Que retirar el delito de “rebelión” a los que pretendieron dar un golpe de Estado, es alinearse con ellos, dejando contra las cuerdas a la Justicia, pero el electorado no ha visto tanto peligro y parece que ha relativizado las consecuencias de depender políticamente de los secesionistas, luego amén.

Creo que en estos diez meses el Gobierno de Pedro Sánchez ha derrochado con la patanería del rico nuevo, que la política económica ha sido de despilfarro continuo, clientelar, selectiva y basada en los intereses partidistas y que esas “juergas” las pagaremos todos, pero el electorado las ha bendecido, luego amén.

Me parece que tener la presidencia del Gobierno apoyada en  filoterroristas, separatistas, anticapitalistas, anarquistas, Podemos…, incapacita para programar políticas de Estado, pero el electorado ha dejado en bandeja de plata la posibilidad de que esos socios negocien exigencias o entren en el Gobierno, dándole a Pedro Sánchez un cheque en blanco, luego amén. ¡Amén y amén!

Muchas veces la osadía calculada es cinismo y desvergüenza, pero  obligado es reconocer que en el electorado han calado mejor los mensajes “guay” que los pusilánimes, cobardes y dubitativos de un Rajoy, también cegato y egoísta, que no supo ni dimitir a tiempo para evitar en su partido semejante catástrofe. Si, como estaba en su mano, hubiera dejado en la presidencia a la vicepresidenta ¿alguien duda de que el resultado hubiera sido diferente? Pablo Casado recogió un testigo lastrado de carotas, caraduras, caretas y chupones históricos. ¡Y le queda la cruz del 26M! El lamento del burlado: “Lo peor no son los cuernos, sino que se infecten y los adornen con guirnaldas”.





sábado, 27 de abril de 2019

LIBROS ABANDONADOS


                           La calma del encinar
                           LIBROS ABANDONADOS
                          
                         
                                                      Tomás Martín Tamayo
                                                          Blog Cuentos del Día a Día
                                                          tomasmartintamayo@gmail.com

De cada libro que publico, y ya van quince, aparto una veintena de ejemplares para dejarlos, de forma aleatoria, en parques, ventanas, lugares de paso, bancos…Son libros que buscan lectores y dentro de la misma edición, los desafortunados de la familia que tienen que enfrentarse con la calle. Si los libros tuvieran sentimiento, que yo no estoy muy seguro de que no los tengan, esos más de 300 que he ido dejando para que se busquen la vida, podrían preguntarse qué han hecho ellos para merecer esa suerte y qué pena tienen que purgar para caer en manos que no los han reclamado.

Son libros abandonados, pero el abandono es relativo porque suelo vigilar para conocer al destinatario que al pasar los recoge. Y las reacciones de los que los encuentran son tan dispares que resulta evidente de que, incluso entre los abandonados, corren diferente suerte. ¿Qué habrá sido de ellos? ¿Los habrán regalado o abandonado en algún banco? Sé que alguno ha muerto, como esas mariposas que caen abatidas sin apenas salir de la crisálida. Hay de todo, por ejemplo…

En el banco de un parque, “olvidé” uno, al que pronto le salió  pretendiente. Se acercó, se sentó cerca, puso un jerséis encima, lo recogió con disimulo y se lo llevó sin siquiera mirarlo. Bien, ese tuvo suerte, al menos en la apariencia había interés. Otro lo recogió un quinceañero, iba con su bicicleta, paró al lado del macetón donde yo lo había dejado y sin bajarse lo cogió, le dio la vuelta, lo abrió con desgano y lo tiró a un parterre. No se le ocurrió dejarlo donde estaba y lo arrojó a una fronda de hierbas y hojas mojadas… Tuve que saltar un seto y de allí lo recogí mojado, como aterido de frío, de soledad y de desprecio.

Otro lo dejé en la ventana de una academia que prepara a opositores.
Los alumnos suelen salir a la calle para fumar y después de mucho tiempo sin verlo, una lo cogió, lo miró con interés y se lo enseñó a los demás. Pasó por unas cuantas manos y después la joven lo metió en su mochila. ¿Se acordó del hallazgo al llegar a casa? ¿Alivió su soledad colocándolo en un estante con otros libros, lo tiene en su mesita?


En la puerta de una casa de juegos y apuestas, en un saliente, dejé otro. Entraron muchos que lo miraron al pasar, pero no lo recogieron. ¡Jo, podía haber sido un libro de García Márquez! Mi libro estaba gritando su presencia, pero parecía invisible para todos. Cuando iba a recogerlo, salió una pareja y él lo cogió. Se lo enseñó a ella, lo miraron, creo que leyeron algo en la contraportada y lo volvieron a dejar donde lo habían cogido. A ese lo rescaté, me dio tanta pena que me lo llevé y lo puse en la fila donde se exhiben sus hermanos.

Pero tentar tanto la suerte es un riesgo y lo peor que podía llegar, llegó: Encima de un seto puse uno y esperé. Pasaron varios y no lo vieron o no lo quisieron ver. Después se acercó otro, cojeando, con un perro que defecó en la base del seto. Se buscó en los bolsillos pero el clinex no apreció y entonces vio mi libro. Lo cogió sin mirarlo, arrancó varias páginas, recogió con ellas la caca y con el libro -¡qué civilizado!-, la depósito en una papelera. No lo rescaté, lo di por muerto, descanse en paz.
________________________________________________________



*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.

*A excepción del correo electrónico facilitado, no disponemos de ningún otro dato y en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.







miércoles, 17 de abril de 2019

Los de siempre


         


                La calma del encinar
                         LOS DE SIEMPRE
                       

                                          Tomás Martín Tamayo
                                             Blog Cuentos del Día a Día
                                             tomasmartintamayo@gmail.com

Haciendo lo mismo, con la misma gente y en las mismas circunstancias, el resultado no puede ser diferente, porque si nada cambia todo permanece igual. Es como frotarte la lengua con dos cables pelados, conectados a un enchufe, y esperar que no se produzca una descarga eléctrica. Si cien veces lo hacemos cien calambrazos recibiremos y, en el mejor de los casos,  lo  que lograremos es quedarnos sin lengua, porque también podemos electrocutarnos. De Perogrullo, dirán ustedes.

Sí, pero no tanto porque,  como en los partidos políticos nada es obvio, pretenden que la misma gallina, con el mismo grano y en el mismo gallinero, ponga huevos de colores y con seis yemas. Los partidos repiten caretos, tiempos y circunstancias porque la endogamia está establecida en ellos y o no tienen banquillo, o claramente unos han nacido para pisar moqueta y los otros para pegar carteles, hacer bulto en los mítines, pagar la cuota y servir de engrudo para completar candidaturas en lugares testimoniales. Los parias de siempre.

¡Qué listos son los listos y qué tontos los tontos que aceptan como novedosas las caras de siempre, solo porque se hayan cambiado el peinado! Los mandamases de turno, por compromiso, cercanía, comodidad, falta de imaginación  o pereza, repiten la misma apuesta y con los mismos números rellenan todas las quinielas. Parece increíble que partidos como PSOE o PP, después de tantos años y habiendo administrado tanto poder, tengan un banquillo tan reducido y necesiten para todos los juegos a los mismos jugadores. Gente polivalente,  multidisciplinar, comodines cuya mejor virtud es saber decir “sí, señor” en todos los idiomas. El que está en el Congreso, pasa al Senado, el del Senado al Parlamento Europeo, el del Parlamento Europeo al Congreso, el del ayuntamiento a la Asamblea y el de la Asamblea… Ellos y ellas, los mismos, las mismas, decenios y decenios hasta completar su círculo vital sin haber hecho nada fuera de la política. Hay excepciones, claro.

Detengámonos en los cabezas de lista de los partidos clásicos porque en los otros nadie peina canas políticas, aunque en C´s aparezcan la eterna María Victoria Domínguez encabezando la candidatura al Congreso por Cáceres y Fernando Baselga esté en la de la Asamblea por Badajoz. Son la excepción. Y currantes.

¿Pero qué encontramos en los dos partidos de siempre? En el PSOE Valentín García y César Ramos encabezando las candidaturas al Congreso por Badajoz y Cáceres, después de varias legislaturas en la Asamblea. ¿Y en el PP? Digan nombres y acertarán. Carlos Floriano y Pedro Acedo pasan del Congreso al Senado, después de haber pasado del Senado al Congreso y la Asamblea.  Alberto Casero, ex diputado autonómico, ex senador y alcalde de Trujillo ahora va al Congreso. Fernando Manzano y Cristina Teniente siguen y siguen en la Asamblea, por Cáceres. Si no saltan a otro sitio, allí se jubilarán. Por Badajoz, Monago se hará acompañar de dos novedades: Juan Parejo y Luis Alfonso Hernández.

El caso más paradigmático de “hipo político” lo tenemos en el Ayuntamiento de Badajoz donde volverá a repetir la conocida como “Siempreviva”. Omito su nombre para respetar el anonimato que ella defiende. Esta catalana, ex senadora, ex diputada en el Congreso, lleva tres legislaturas como concejala de Badajoz, primera teniente de alcalde, diputada provincial en dos legislaturas… ¿Que quién es semejante lumbrera? Pssss, no la conocen ni sus vecinos, esa es su baza política, que pueden presentarla siempre como novedad. Después de 20 años en todas partes, sigue como recién llegada y sin estrenar.  ¡Qué mérito!


*Si desea recibir mis artículos directamente envíe un correo electrónico a: tomasmartintamayo@gmail.com.  Todas las remisiones se efectúan por consentimiento expreso del remitente.  Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquelo a ese mismo correo.


*A excepción del correo electrónico facilitado, no disponemos de ningún otro dato y en la mayoría de los casos ni siquiera de la identificación del titular del mismo.

*En los artículos remitidos no se incluye ninguna publicidad.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog Cuentos del Día a Día y se publican en la edición impresa y digital del periódico HOY.