jueves, 18 de febrero de 2016

DIOS COMO PARAPETO






*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura, facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.  
*Todos mis artículos están a su disposición en el blog Cuentos del Día a Día.
_________________________________________________________________________________



                           La calma del encinar
                           DIOS COMO PARAPETO

                                                Tomás Martín Tamayo
                                                tomasmartíntamayo@gmail.com
                                                Blog Cuentos del Día a Día

¿Debemos enjuiciar  a una pirada por manifestarse  gritando y enseñando los pechos en la capilla de la Complutense? Sé que si eso lo hace en una mezquita de los demócratas iraníes se hubiera quedado sin pechos y sin cabeza, pero el tiempo es tan caro que no se puede malgastar para ponerle altavoz a una colérica del fanatismo antirreligioso. Los fanáticos religiosos y los antirreligiosos coinciden en el fanatismo. Si acaso, me gustaría que la juzgaran por gilipollas. ¡Pobre criatura, que piensa que mofarse de los sentimientos de los demás es muy progresista!  ¿Qué hacemos? Enseñar las tetas a las imágenes de escayola que había en la capilla le ha dado a la jovencita un acta de concejala en el Ayuntamiento de Madrid y supongo que por sus gritos, ya que no se le conocen otros méritos, la han elegido portavoz  del gobierno municipal de la capital de España... ¡Pocas tetas tan rentables como las de Rita Maestre!

Creo que la mejor forma de respetar a Dios es no usarlo, tomando su nombre en vano. Todo está justificado si se hace en nombre de Dios o contra Dios, del que estamos haciendo una especie de comodín, que ajustamos a nuestra conveniencia, como la pieza perdida del puzle de nuestros desvaríos. Dios sirve para un roto y para un descosido, lo situamos en todos los frentes, en todas las trincheras, en todas las ambiciones, crímenes y hambrunas. Dios está siendo manoseado, adulterado, utilizado e instrumentalizado para apuntarlo a todas las causas, como justificación de todos los males. Un juguete, un capricho, un entretenimiento para los pro y anti de todo pelo y teta.

Dios sirve para avalar la democracia y la dictadura, la paz y la guerra, el pluralismo y la uniformidad. Dios se usa para justificar la vida y la muerte, la esclavitud y la libertad, la igualdad y la diferencia, la opresión y la intolerancia. En nombre de Dios o contra él, se mata y  se bendicen los misiles o las acciones suicidas. Dios está en el cinturón de los fanáticos, en las cuentas suizas de los sinvergüenzas, en el talonario de los mamarrachos y en las tetas de las iracundas.

Está en los campos minados y sirve para aliviar nuestra conciencia por los niños lisiados. Dios es un parapeto, una trinchera de conveniencia y un búnker de justificaciones, porque su nombre lo escribimos con sangre, con muerte, con miedo y miseria.

Dios está en las decisiones  de los de arriba y en las de los de abajo que quieren estar arriba. Dios ejerce siempre de espía doble, con una doble militancia. Con islámicos, católicos, protestantes, budistas y ortodoxos… En nombre de Dios se proclama la yihad, las guerras santas y las santas cruzadas, porque de Dios hacemos sal de todos los desencuentros y conflictos. Dios está con los judíos y con los palestinos, con Obama y con los de Al Qaeda, bendiciendo los tanques de unos y otros. Dios guía incluso las bombas inteligentes, contamina las aguas y arrasa las cosechas. Y si está en la capilla de la Complutense, también está en las tetas de la pobre pirada que lo desafiaba a grito pelado.

Yo no sé cómo estará Dios, pero lo imagino muy cansado, muy aburrido y muy harto de todos nosotros. O puede que no, que por eso es Dios.        

_______________________________________________________________________________
 



*Si no quiere recibir mis artículos dígamelo para darle de baja de la lista de direcciones: tomasmartintamayo@gmail.com

*Si lo va a reenviar, no olvide incluir a los destinatarios en CCO

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos









2 comentarios:

Bely dijo...

¿La primera foto está manipulada?

Bely dijo...

¿La primera foto está manipulada?