sábado, 17 de febrero de 2018

ENCUESTAS Y REALIDAD

Encuestas y realidad
Tomás Martín Tamayo
TOMÁS MARTÍN TAMAYO
Hasta ahora, todos los sondeos que se han hecho sobre previsiones electorales se refieren al conjunto de España y eso deja abierto un margen excesivo, porque en las encuestas el conjunto no refleja la inclinación de cada una de las partes. No tenemos, o al menos no se han hecho públicas, prospecciones electorales referidas a Extremadura y extrapolar los datos nacionales a nuestra realidad puede llevarnos a un error de enormes dimensiones, variables según se trate de elecciones europeas, nacionales, autonómicas o municipales. En las elecciones europeas se vota marca y en las nacionales siglas y líder, mientras que en las autonómicas influye el arrastre nacional y, sobre todo, las organizaciones comarcales y locales. Se puede argumentar que Ruiz Mateos logró dos escaños en el Parlamento Europeo sin el sustento de unas siglas, pero ahí entraron circunstancias excepcionales, de rebeldía y frivolidad, por parte de un electorado que premiaba el estrambote en detrimento de lo establecido. Esto también es aplicable a Podemos con su sorpresiva irrupción. 
El innegable impulso de Ciudadanos, tras el éxito de Cataluña, va a obtener réditos en todas las comunidades, provincias y localidades, pero de forma muy desigual porque el factor humano sigue primándose en política y donde no tengan una estructura sólida, la subida será de arrastre y meramente testimonial. Digamos que el agua cae en un cesto incapaz de retenerla. Ignoro el trabajo de campo y proselitismo que pueden estar haciendo los de Cs en Extremadura, pero el tirón de la marca quedará muy limitado si no tiene quien lo rentabilice en los pueblos y la respuesta electoral va a ser muy diferente en la provincia de Cáceres, donde está su estructura principal, que en Badajoz, donde reside su problema de división y sin una organización que aporte un rostro propio.

Siempre se ha dicho que en la provincia de Badajoz el problema era llegar a Tamurejo y en la de Cáceres a Pinofranqueado, refiriéndose a dos localidades escoradas y apartadas a las que se llega después de pasar por muchas otras. Si en Pinofranqueado y Tamurejo se disponía de una estructura local, capaz de poner cara al partido, hacer el reparto de papeletas y supervisar con apoderados e interventores las mesas electorales, se daba por hecho que el entramado era lo suficientemente sólido como para afrontar un reto electoral con un mínimo de garantías.
En las convocatorias electorales simultáneas, como son las autonómicas y municipales, casi siempre hay una correlación entre el voto municipal y el autonómico, con la excepción de aquellos municipios que cuentan con un candidato sólido y valorado, que logra por sí mismo más votos que los que aporta el partido. Hay muchos casos, pero el de Fuente del Maestre es un ejemplo, uno de tantos, en los que el candidato municipal permanece a flote, por encima de las tendencias y avatares de sus propias organizaciones políticas.
¿Vamos a tener en Extremadura un desperezo sustancial de Cs? Yo creo que van a ser determinantes, más por las circunstancias que por su crecimiento. Ya vimos cómo con solo tres diputados, IU se convirtió en árbitro de la política en Extremadura. Si Cs crece a costa del PP, Podemos pierde enteros y el PSOE se mantiene a la baja, su crecimiento será más cualitativo que cuantitativo porque resultará esencial para completar una mayoría que cada día parece más alejada de opciones concretas. A poco más de un año de la cita electoral, Cs está en una buena posición de salida, pero nada más.

sábado, 10 de febrero de 2018

EL GRAN SUPERVIVIENTE


                            La calma del encinar
                            EL GRAN SUPERVIVIENTE

                                               Tomás Martín Tamayo
                                               tomasmartintmayo@gmail.com
                                               Blog Cuentos del Día a Día


Uno  tiene años como para haber aprobado el primer curso de la vida, pero esta es una carrera tan larga y difícil que siempre acaba en un entierro y son pocos los que llegan a ejercerla, aunque los hay que consiguen flotar en todas las aguas y, mejor que el salmón, saltar los repechos, burlando incluso las fauces de los osos que esperan en cada curva. No suelen ser gente brillante, pero tienen la habilidad del espermatozoide tonto, que alcanza su objetivo en dura competición con millones de sabidillos que no llegan. Para mí que Rajoy es de los pocos que concluyeron muy pronto la carrera de la vida y llevan toda la vida ejerciéndola.

En un sitio o en otro, Rajoy siempre está, mientras que los demás, incluso los que brillaron con luz propia, se van descolgando, de tal forma que tras la criba del tiempo solo queda él, el gran superviviente. ¿Quién sino Rajoy, es capaz de sortear un vendaval como el que le presentó el PSOE con la moción de censura, dejando su futuro en manos de un “parvenir” como Pablo Iglesias? ¿Quién tiene aguante para seguir contra todos, incluso contra su propio partido, contra el que lo puso, contra las estadísticas, contra la corrupción que le roe los calcetines y con una minoría que lo deja como hoja descolgada en aguas turbulentas? ¡Rajoy, solo Rajoy!

Pensemos en las lumbreras que brillaron frente a su atonía, Esperanza Aguirre, Rodrigo Rato, Aznar, Álvarez Cascos, Zaplana, Trillo, Margallo, Ruiz Gallardón, Arias Cañete… Todos han ido descolgándose, agotados frente al gran imperturbable que, pese a su notable incapacidad y con la dislexia estrambótica de su discurso, demuestra que es una muñeca “matrioska”, capaz de abrirse en un Rajoy detrás de otro, creciendo y decreciendo, según le conviene en cada momento.

¿Quién puede enseñar tarjetas como presidente de diputación, vicepresidente del Gobierno, ministro de Presidencia, portavoz del Gobierno, ministro del Interior, ministro de Cultura y Deportes, ministro de Administraciones Públicas y presidente del Gobierno? Rajoy se ha convertido en el político que, como alto responsable, lleva más tiempo en el poder desde la muerte de Franco. Y soportando una corrupción en sus filas que haría imposible la continuidad de alguien normal y sin su estructura mental de gran superviviente. Si un meteorito nos achicharra, quedará Rajoy y, según dicen, las cucarachas.

Churchill destacaba por su elocuencia granítica más que por sus dotes como estadista, pero es que la elocuencia de Rajoy nos ha dejado perlas como “Está lloviendo, lloviendo mucho, el agua cae del cielo sin que se sepa exactamente por qué”, “Se ven muchas cosas con solo mirar”, “Una cosa es ser solidario y otra es serlo a cambio de nada”, "Algunos se creen que no tenemos sentimientos, pero somos sentimientos y tenemos seres humanos", "Lo que nosotros hemos hecho, cosa que no hizo usted, es engañar a la gente". "Cuanto peor, mejor para todos y cuanto peor para todos”, "Quiero transmitir a los españoles un mensaje de esperanza: ETA es una gran nación”, "Los españoles son muy españoles y mucho españoles” o la celebérrima  "Es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”.

Y si analizamos la eficacia de su gestión política… Solo hay que poner al lado de lo que dice lo que hace, para llegar a la conclusión de que el compromiso de Rajoy es solo con Rajoy. Para él todo lo demás, leche migá.
__________________________________________________________________________

*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.


*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.



*Si ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.


sábado, 3 de febrero de 2018

UN SINVIVIR



                           La calma del encinar
                           UN SINVIVIR


                                                 Tomás Martín Tamayo
                                                     tomasmartintamayo@gmail.com
                                                    Blog Cuentos del Día a Día


El día que falte Puigdemont algunos nos vamos a quedar tan huérfanos como cuando desapareció de la escena el “traspolable” ex presidente de la Asamblea de Extremadura, Fernando Manzano, al que tanto le debemos. Con él, buen “primo de su primo”, apenas teníamos que poner el título a la columna, porque todo lo demás lo regalaba con su gracejo cultural.  A otros les pasó lo mismo con Franco y por eso siguen resucitándolo, pero la hojarasca que el viento barre no vuelve al árbol del que se descolgó y, aunque esté muy trillado, debemos aferrarnos a los últimos días del Puchi, como insuperable president de la república independiente de su casa.

Pongámonos en situación para entenderlo. Se lo pasó de fábula desafiando a todo lo establecido y oyendo cómo lo jaleaban, porque hasta le gritaron “bonito”, se le metió en la mollera entregarse a la causa de la nada, para perpetuarse en la historia que estaba escribiendo su ocupadísima neurona. Fiel a su propósito, puso pies en polvorosa, para huir de una España franquista, antidemocrática y antigua, en la que no hay leyes, justicia ni jueces, porque esto es un pesebre en el que todos rumiamos el grano que nos regala el Gobierno. O sea, Franco. Se veía perseguido en su noble afán de darle al pueblo catalán hasta su último aliento y después de haberla liado y haberlos liados a todos, se fue a Bélgica, ese país modélico, ejemplo de democracia republicana, en el que reina su Alteza Real Alberto II de Bélgica.

Allí, entre paseos, buen comer, cafetitos mañaneros y ópera, recibe como buen republicano en la suite real del  hotel Husa President Park, a los súbditos que han hecho de Bruselas su Meca. ¿Que cómo puede llevar ese tren el exiliado? Su partido, CDC-PdCat-Junts per Catalunya, tiene posibles que van del 3 al 30% y además hay hoteleros que, por amor al prójimo y sin pensar en contraprestación alguna, están para ayudarlo. Vamos, que tiene menos  prisas en volver de las que tienen sus socios en salir de la cárcel, así es que ha querido seguir en el machito y gobernar su república de juguete desde el doloroso exilio, indignándose con los compis de un Oriol Junqueras, que no acaba de encontrarse cómodo en la cárcel de Estremera.

Puigdemont no cree en la justicia española y reniega del Tribunal Supremo y del Constitucional porque escriben al dictado, pero acude al amparo de la justicia española, del Tribunal Supremo y del Constitucional para que enmienden la plana a la justicia española, al Tribunal Supremo y al Constitucional… ¡Es chico el lío que tiene en la cabeza!

Y para subrayar la legitimidad que lo ampara como ex presidente/presidente del país/comunidad, Ómnium y la ANC convocan concentraciones que acaban a porrazos con la policía autonómica, proclamando así que el juez Llarena, cuando dejó entre rejas a los “jordis” “por el peligro que suponían para la convivencia” sabía lo que hacía.

En lo que puede ser el último capítulo del sainete, Puigdemont reconoce ahora que “los nuestros nos han sacrificado, esto se ha acabado”, porque él lo que quería era una investidura de cualquier modo, aunque fuera de la señorita Pepis, para agarrarse a una legitimidad que solo habita en su cabeza y aunque eso le costara a muchos pasar por la cárcel de Estremera, mientras él sigue en su suite real… Un sinvivir. ¡Qué pena, nos queda más Franco que Puigdemont!






________________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________

*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.


*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.



*Si ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.

sábado, 27 de enero de 2018

ME GUSTAS CUANDO CALLAS

                 La calma del encinar
                 ME GUSTAS CUANDO CALLAS

                                        Tomás Martín Tamayo
                                           tomasmartintamayo@gmail.com
                                           Blog Cuentos del Día a Día

Me gustan los jueces “cuando callan porque están como ausentes”, los que instruyen o juzgan huyendo del estrellato y no se pierden en piruetas impropias. Por todo lo contrario me resultaba detestable la fanfarria permanente de un juez como Garzón, que buscaba, por encima de todo, presencia mediática, pretendiendo ser el más listo del patio. Ahora, el juez Llarena, que investiga en el Supremo la causa de los implicados en el pretendido secesionismo catalán, creo que se ha metido en el mismo túnel de las luminarias, buscando también el perfil del listo entre los listos.

En la lectura de sus argumentaciones para no emitir la euroorden de extradición de Puigdemont, que le pedía la Fiscalía, he visto un sesgo de estrategia política que me ha dejado confuso. Si los jueces caen en diseños extrajurídicos y se adentran en vericuetos políticos, nos lo ponen muy difícil a los que sostenemos que en este asunto hay gente que se ha reído de todo y que lo de “presos políticos” es una falacia.

Sus razonamientos dan razones a los que arguyen que en todo esto del llamado “procés” hay un fondo más político que jurídico, al detenerse  en la eficacia de las argucias, para no caer en la presunta trampa de Puigdemont, facilitando su detención en Copenhague. Algo tan poco sostenible para un razonamiento jurídico como “si Puigdemont quiere que lo detenga, me está dando razones para no detenerlo”. Creo que eso, aun pudiendo ser cierto, es un juicio de valor y no son esos los juicios que esperamos de los jueces.

El juez Llarena podía haber negado la orden de extradición sin meterse en esos patatales, pero parece que ha querido explicar hasta sus más ocultos pensamientos, incluida su capacidad de anticipación para dejarnos claro su superior inteligencia. ¿Cómo estratega político? Pues él solo se pone en el disparadero y si juega al fútbol, que no se enfade si le llaman futbolista. Pero de los que se meten goles en su propia puerta, que eso fue lo que hizo con su “explicatio non petita”.

 ¿Tiene que ser Llarena el que se encargue de impedir que Puigdemont pueda delegar su voto, como han hecho otros reclusos desde Estremera y Soto del Real, abriendo así la posibilidad de ser investido presidente? La cuestión no es menor, porque si puede votar,  puede ser votado. Posiblemente esa era la intención del huido, pero el juez podía haberse ahorrado tantas explicaciones para argumentar su negativa.

Ya se metió en una parcela ajena a su competencia, apuntando la posibilidad de delegación de voto para los encarcelados, a los que negó el voto presencial. Así desarmó el criterio de los juristas del Parlament, de la propia Abogacía del Estado y del Gobierno, que había anunciado  recurso al Constitucional si eso se producía. Entre los supuestos que contempla el Estatut para la delegación de voto, no entra el de reclusión, pero bueno... Digamos que, contra lo establecido en la norma, el juez sugirió una interpretación doctrinal diferente, más laxa y acomodaticia, aunque es verdad que lo dejó en manos de la Mesa del Parlament, con mayoría independentista.

Retirar la euroorden de extradición para poder juzgar a Puigdemont por los mismos supuestos que a los demás, puede resultar equitativo para no darle ventaja a los huidos, pero adentrarse en estas argucias de estrategia política, creo que no le corresponde a un juez. Recordemos que la mujer del César, además de ser honesta tiene que parecerlo.









sábado, 20 de enero de 2018

EL CASO DE JUANA RIVAS

                               La calma del encinar
                               EL CASO DE JUANA RIVAS

                                          Tomás Martín Tamayo
                                          tomasmartintamayo@gmail.com
                                          Blog Cuentos del Día a Día

Suele confundirse petición fiscal con sentencia judicial y cunde el pánico cada vez que un fiscal solicita una pena que en la calle se considera excesiva o al revés. Se olvida que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar y que en contadas ocasiones coinciden petición fiscal y sentencia judicial. La Fiscalía de Granada solicita 5 años de prisión para Juana Rivas, la nueva “madre coraje” y heroína de las redes, jaleada hasta el ridículo por el “cantamañanismo” galopante. ¡Rajémonos las vestiduras, que bien parece que en cada uno de nosotros habita un genio de la jurisprudencia!

 La buena señora, supongo que con el dudoso atenuante de la ignorancia, estuvo un mes desaparecida, reteniendo a sus dos hijos, menores de edad, para burlar una orden judicial que la obligaba a entregárselos al padre. ¿De verdad se pensaba que eso no iba a tener consecuencias? Sin haber sentencia, solo por la petición fiscal, el clamor popular es de indignación total porque ¿cómo puede solicitarse cárcel para una mujer que ha sufrido violencia de género? Otra vez lo de las churras y las merinas.

 Ser una víctima de la violencia de género no exime del cumplimiento de ninguna ley y por mucho mal trato que haya sufrido Juana Rivas, tiene que cumplir, como todos los demás,  las decisiones judiciales. Son asuntos completamente diferentes, pero Juana, en mala hora, se vio arropada con el “Yo también soy Juana” de las redes y debió creer que eso era una especie de licencia para saltarse a la torera la orden de un juez, ratificada por la Audiencia Provincial de Granada.

No creo que finalmente sea condenada a cinco años, ni que acabe en la cárcel, pero alguna consecuencia tendrá haber estado un mes burlando un mandamiento judicial, aunque la culpa habría que repartirla entre muchos, incluido el presidente del Gobierno -¡otro bienqueda!- que también quiso rentabilizar políticamente la situación de Juana Rivas: “Hay que ponerse en el lugar de esta madre”... ¡Pues que se ponga ahora! Detrás de él, el aluvión de marisabidillas que casi se tatúan el “Yo también soy Juana”.

En este caso han participado muchas organizaciones y colectivos feministas, arropando fatuamente a Juana, que ahora se ve en el dilema de afrontar en solitario una decisión, la de huir, que fue muy colectiva. Todos los que chupaban cámara arropándola, deberían saber que ser víctima de violencia de género y rebelde con una resolución judicial, son cosas bien diferentes. Que es víctima de violencia de género está demostrado en una sentencia contra su ex marido, pero aun admitida esta evidencia, ella ha desoído resoluciones judiciales que la obligaban a devolver los niños al padre.

Durante un mes estuvieron jaleándola, animándola a seguir en su rebeldía, ofreciéndole refugios apartados para que no la pudieran localizar y montando incluso tinglados de firmas para reclamar no sé bien qué ni a quién. ¿Y ahora? Ahora toca  cuestionar el buen juicio del fiscal, olvidando que Juana Rivas estuvo, desde el principio,  mal asesorada por gente que no son ni abogados y que ahora están investigados por un delito de desobediencia.

Podemos entender que Juana Rivas no quisiera entregar sus hijos a su ex marido, pero estamos bajo el imperio de la Ley y casos como el suyo los hay a millares. Solo faltaba que se esculpiera en piedra que las sentencias judiciales se anulan corriendo o escondiéndose.


*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.


*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.



*Si ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.

sábado, 13 de enero de 2018

                    La calma del encinar
                    TOMATERA MENTAL

                                        Tomás Martín Tamayo
                                       tomasmartintamayo@gmail.com
                                       Blog Cuentos del Día a Día


En Cataluña hay diez mil presos de los setenta mil del conjunto de España, pero el Gobierno catalán lo ignoraba hasta el punto de que para ellos, Junqueras, Forn y los jordis son los únicos presos que han pasado las navidades en la cárcel. Hasta ese punto estaban y están desconectados de la realidad. Los exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull, puestos en libertad por el juez del Tribunal Supremo, han visitado a sus compañeros en las cárceles de Estremera y Soto del Real y, tiernos ellos, se han estremecido de la “dura Navidad” que han pasado, tildando de “crueldad extraordinaria”  haber privado a Oriol Junqueras de disfrutar con sus hijos pequeños el día de Reyes. ¿Y los otros setenta mil presos? Esos no existen o todos ellos, sin excepción, fueron puestos en libertad para disfrutar con sus hijos en la cabalgata de Reyes.

Es verdad, la cárcel existe y es dura, pero todavía no se ha inventado una alternativa más eficaz para aislar a los delincuentes y evitar que sigan delinquiendo. Al paso, los dos visitantes han aprovechado para arremeter contra el juez que los mantiene en esa situación, que es el mismo que los dejó en libertad a ellos. ¿Acertó con ellos y erró con los otros? Dura lex sed lex. Un juez no discrimina de forma caprichosa y, ya lo he escrito en otras ocasiones, una vez dentro de la prisión, todos los presos tienen el mismo suelo, el mismo techo y el mismo rancho, se apelliden Abuín o Junqueras, sin que se entienda que yo los comparo. Hay más delitos que colores. El Código Penal señala muchos tipos pero, con todas las diferencias que se quieran establecer entre delincuentes, al final todos los que delinquen lo son. Y parece sensato aceptar que el juez acierta cuando pone en libertad a unos y deja en la cárcel a otros.

Ahora pretenden los secesionistas catalanes dar una nueva vuelta de tuerca a la legalidad, ajustándola, como ayer, a sus intereses y al margen de leyes, códigos y reglamentos. A esa realidad paralela que mantienen, en mi pueblo la llamamos “tomatera mental”. La propia ERC de Junqueras se debate en la duda de si Puigdemont puede ser investido presidente por vía telemática desde Bruselas, con lo que  demuestran  que la reflexión ha sido mínima y que siguen en la pretensión de echar pulsos al Estado. Parece que la Sala de lo Penal del Supremo tuvo capacidad de anticipación al mantener preso a Junqueras, por el evidente peligro que supone su puesta en libertad. El beatífico, con todas sus santiguallas, no engañó a los jueces.

También queda claro el sentido de la democracia y de la Justicia que tiene el fugitivo Puigdemont,  creyendo que los cargos institucionales están por encima del resto de los mortales  y que sus presuntos delitos quedarán en nada si es investido presidente. Pretende que lo elijan, omitiendo incluso el debate de investidura, para una vez investido y con los entorchados de molt honorable president, volver a España desafiando a todo el sistema y propiciando incluso una revuelta con los cafres envenenados desde la infancia. El otrora instigador Artur Mas ya ha aprendido.  Que vuelva Puigdemont  y que vaya despidiéndose de la ópera, los hoteles de cinco estrellas, palacetes, buenos restaurantes y de la placidez de sus paseítos por Bruselas. Lo que le espera en España lo dirán los jueces. Yo solo me lo imagino.



*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.


*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.


*Si ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.

sábado, 6 de enero de 2018

BIEN EMPEZAMOS

                            La calma del encinar
                            BIEN EMPEZAMOS

                                    Tomás Martín Tamayo
                                    tomasmartintamayo@gmail.com
                                   Blog Cuentos del Día a Día


El  atuendo de la Pedroche en Noche Vieja lleva camino de convertirse en un clásico, como la presencia de Ramón García o el concierto de Raphael, pero su vigencia será menor porque el de Linares y el otro están en salmuera y llevan una década acartonados, pero la gansada de la Pedroche, con el único aderezo de enseñar más y más cada año, solo podrá resolverse poniéndole la ropa que ahora le han quitado, hasta acabar enfundándola en un original abrigo de las SS, guantes, gafas oscuras, cuello subido y casco con visera sombreándole la cara. Lo malo de la carne de circo es que tiene fecha de caducidad.

 Media España pendiente del palmito de una joven que, enseñando mucho de lo mucho que tiene, enseña menos de lo que puede verse en cualquier playa, pero, una vez más y con la complacencia general, la mujer florero, la mujer mercancía, la mujer como oscuro objeto del deseo, la mujer escaparate está servida, sin que el feminismo galopante haya puesto objeción alguna a semejante utilización. ¿Hay que vestir a las modelos que anuncian coches porque eso es casquería machuna y desvestir a la Pedroche dando la campanada durante las campanadas? ¡Ah, que es cuestión de audiencia, share o algo parecido! 

¿Ofrece la Pedroche algo más que morbo y carne? Ya, ya sé que ofrece simpatía, una sonrisa dulce, ingenuidad...  ¡Por eso la sacan, no seamos mal pensados! Lo de enseñar palmito es solo una exigencia marginal del guion, algo que no aporta nada porque lo que España quiere ver es su sonrisa, disfrutar de su gracia y dominio del verbo. ¡Bueno está -que diría Jaime Álvarez Buiza-, pero donde la cochina tuerce el rabo es en el después!

Después del seudo striptease, está el análisis concienzudo y pormenorizado de expertos en la materia, diseccionando cada centímetro de piel y bordado, con cien reposiciones del momento cumbre, en el que Chicote se atora ante el paisaje. El historial del modelito, en el que han empleado un año de ingenio, porque “el parto comenzó a gestarse en enero del año pasado”. Cómo se quita, cómo se abrocha y lo “ponible” que es combinándolo con otros trapitos. ¿Y eso es todo? No, hasta aquí ha sido agradable. En el paquete también entra el maromo de la Pedroche, el cocinero David Muñoz, luciendo en carne propia – ¡qué gracioso, chacho!-  el modelo del año anterior de su maroma… ¡La repera, es que me parto, me desternillo como no lo hice ni con las empanadillas de Martes y Trece! Adiós Tip y Coll, Gila, Faemino y Cansado, Chiquito, Harlen, Eugenio… ¡Ha llegado David Muñoz!

La Pedroche está contenta, feliz y sorprendida “de lo güeno que está su David” y asegura que tiene ideas nuevas, pero cuando le falte “el ingenio”, ahí seguirán Raphael y su “ropoponpon”, Jordi Hurtado, que sabe y gana, la capa de Ramonchu, el concierto de Navidad y la competición de saltos de esquí. ¡Lástima que hayan desaparecido el calvo de la lotería, las zapatillas de Carmen Sevilla, la tetona de “Busco a Jacks” y el arqueo de espaldas de la Obregón! ¿Nadie ha pensado en las reposiciones?

Para sorprendernos, ya debe estar reunido el equipo de estrategas y diseñadores, porque el próximo 31-D piensa sacar a la Pedroche medio desnuda, con transparencias y bordados estratégicamente situados. Todo nuevo, un derroche de originalidad.

*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.


*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.


*Si ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.

sábado, 30 de diciembre de 2017

LA COMISIÓN HA HABLADO

                            La calma del encinar                      
                            LA COMISIÓN HA HABLADO

                                          Tomás Martín Tamayo
                                          tomasmartintamayo@gmail.com
                                          Blog Cuentos del Día a Día

¿“Roma locuta, causa finita”? En un acto de fe impropio por lo sacramental, se nos presenta a  la comisión de estudio para la recuperación de la Memoria Histórica en la provincia de Badajoz, con un reverencial “La comisión ha hablado, asunto zanjado”. Amén.  ¿Segunda opinión para contrastar el diagnóstico? ¿Para qué perder el tiempo? La duda es propia de infieles, porque lo que sentencia “la comisión”  es como un mandamiento que Moisés olvidó cincelar en sus tablas. Desde ahora, los Diez Mandamientos son once, porque el décimo primero es “no  cuestionar de pensamiento, obras ni deseos lo que la comisión de la Diputación ha dictaminado sobre Franco y sus sombras”. La sombra de Franco, tan chiquitito él, es más alargada que la del ciprés de Delibes y con tantas raíces y ramificaciones que, como el Cid, sigue proyectándose y ganando batallas cuarenta y cinco años después de muerto. Nos queda por dilucidar si Moisés lo olvidó o fue una omisión voluntaria por su condición de franquista irredento. ¿Roma locuta, causa finita, a la extremeña? ¡Manda cojones!

Parto de la buena voluntad de todos los creyentes, incluso de los creyentes de la sacro santa comisión  pero, por favor, que  no le encarguen ningún estudio histórico que vaya más allá del sábado pasado, porque si algo tan cercano, como los últimos años, lo presenta con esa guarnición de señalamientos y exclusiones ¿que podrían alumbrar esos sabios si se dedicaran a indagar sobre el pleistoceno?

No conozco a nadie tan perverso como para oponerse a que las familias recuperen a sus muertos, de cunetas, fosas comunes y aledaños de cementerios. Ni afán tan inútil como pretender ganarle la guerra a uno que murió en su cama (no me atrevo a decir que plácidamente), después cuarenta años de escribirnos al dictado hasta la forma en la que debían de pasear los novios por la carretera. Lo peor de las leyes, lo que las hace risibles, inútiles y fantasmagóricas son los excesos, el ir más allá de la razón de la calle, pretendiendo borrar la memoria a martillazos, como si fuera el disco duro del portátil de Bárcenas.

Hace falta mucho valor, o mucha ignorancia, para atreverse a elaborar un listado de “franquistas”, basándose, con asepsia cegata, en la coincidencia temporal de un mandato. Todos los funcionarios y cargos institucionales entre 1958 y 1975, TODOS, al tomar posesión lo hicimos acatando, o sin negar acatamiento, a los Principios Fundamentales del Movimiento, que era la constitución de Franco. Y todos los títulos académicos iban firmados por el ministro del ramo…, nombrado por franco. ¿Volvemos al instituto o a la universidad, para desprendernos del estigma que eso supone?

Dictaminar  que para cumplir una ley hay que borrar las huellas de todos los que fueron alcaldes, militares, presidentes de diputaciones… durante cuarenta años, es un despropósito que roza lo insensato. Y si en el listado entran nombres como el de Julio Cienfuegos, Jaime Montero de Espinosa, Antonio Masa, Ricardo Carapeto o Díaz Ambrona… ya se entra en un revisionismo cegato del que hay que reírse para no llorar. Julio Cienfuegos fue un prestigio para Badajoz, para la judicatura, para la Diputación, para el Instituto Social de la Marina y para todos los que tuvimos la suerte inmensa de conocerlo y tratarlo. Un demócrata ilustrado que podía poner escuela. Y como él, tantos otros, millares en Extremadura, que supieron servir sin caer en servilismos ni aceptar sirvientes. Si se quiere ser serio y dar apariencias de seriedad, necesario es dejarse de cachondeo.



*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.


*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.


*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.

sábado, 23 de diciembre de 2017

ESCRIBIR A CIEGAS



                       La calma del encinar
                       ESCRIBIR A CIEGAS

                                   Tomás Martín Tamayo
                                               tomasmartintamayo@gmail.com
                                               Blog Cuentos del Día a Día

Opinar en un medio, prensa, radio o televisión, es tarea diferente a la de informar, que es propio de profesionales de la información, sean o no periodistas titulados. Los que opinamos, es mi caso, ofertamos una visión propia, que no tiene obligatoriamente que ser objetiva, porque no estamos comprometidos con la verdad, sino con nuestra verdad, aunque confundiendo churras con merinas, a los que escribimos en un periódico se nos exija profundizar en los temas que tratamos porque, de alguna manera, se nos considera informadores. Y no lo somos. Alguna vez he hecho información, pero lo mío es la opinión. Un periodista es un profesional, se supone que capacitado, capaz de indagar en una información y comunicarla. Y puede opinar, en las páginas de HOY hay muestras sobradas, pero incluso en ellos hay que saber diferenciar al periodista que informa, del periodista que opina, porque la opinión es libre y personal, pero la información tiene unos cauces que la dirigen y encorsetan. ¿Que eso es muy purista y relativo, porque hay informaciones falsas e interesadas? Ese es otro cantar.

Días atrás tuve que denunciar la pérdida de un documento para poder renovarlo y el policía, que me conocía por el periódico, después de tomar nota de mi filiación, por su cuenta, la complementó con “periodista”. Le advertí que soy maestro y que aunque escribo en un periódico no soy periodista, pero no corrigió su aportación porque, encogiéndose de hombros,  según él “es lo mismo”. “Pos fueno, pos fale, pos malegro”, que diría Maki Navaja.

Sentado lo anterior, creo que es apasionante la aventura de escribir en un periódico, porque cuando lo hacemos escribimos a ciegas y no imaginamos hasta dónde llegará nuestra opinión. Un día escribí contra la campaña propagandística de una multinacional tabaquera y poco después recibí de la misma una larga información, desde Illinois (EE.UU), corrigiendo alguna de las cosas que había escrito. En otra ocasión dediqué un artículo a la Aspirina, con motivo de su centenario y desde Alemania me llegó una invitación para asistir en Paris a las celebraciones por su descubrimiento. Critiqué los actos organizados para los abueletes que combatieron en el frente republicano de nuestra Guerra Civil y uno de ellos, desde Marsella, se dirigió a HOY para rebatir mis argumentos, contando sus penalidades. Cuando el gobierno belga -¡Ay Bélgica, Bélgica!- denegó a España la extradición de un etarra, publiqué un artículo criticando su postura y desde la embajada, me enviaron una amplia documentación, con las razones jurídicas que, según ellos, justificaban la negativa…

Da un poco de vértigo, porque uno escribe pensando en el ámbito geográfico de Extremadura, casi para el vecino, pero lo que escribimos se expande y el eco es incontrolable. Nunca se sabe cómo y por qué una opinión pasa fronteras y llega.  La “aldea global” comienza a tener algo de sentido, pero todo esto, al mismo tiempo que gratificante, resulta restrictivo porque, de alguna forma, nos obliga a escribir pensando también en la línea del horizonte.

¿Y la importancia que algunos nos dan? Los hay que creen que escribir en un periódico da poder de resolución  y facilidad para acceder a sitios cerrados y reservados a unos pocos privilegiados. Algo así como entrar en el exclusivo “club de los afortunados”. Y nos cuentan injusticias de todo calibre, para que las comentemos, confiados en que eso servirá para frenar o resolver… Desmitifiquemos, una opinión es solo eso. Y a veces ni eso.


*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.


*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.



*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.

viernes, 15 de diciembre de 2017

DIFÍCIL PORTUGAL



                             La calma del encinar
                             DIFÍCIL PORTUGAL

                                                  Tomás Martín Tamayo
                                                  tomasmartintamayo@gmail.com
                                                  Blog Cuentos el Día a Día

Saber portugués no garantiza a nadie entender a los portugueses, que suelen tener una visión muy propia, muy portuguesa, en sectores tan comunes y globalizados como el turismo. “Portugal vai á sua passagem”, dicen en una guía turística oficial. Efectivamente, Portugal va a su paso, aunque con su paso pisen a la gallina de los huevos de oro. El turismo es responsable directo de más de un millón de empleos y supone casi el 7% del PIB, pero ellos siguen a su paso, que a todas luces es un paso cambiado, porque limita mucho las posibilidades de crecimiento en el sector. Los portugueses venden poco y mal, lo que no impide que algunos mantengamos una querencia extraña hacia Portugal.

¿Tiene mucho atractivo obligar al turista a esperar hora y media para pagar el peaje de Elvas hacia España? Pues el pasado domingo sucedió y seguro que nadie pondrá remedio a semejante disparate, porque las soluciones fáciles, como levantar la barrera para deshacer el embudo en el momento de máxima concentración de vehículos, no se contemplan en Portugal. Kilómetro y medio de cola para pasar por ventanilla y poder pagar 16 euros. Voces, gritos de protesta, bocinazos, hombres y mujeres orinando en la cuneta y  ellos “á sua passagem”, según contaba Evaristo Fdez. de la Vega en HOY.

En la playa de Comporta, la más cercana que tenemos los pacenses, alquilar una sombrilla y dos tumbonas cuesta veinte euros, lo que explica que su ocupación sea mínima, porque en la mentalidad del portugués no entra bajar los precios para alquilarlas todas. Y hay que añadir tres euros de aparcamiento, treinta y dos del peaje y el combustible. Eso si se lleva la nevera o el bocadillo, ya que comer allí cuesta un mínimo de cuarenta euros por persona, aunque es fácil encontrar mesa porque, como en las tumbonas, la ocupación es mínima. Un baño en “nuestra” playa de Comporta, llevando la comida, cuesta cuatro horas y cincuenta euros. Para pensárselo.

La prensa portuguesa recoge con frecuencia la queja de la hostelería porque en muchos pueblos de la raya, el sector ha caído casi un 50%, lo que no supone ninguna novedad para los asiduos porque, inexplicablemente, Portugal sube los precios en la misma proporción que baja su expectativa hotelera. Si baja la demanda encarece la oferta. ¡Con un par! Comer en Portugal sale más caro que hacerlo en cualquier costa española. Hay que buscar mucho para encontrar un folleto en español y en los restaurantes portugueses, incluso en algunos fronterizos, siguen empeñados en hacer guiños a los ingleses, italianos, franceses y alemanes, pese a que el 70% seamos españoles. En Madeira, en septiembre, no había guías ni  folletos turísticos en español y la explicación del responsable de la oficina es para enmarcar: “No hay porque están agotadas”.




*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.


*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.


*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.

sábado, 9 de diciembre de 2017


                

                              La calma del encinar
                              DAÑO PERVERSO

                                    Tomás Martín Tamayo
                                    tomasmartintamayo@gmail.com
                                    Blog Cuentos del Día a Día

Hace unos días HOY publicaba un trabajo sobre el riesgo que corren nuestras encinas, atacadas por la seca, un patógeno que se multiplica en el suelo, causando daño a las raíces y derribando árboles centenarios. “Es una plaga muy lenta y por eso no hay conciencia clara del peligro”, decía literalmente la información… ¿Por qué me acordé de lo que nos está pasando en Cataluña? ¿El patógeno, que con la permisividad de los diferentes gobiernos, está atacando nuestras raíces, ha sido una plaga lenta y no hemos tenido conciencia clara del peligro?
 
No voy a ponerme estupendo con el patriotismo, el españolismo, el constitucionalismo  y demás ismos, porque los del montón no tenemos que predicar, pero reconozco que España me duele y comprobar que unos tipos que están arruinando los bolsillos y la imagen de Cataluña, siguen en su acometida feroz para arruinar también la de España, me produce una indignación difícilmente superable. ¿Por qué odian a España? Espero que el daño perverso lo paguen hasta donde puedan pagarlo, que siempre será poco para el daño que están haciendo. Y me refiero a esos patógenos y no a Cataluña ni a los catalanes, que bastante castigo tienen.

 Odian a España, eso no lo ocultan, pero si “por sus obras los conoceréis”, aun odian más a Cataluña, porque la hoja de ruta que se han marcado, solo conduce a la ruina de la tierra que “tanto aman”, empujándola casi al enfrentamiento civil. A base de prometer el maná del desierto, para convertir a Cataluña en el motor económico de Europa, han conseguido el imposible de que tres mil empresas salgan de allí, que el turismo pase del exceso al defecto, que Cataluña se vea relegada en los planes de la UE y todo con una técnica tan avanzada de comunicación que ya estaba en el ideario nazi de Goebbels. Los patógenos han llegado a las raíces, demostrando una eficacia demoledora en su afán destructivo.

Con frialdad, imperturbables, han aprovechado todas las fisuras de nuestros despropósitos, chantajeándonos a su capricho, hasta llegar a un punto en el que España, la encina, se ve seriamente amenazada y cuestionada por la eficacia nazi de una estrategia perfectamente definida, desde los primeros años del pujolismo. Han aprovechado la vía abierta por la carcoma de la corrupción, para ocultar sus corrupciones, silenciadas por el interés político de contar con unos votos que hemos pagado al precio de la propia dignidad del Estado. Se les ha mimado, incluso permitiéndoles que persiguieran en Cataluña a los que se sienten españoles. Y  para que no gritaran, con dinero de otras comunidades más pobres y desasistidas, pero leales a la unidad de España y respetuosas con la Constitución, se les ha dado todo. ¿Alguien imagina, sin reírse, que en Cataluña consentirían el cachondeo del tren que aquí sufrimos?
 
El daño que están haciendo a Cataluña y a España no lo pueden pagar con años de cárcel, ni con su patrimonio personal, incluyendo lo que muchos han robado, mientras todos los gobiernos de España, todos, miraban para otro lado porque, con ceguera partidista, solo querían resolver el problema inmediato. Pan para hoy y hambre para mañana. El patógeno se ha multiplicado y el mal que han hecho lo han hecho muy bien, de forma concienzuda y sistemática. No creo que la encina caiga, pero la han removido desde sus raíces más sólidas y siguen burlándose del sistema, conocedores como son de nuestra cobardía, desunión y complejos. ¿Habremos aprendido?

_______________________________________________________

*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura  facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.   Si no quiere seguir recibiéndolos, indíquemelo, por favor, a ese mismo correo.

*Todos mis artículos están abiertos en el blog: Cuentos del Día a Día.

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos.




*Si usted ha recibido el mensaje por error, le rogamos que lo comunique al emisor y proceda a destruirlo o borrarlo. Utilizar o alterar el presente mensaje o parte del mismo, sin el consentimiento previo del autor, está prohibido y puede incurrir en responsabilidades legales.