miércoles, 29 de junio de 2016

LOS SONDEOS, QUÉ RISA





                                        La calma del encinar
                            LOS SONDEOS, QUÉ RISA
                                                                                 Tomás Martín Tamayo
                                                                                    (martintamayo.com)

Suelo recortar lo que me va interesando durante la semana, que ensarto en un pincho, y llegado el día de elegir tema para mi artículo del sábado, libero todas las noticias atravesadas y me quedo con la que considero de mayor interés para el momento. Durante las semanas previas a las elecciones del 26-J he ido guardando los sondeos electorales que se ponían a mi alcance y ahora dispongo de un material considerable, tanto como para poder reírme un rato con los desajustes finales de las llamadas encuestas, sondeos o predicciones demoscópicas de todo pelaje. Lo más liviano que se me ocurre para las empresas que se han dedicado a la noble causa de adelantarnos lo que iba a ocurrir el pasado domingo, es una pedorreta adornada de fuegos artificiales y un  redoble con apoteosis de diana floreada que concluya en mascletá. Se han lucido todas, incluido el mismísimo CIS, y espero que desde la noche electoral sus responsables estén corriendo, agarraditos de la mano y abochornados, sin mirar hacia atrás.

El poderoso CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), ese que algunos enterados dicen que no se ha confundido desde su creación, porque cuenta con pasta ilimitada y profesionales de primer nivel para hacer “el cocinado” de los sondeos, auguraba un descalabro del PP, haciéndolo retroceder desde 123 , hasta los 118-121... ¡Congratulatións, en el mejor de los casos solo se confundieron en 16 escaños! Para redondear sus aciertos al PSOE lo bajaron de   90 a  un 78-80, que finalmente quedó en 85. Y puestos a dar en la diana a Unidos Podemos lo subieron hasta 92, que se quedó en 71… ¡Que más dan 20 escaños arriba o abajo! Parece que para redondear, a Ciudadanos lo ascendieron a 39, que ha quedado en 32… Y si esto fue así en la encuesta del CIS, mejor no pararnos en las de Metroscopia, A+N, Sigma Dos... Por salvar a alguna, me quedo con GAD-3, que aunque falló con el mismo estropicio con el PP, se acercó tímidamente al resultado final de todos los demás.



¿Y usted qué dice, -me pregunta una señora, emperlada a lo Carmen Polo, al salir de una emisora? Yo digo que ha ganado el mejor, porque el electorado así lo ha dicho y no es cuestión de llevarle la contraria al que no se confunde jamás de los jamases… ¿Incluso cuando votó a Hitler? Los factores determinantes para optar por una opción u otra son meras conjeturas y tienen la misma importancia que acertar la quiniela el lunes. ¡A buenas horas mangas verdes! Pero para mis adentros, que saco fuera como regalo de despedida hasta el tres de septiembre, es que la dicotomía que expandió el PP, “Nosotros o Podemos”, fue un acierto porque puso en movimiento el voto del miedo y muchos electores del PSOE y muchos de los que se habían ido a Ciudadanos, votaron por “del mal el menos”. Pablo Iglesias ha demostrado su bisoñez, su soberbia y su pedantería, porque queriendo remar en la dirección opuesta a Rajoy, sopló las velas de la nave del PP, convirtiéndose en su mejor aliado. Supongo que tendrá los días contados como eje visible de ese gallinero en el que se ha convertido Podemos, pero lo veo tan rematadamente ególatra que no espero redención alguna por su parte. ¡Hasta Septiembre! A mi vuelta seguro que acierto si pronostico los cabildeos y pactos que se hayan amasado en Julio y Agosto.
_________________________________________________________________________________



*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Si lo va a reenviar, no olvide incluir a los destinatarios en CCO.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.



sábado, 25 de junio de 2016

NO VOTAR TAMBIÉN ES PARTIPAR


                
                                      
                                 La calma del encinar
                                 NO VOTAR TAMBIEN ES PARTICIPAR
                                                                         Tomás Martín Tamayo
                                                                           (martíntamayo.com)

Aunque hay poco que reflexionar, porque creo que el electorado tiene decidida su elección para mañana, es jornada de reflexión y debemos respetarla. Además, si uno no lo tiene claro, difícil es intermediar, guiar o aclarar algo a los demás. Y ese es mi caso que, según los últimos sondeos, se suma al más del 35% del electorado que no saben qué hacer mañana. Podemos ir a votar o dejarlo pasar que, contra lo que dicen los apologetas de la participación interesada, es una opción tan legítima como la de votar en blanco o hacerlo en favor de cualquiera de las opciones que se ofertan en la parrilla de salida. La participación por omisión es tan efectiva que incluso se la contempla en el código penal. Argumentan que no votar favorece a los partidos con opciones mayores pero ¿quiénes son los mayores, quiénes los  menores y, a fin de cuentas, qué importa eso a los que se sienten ajenos al cotarro repetitivo del más de lo mismo, después del 20-D?

Visto lo visto, todo parece un suma y sigue de la vieja política de siempre, con sus mismos costurones y desvergüenzas. Los que llegan como nuevos lo hacen con tics parecidos y  apenas se diferencian de los viejos en los decibelios que imprimen a los suspiros y ansias. Y los suspiros son suspiros, los dé Agamenón o su porquero. Los seis meses que han transcurrido desde las últimas elecciones no han sido tan inútiles como se dice, porque ese tiempo nos ha ayudado a conocer el verdadero careto que algunos ocultaban tras la careta. Es como las versiones que vemos de Medea en el Teatro Romano de Mérida, con adaptaciones caprichosas, que no aportan nada al fondo que escribió Eurípides, hace casi dos mil quinientos años. ¿Que los intérpretes han pasado de túnicas a pantalones vaqueros y ahora utilizan un lenguaje de mercadillo? ¡Eurípides se partiría de risa!

A la desvergüenza e impunidad de muchos actores les quedan pocas representaciones, es algo que tienen asumido ellos mismos, pero “mientras dure, dura” porque más dura será la caída y algunos se aferran a la posibilidad del continuismo para salvar su propio culo de la quema. Es lo único que les importa. Pero esta democracia, un tanto mutilada y aún renqueante, nos permite meter a muchos jetas en la taza del inodoro y tirar de la cadena. Aquí no hay paracaidistas que haya llovido el cielo redentor porque los partidos tradicionales, al bajar confiadamente la guardia, abrieron la puerta a nuevas opciones, que se gestaron en su propio seno y con su propio código genético. Hemos mejorado, sí, pero en los resabios. Nuestro sistema, cerrado por la nefasta partitocracia, elabora sus propios mecanismos de defensa y de toda esta confusión saldrá algo mejor, aunque algunos estén sobrando antes de llegar y otros desde que llegaron.



¿Y mañana? Mañana, que cada elector haga lo que considere oportuno, porque tan malo es  votar a la fuerza como no votar. Eso de acercarse a la urna con una pinza en la nariz es muy demodé. Conocemos las opciones reales mejor que nunca y en estas elecciones es difícil alegar ignorancia, porque a todos les hemos visto el plumero y el que quiera una respuesta ética, que espere sentado. Ellos tienen cuatro años para ejecutar y nosotros unas horas para decidir, pero lo que llegue, bienvenido sea. Menos que nos citen otra vez para diciembre.
                        
                               

______________________________________________________________________________
*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Si lo va a reenviar, no olvide incluir a los destinatarios en CCO.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos


sábado, 11 de junio de 2016

IDIOTAS, PLASTAS Y CENIZOS





                                        La calma del encinar
                            IDIOTAS, PLASTAS Y CENIZOS
                                                                                 Tomás Martín Tamayo
                                                                                    (martintamayo.com)

Un funcionario jubilado del Gobierno Civil de Badajoz, ahora Delegación del Gobierno en Extremadura, tiene un listado de personajes populares extremeños, a los que clasifica en tres apartados: idiotas, plastas y cenizos. Hace unos días le pregunté por su curiosa afición, en la que lleva trabajando casi cuarenta años, y me aseguró que él sigue en su labor investigadora, pero que ahora, con la facilidad correctora del ordenador, lo tiene todo mucho mejor organizado, porque ha ido estableciendo subdivisiones y categorías, sin dejar de añadir a las figuras emergentes que han surgido con el tiempo e incluso a las nuevas promesas, que ya apuntan formas y méritos propios. Además, como justificación de sus setenta y ocho seleccionados, debajo de cada nombre incluye un pequeño historial, con las paridas más célebres de los afortunados, su descripción personal y las gilipolleces que los hacen merecedores de figurar en un libro de casi doscientas páginas que, “para felicitar a los amigos”, quiere sacar por Navidad. Está buscando editorial.

En tono confidencial me aseguró que a algunos de los primigenios los ha quitado porque, con el tiempo, corrigieron su deriva y comenzaron a comportarse como personas normales, pero que, para compensar esa pérdida, ha establecido dos nuevas categorías, la de  “los coronados”, que son los acérrimos que figuran en los tres apartados, ya que siendo rematadamente idiotas, no han dejado de ser plastas y, además, se han convertido en unos auténticos cenizos. La otra categoría, la máxima, la dedica al “coronado etiqueta negra cum laude”, que encumbra al mayor idiota, plasta y cenizo de Extremadura. Yo me interesé por el susodicho y con una sonrisilla picarona, bajando la voz, me dijo que tiene tres figuras indiscutibles, una de ellas de nuevo cuño, un político que puede llegar a lo más alto, pero que, de momento, sigue apostando por un prehistórico muy difícil de destronar: “¡Ah, es que ese fuma en pipa! Incluso sentencia en latín, no hay quien lo destrone”. Blanco y en botella.

La existencia de idiotas y plastas nadie la cuestiona, pero muchos dudan de que existan los cenizos, esos tipos que portan el mal fario y que gafan cualquier actividad. En el CD Badajoz hubo un entrenador que cuestionó la presencia de un directivo en el Vivero, porque echaba el cenizo a los jugadores, que acababan marcando en propia puerta. Cuando el gafe se quejó en una Junta Directiva, hubo cierta indignación, pero ante lo inapelable de los descalabros que producía con su presencia, acabaron pidiéndole que los días de partido se fuera a pescar. Rafael Belmonte tenía un vecino gafe y cada vez que iba a torear salía por la puerta trasera, para no cruzarse con él: “seis veces me he cruzado con  ese cenizo y las seis me cogió el toro”… En la Expo de Sevilla se descubrió a un cenizo tan un universal como la propia muestra, un conocido socialista, que gafaba cada pabellón que visitaba. Se apagaban las luces, se caía el techo, explotaban las tuberías, la cerveza salía caliente de las cámaras frigoríficas… ¡Incluso hundió un barco!

 Si al cenizo le unes los apellidos de idiota y plasta ya tenemos el podio de “los coronados” que, a su vez, están bajo la mala sombra del  “coronado etiqueta negra, cum laude”. ¿Que quien es? En diciembre se sabrá, pero de momento, si lo veo, yo cruzo los dedos, toco madera y me cambio de acera.



________________________________________________________________________________




*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Si lo va a reenviar, no olvide incluir a los destinatarios en CCO.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.









viernes, 10 de junio de 2016

ESO ES SEGÚN

                            La calma del encinar
                            ESO ES SEGÚN
                                                      Tomás Martín Tamayo
                                                                       (martintamayo.com)

López de Úbeda cuenta de un juez que impartía justicia con el inapelable criterio de un particular  “eso es según”, que le permitía hacer lo que le daba la gana. Por el mismo caso podía condenar a la horca,  a galeras,  a trabajos forzados o poner en libertad al enjuiciado, incluso con palmadita en el hombro… La Ley quedaba sometida a la veleidad de su “eso es según” y todo dependía del rasero que él establecía a la hora de dictar sus disparatadas sentencias, en las que entraban factores tan decisivos como haber dormido bien o hecho buena digestión de la cena. Incluso el atuendo de los reos tenía su importancia y se sabía que, para personarse ante su señoría, lo mejor era el negro riguroso y un “rasurado de esmero”… ¿Murió el estrafalario juez? Seguro que sí, porque no hay cuerpo que cuatrocientos años dure, pero sigue vivo su espíritu, su forma de enjuiciar y el “eso es según” que  le hizo pasar a la historia en forma de chascarrillo bufón.

Se supone que la Agencia Tributaria y la Abogacía del Estado obedecen a las mismas normas y tienen el mismo criterio para posicionarse ante cuestiones que no difieran sustancialmente, pero solo se supone, porque a la hora de la verdad la disparidad parece ser el nexo que une sus decisiones. Parece que las dos instituciones heredaron del juez su recurrente “eso es según”, lo que les permite emitir un criterio  y el contrario, dependiendo no de lo que se juzgue, sino de a quién. ¿Más importa el apellido que la causa? Para la Agencia Tributaria y la Abogacía del Estado el “rasurado de esmero” que tanto valoraba el juez, es ahora el “pedigrí” del reo, lo que les permite, con total descaro, el “donde dije digo, digo Diego”. Así, igual que argumentaron que la infanta Cristina era una víctima de su esposo, que la había engañado y utilizado, aprovechándose de su amor, para hacerla figurar en sus fraudulentas empresas, firmando actas que no leía, bla, bla, bla, ahora dicen que Messi es el “capo de una estructura criminal” ideada para no tributar. Desmienten su ignorancia y niegan que sea una “víctima de su papá” o de quien le lleve  los asuntos económicos.

Aunque la Fiscalía retiró la acusación, la Abogacía del Estado y la Agencia Tributaria -la misma que nos aclaró que aquello de que “Hacienda somos todos” era una falacia insostenible-, mantienen el pie en el acelerador contra el futbolista porque, pese a su alelamiento, no se creen que un adulto como él pueda firmar en barbecho, ignorando el texto y las consecuencias de lo que firma. Vamos, que de alguna forma nos vienen a decir que Messi es más espabilado que la infanta, porque si ella, pobrecilla, firmó por amor y fe, distribuidos a partes iguales, el futbolista es un avispado que hace drible en el mundo de las finanzas, el capo de una red criminal que tiene incluso la desfachatez de utilizar a su propio papá para que purgue por el sus pecados. ¡Qué fiera, el Messi!

 Podían haber argumentado “eso es según”, aunque solo fuera para ahorrarnos el sofoco de analizar el cinismo con el que se comportan Gobierno y Hacienda, porque entre un juez caprichoso y una Hacienda y Abogacía del Estado arbitrarias, muchos apostaríamos por el primero. Por lo menos el juez hacía lo que le daba la gana y no se reía del personal. Los otros, sí.

_____________________________________________________________________________

 *Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Si lo va a reenviar, no olvide incluir a los destinatarios en CCO.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.












sábado, 4 de junio de 2016

DEL ÉXITO AL FRACASO





                                        La calma del encinar
                                        DEL ÉXITO AL FRANCASO

                                                 Tomás Martín Tamayo
                                                   (martintamayo.com)

BB King fue un guitarrista virtuoso que en sus inicios logró cierta consideración en el mundo del blues, componiendo para los demás. Malvivía de los derechos de autor y de los directos que hacía en salas y tugurios pero, pese a sus más de quinientas canciones, hubiera pasado de puntillas, y como un absoluto desconocido en el mundo de la música, si una noche no improvisa, delante de Jerry Leiber y Mike Stoller, los acordes iniciales de una cancioncilla de las consideradas “de relleno”, que firmaron entre los tres: “Stand by me”.  Ha sido una de las canciones más versionadas de los últimos 40 años, Los Beatles, Tracy Chapman, Jon Bon Jovi, Enrique Iglesias, Andranik Madadian, Richie Sambora, Prince Royce, John Lennon, Otis Redding, U2, Bruce Springsteen y en España muchos grupos y, sobre todos ellos, el “Preghero” o “Rezaré” de Celentano. Meses después de grabar aquel “relleno” y hasta su muerte el año pasado, a los 89 años, B B King ha sido una figura emblemática, requerida en todo el mundo, con una cuantiosa fortuna, que llegó a dar 300 conciertos en 1970. ¿Qué separó su éxito del fracaso? Puede decirse que aquellos acordes imprecisos en una guitarra. Es decir, la suerte.

Todavía, una semana después, siguen ametrallándonos con el apabullante éxito del Real Madrid al lograr su décimo primera copa de la Champions, “la undécima”. Zinedine Zidane ha subido a los cielos futbolísticos, los jugadores no paran de brindar, los han recibido y los aclaman como a héroes mitológicos y la proeza ha sido titular de portada en todo el mundo. Al mismo tiempo, el Atlético de Madrid llora amargamente el fracaso, como una mala pesadilla, su plantilla está hundida, los seguidores acrecentando su fama de “pupas”, sufridores eternos y el entrenador, Diego Simeone, mastica incluso dejar el club… ¿En qué consistió el éxito del Real y el fracaso del Atlético? Después de 90 minutos de juego y 30 de prórroga, en la tanda de penaltis, un jugador del Atlético desvió el balón unos tres centímetros, fallando el cuarto tiro, mientras que otro del Real acertó en el quinto. ¿Qué separó el éxito del fracaso en uno y otro club? Tres centímetros que, desde el punto de penaltis, matemáticamente se ha calculado que pudieron ser unos 30 milímetros. Es decir, la suerte.

Según Pasteur, “El azar favorece sólo a las mentes preparadas”. Esto diferencia al azar como oportunidad, de la buena suerte como la respuesta  adecuada. Es decir que en la buena suerte hay dos factores claves: generar el azar primero y saber aprovecharlo después. ¿Lo hizo BB King con aquellos improvisados acordes que concluyeron en “Stand by me”? Juanfran Torres quedará recordado y señalado de por vida porque, después de tantos aciertos deportivos, su bota se inclinó 30 milímetros al golpear el balón. ¿Se cayó todo el edificio?

El éxito de algunos cabestros políticos del momento no está cimentado en el conocimiento ni en la capacidad, sino en la buena suerte, porque en el momento oportuno estaban en el lugar adecuado. Algunos aprovechan la ola que les brinda el azar, permaneciendo, y otros, los más necios, se hunden con la primera andanada porque, a veces, el éxito y el fracaso caminan tan juntos que apenas los separa una línea invisible. Aunque los hay, como Fabra, que se tutean con la buena suerte para que les toque seis veces la lotería. ¡Qué suerte!

*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.
*Si lo va a reenviar, no olvide incluir a los destinatarios en CCO.
*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.
*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.














jueves, 26 de mayo de 2016

                                 La calma del encinar
                             EL MAL DE LA DESMEMORIA

                                                     Tomás Martín Tamayo
                                                       (martintamayo.com)


                                         
Mañana se cumple el vigésimo quinto aniversario del brutal atentado de ETA en Cataluña, contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Vic, con el resultado de diez muertos, cinco de ellos niños que jugaban en el patio. De los 44 heridos, muchos  con secuelas físicas que le impedirán una vida normal, casi no merece la pena hablar. De los muertos tampoco. Y si el Parlamento catalán parece haber olvidado el atentado de Vic, ¿qué pensar de la bomba que pusieron estratégicamente en el  Hipercor de Barcelona, cuyo 29 aniversario se cumple el 19 de junio y en el que sólo murieron 21 personas, que estaban haciendo sus compras? ¿Hubo otros veinticuatro atentados, todos con muertos, heridos y lisiados de por vida, de la banda terrorista en Cataluña? En el disco duro de muchos de los diputados catalanes no figuran, se ha producido un borrado total y por eso han recibido entre abrazos y aplausos a Arnaldo Otegui, el dirigente etarra recién salido de la cárcel, que  anda de promoción de su candidatura para presidir el gobierno vasco. Como considero risible la solidaridad del Parlamento catalán con el resto de España, habrán reparado en que solo me he referido a las gracietas de ETA en aquella Comunidad. ¡Pues tampoco las recuerdan sus señorías!

Un amigo que pasa por el doloroso trance de ver a su mujer con el mal progresivo de Alzhéimer, me dice que, aún peor que el deterioro físico acelerado, lo más insoportable es la desmemoria. En poco más de una año ya no lo identifica, pese a que ha ido a verla un mínimo de dos veces por semana. No reconoce a sus hijas y le asustan sus nietos. La degeneración de las células nerviosas de su cerebro tiene como manifestaciones básicas la desorientación temporal, el deterioro intelectual y la dolorosísima pérdida de la memoria, que ha concluido por  sumergirla en un estado vegetativo en el que apenas se manifiesta el dolor físico y el estímulo de alguna sonrisa imprecisa…Es un hombre fuerte y enérgico, pero al hablar del mal del olvido que está aislando a su mujer, apenas podía reprimir un profundo gesto de dolor. Pensando solidariamente en su sufrimiento, creo que, además de esa situación individual que afecta a tantas familias, es posible que podamos hablar de un Alzhéimer social o colectivo.

Se sabe que no todas las pérdidas de memoria son causadas por el Alzhéimer y también que el tiempo pone bálsamo a las alegrías y tristezas, que se debilitan con los días hasta hacernos caer en el olvido. El viaje triunfal de Otegui en Cataluña, recibido como un Nelson Mandela en su cámara de representación, bien puede enmarcarse en el nihilismo político y ciudadano de una sociedad desmemoriada que, en apenas 25 años, ha echado paladas de indiferencia sobre las paladas de tierra que cubren las tumbas de muchos catalanes, a los que representan los diputados que estos días han recibido, como a un héroe legendario, al dirigente etarra. El almuerzo homenaje con el que lo agasajaron, también lo han pagado las víctimas, aunque victimas somos todos. De la banda terrorista y de los sinvergüenzas que ahora los aclaman.
 
Después de haber visto a Josu Ternera presidiendo la comisión de Derechos Humanos del Parlamento vasco, pese a la inhabilitación que en teoría le impide presentarse a unas elecciones, a mí no me extrañaría ver a Otegui, con el fajín de lehendakari, recibiendo los honores del aurresku.


________________________________________________________________________________


sábado, 21 de mayo de 2016

ASÍ SE ESCRIBIÓ EL QUIJOTE

La calma del encinar
               ASÍ SE ESCRIBIÓ EL QUIJOTE

                                                 Tomás Martín Tamayo
                                                 tomasmartintamayo@gmail.com
                                                          (martintmayo.com)




Les voy a desvelar un secreto histórico, aún sabiendo que no se lo van a creer: Miguel de Cervantes estuvo durante años recortando letras de un montón de libros de caballería y puso tal empeño que llegó a perder la movilidad de su brazo izquierdo. Cuando tuvo diez baúles de letras llenos, subió con ellos a la torre de la iglesia y los vació un día en el que el viento estaba calmado. Las letras al caer fueron bailando, cruzándose, entremezclándose, planeando caprichosamente sobre la liviana resistencia de su peso, hasta posarse mansamente sobre el suelo. Cuando Cervantes bajó de la torre comprobó que habían caído en un orden concreto, formando palabras, frases, capítulos…El los leyó con voracidad de alucinado y se limitó a recoger todas las letras en el orden en el que habían caído sobre la cantería de la plaza, las pegó pacientemente en una base estable y… ¡Eureka! Así apareció el primer “recortaescrito” de una historia alocada, a la que Cervantes puso por título “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, que esa fue su única aportación... ¿Qué no me creen? Pues sí que empezamos bien. Veamos esta otra.

Mariano Rajoy es el presidente del Gobierno que más ha luchado y legislado contra la corrupción. No solo no ha dejado pasar ni un solo caso en sus filas, sino que desde el primer atisbo se puso al frente del “batallón anti corruptos”, para que se supiera toda la verdad, llegando hasta las raíces más profundas del problema… ¿Tampoco cuela? ¿Y por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas?

A pesar de la inexplicable ayuda del fiscal, del Gobierno, de la abogacía del Estado, de la Agencia Tributaria… un juez pérfido y con afán de notoriedad, imputó a una hija de regio padre. La torturan haciéndola pasar por “la pena de banquillo”, pese a ser una víctima porque ella no supo, no participó y jamás se lucró de la tropelías de su marido, un avieso que la tenía engañada, haciéndola presidir, participar y firmar en sociedades fraudulentas. Todo va de mal en peor para ella, pero la divina providencia acude en su socorro, desvelándonos que está en esa situación tan penosa por haberse negado a pagar el chantaje nauseabundo de dos maleantes que le pedían un pastizal a cambio de dejarla en paz con sus labores pías. Ella se niega, lucha con la duda y para mantener la dignidad, elige el cadalso antes que ceder a los seres del averno que pretenden arrastrarla hasta el fango… ¿Tampoco? Difícil me lo ponen. A ver si ahora...

Hace cinco años la indignación de la calle se materializó en un movimiento de protesta al que se llamó 15-M. De él surgieron unos muchachos ingenuos, que apenas habían salido de su pueblo, con el afán de luchar hasta vaciarse en favor de los oprimidos, buscando una redistribución de la riqueza para que llegara a todos. No tenían otra pretensión, no querían sillones ni cargos, renunciaban a sueldos y prebendas, traían nuevas formas y una visión diferente de lo que debe ser la política del futuro, huyendo del dirigismo vertical, propio de las castas. ¡Democracia participativa, democracia! Después... ¿Qué no siga? Bueno, pero que conste que a mí lo de Cervantes me parece bastante posible. Seguiremos.



sábado, 14 de mayo de 2016

AGUSTÍN MUÑOZ SANZ



                               La calma del encinar
                               AGUSTÍN MUÑOZ SANZ

                                                             Tomás Martín Tamayo
                                                               (martintamayo.com)

Desde hace muchos años  sostengo que el túnel de Miravete viene a ser  frontera entre la calidad excelsa y la mediocridad provinciana,  aunque las dos partes del túnel estén en Extremadura. Todo queda muy limitado si cae en la parte interior, en la que, al parecer, hasta las liebres son más pequeñas. Se puede escribir una novela como “Aunque sean soberanos los empeños”, de Agustín Muñoz Sanz, y pese a su enjundia histórica, compleja arquitectura e incuestionable  calidad literaria, pasar como una sombra que se desvanece dentro del magma confuso y comercial de un mundo en el que priman intereses editoriales, que poco o nada tienen que ver con la literatura. Y no voy a señalar a los y las lumbreras literarias del momento porque lo que repugna no es el que aprovecha su situación para venderse incluso como autor, sino el zafio, mostrenco y papanatas ignorante que muerde semejante anzuelo, empujado por la televisión.

Agustín Muñoz Sanz, un extremeño, médico y escritor, que está en la élite de los epidemiólogos,  permanece en la parte del olvido del túnel de Miravete, con lo que como autor, se hace invisible incluso para sus vecinos, porque en Extremadura colgamos las medallas a los que nos señalan desde fuera, aunque se disponga de una veintena de publicaciones de calidad contrastada como “La leyenda negra”, “Diario de invierno”, “El romadizo de Colón” o “En busca de Ítaca”. Con sordina, de compromiso y casi como de relleno, se le presta algo de atención en nuestros medios, a veces, algunos, más empeñados en importar idioteces que en exportar lo mucho y bueno que tenemos en Extremadura. Aquí seguimos mirándonos de reojo e incluso para reconocer a los nuestros exigimos que nos los señalen desde fuera. El oro, el incienso y la mirra para los que previamente han sido bendecidos al otro lado del túnel.

¿Se han enterado ustedes de que en la programación  del Teatro Romano de Mérida se incluye en esta próxima edición una obra de Agustín Muñoz Sanz? De la mano de Teatrapo y dirigida por el chileno Eugenio Amaya, se representará  “Marco Aurelio”, una obra no versionada sobre uno de los emperadores más lúcidos del Imperio romano y que Muñoz Sanz ha extraído de “Patobiografía de Marco Aurelio”,  su segunda tesis doctoral. No es la primera vez que la obra de un extremeño sube al escenario emeritense, pero sí es la primera vez que la voz de Marco Aurelio llegará a las piedras milenarias.

Haciendo su camino con mucha dificultad, tragando saliva, sonriendo y manteniendo el tipo, uno de nuestros mejores escritores del momento da un paso más, desde dentro, empeñado en levantar su obra en esta parte del túnel. Vamos, que por aquí siguen correteando grandes liebres, porque el que las hace pequeñas es el ojo del idiota que no sabe verlas. Como aplaudimos lo que se aplaude fuera y despreciamos con arrogante ignorancia los valores que tenemos si son vecinos o se toman una caña a nuestro lado, puede que algún día y cuando así nos lo ordenen, aquí dentro descubramos a Agustín Muñoz Sanz para incluso ponerle una calle en Badajoz o en Valle de la Serena, su pueblo.

¿Cambiaremos? Bart Simpson dice que: “No prometo prometer lo que prometeré ahora, pero prometo prometer lo que prometeré algún día”, pero Pablo Guerrero canta que tiene que llover a cántaros. Esta semana se ha cumplido.
______________________________________________________________________________



*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.
*Si lo va a reenviar, no olvide incluir a los destinatarios en CCO.
*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.
*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos