sábado, 21 de mayo de 2016

ASÍ SE ESCRIBIÓ EL QUIJOTE

La calma del encinar
               ASÍ SE ESCRIBIÓ EL QUIJOTE

                                                 Tomás Martín Tamayo
                                                 tomasmartintamayo@gmail.com
                                                          (martintmayo.com)




Les voy a desvelar un secreto histórico, aún sabiendo que no se lo van a creer: Miguel de Cervantes estuvo durante años recortando letras de un montón de libros de caballería y puso tal empeño que llegó a perder la movilidad de su brazo izquierdo. Cuando tuvo diez baúles de letras llenos, subió con ellos a la torre de la iglesia y los vació un día en el que el viento estaba calmado. Las letras al caer fueron bailando, cruzándose, entremezclándose, planeando caprichosamente sobre la liviana resistencia de su peso, hasta posarse mansamente sobre el suelo. Cuando Cervantes bajó de la torre comprobó que habían caído en un orden concreto, formando palabras, frases, capítulos…El los leyó con voracidad de alucinado y se limitó a recoger todas las letras en el orden en el que habían caído sobre la cantería de la plaza, las pegó pacientemente en una base estable y… ¡Eureka! Así apareció el primer “recortaescrito” de una historia alocada, a la que Cervantes puso por título “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, que esa fue su única aportación... ¿Qué no me creen? Pues sí que empezamos bien. Veamos esta otra.

Mariano Rajoy es el presidente del Gobierno que más ha luchado y legislado contra la corrupción. No solo no ha dejado pasar ni un solo caso en sus filas, sino que desde el primer atisbo se puso al frente del “batallón anti corruptos”, para que se supiera toda la verdad, llegando hasta las raíces más profundas del problema… ¿Tampoco cuela? ¿Y por el mar corren las liebres, por el monte las sardinas?

A pesar de la inexplicable ayuda del fiscal, del Gobierno, de la abogacía del Estado, de la Agencia Tributaria… un juez pérfido y con afán de notoriedad, imputó a una hija de regio padre. La torturan haciéndola pasar por “la pena de banquillo”, pese a ser una víctima porque ella no supo, no participó y jamás se lucró de la tropelías de su marido, un avieso que la tenía engañada, haciéndola presidir, participar y firmar en sociedades fraudulentas. Todo va de mal en peor para ella, pero la divina providencia acude en su socorro, desvelándonos que está en esa situación tan penosa por haberse negado a pagar el chantaje nauseabundo de dos maleantes que le pedían un pastizal a cambio de dejarla en paz con sus labores pías. Ella se niega, lucha con la duda y para mantener la dignidad, elige el cadalso antes que ceder a los seres del averno que pretenden arrastrarla hasta el fango… ¿Tampoco? Difícil me lo ponen. A ver si ahora...

Hace cinco años la indignación de la calle se materializó en un movimiento de protesta al que se llamó 15-M. De él surgieron unos muchachos ingenuos, que apenas habían salido de su pueblo, con el afán de luchar hasta vaciarse en favor de los oprimidos, buscando una redistribución de la riqueza para que llegara a todos. No tenían otra pretensión, no querían sillones ni cargos, renunciaban a sueldos y prebendas, traían nuevas formas y una visión diferente de lo que debe ser la política del futuro, huyendo del dirigismo vertical, propio de las castas. ¡Democracia participativa, democracia! Después... ¿Qué no siga? Bueno, pero que conste que a mí lo de Cervantes me parece bastante posible. Seguiremos.



5 comentarios:

Julio Saavedra Gutiérrez dijo...

Me parece amigo Tamayo que tu vas a tener que venirte conmigo a realizar ejercicios espirituales. (...)con el ruido de las nueces salió el amo del peral, tralará (...)

agustin romero barroso dijo...

Hay una intencionalizada misión por ningunear a Cervantes. Es el sino de las personas inteligentes. O más que sino, destino amargo. Visto desde la perpectiva de los del GANAMBREO.

MIGUEL







En España había además, para una persona que se había formado como Cervantes en una paradógica marginalidad, otro estímulo paradójico a la marginalidad, a la disidencia respecto de la ideología dominante. Otro elemento capaz de suscitar pasión por la diferencia y un anticonformismo radical, así como el deseo y la necesidad de reírse sonoramente -que es el terreno para la invención y para la escritura.
pág. 54
Una risa que libera no sólo de la censura exterior sino sobre todo del gran censor interior, del miedo a lo sagrado, de las prohibiciones autoritarias, del pasado y del poder.
pág. 53
En el segundo Quijote predomina el tema oscuro de la despiadada burla a que fue sometido Cervantes.
pág. 80
Una actitud, la humorística, que también puede crear en torno a la persona una gran soledad si se está rodeado de gentes fideístas o aferradas a la seriedad de la vida;...
pág. 85
La escritura como el sueño y el juego como la escritura.
pág. 96
Quien escribe el prólogo del segundo Quijote es un Cervantes victorioso: un Cervantes que al verse atacado una vez más, en el prólogo del apócrifo, en el terreno personal y sexual, e incluso en el plano de la minusvalía y la mutilación, pierde esa paciencia en las adversidades que había aprendido a tener, como dice en su prólogo a las Novelas Ejemplares, desde los tiempos de Lepanto y de Argel, y ataca frontalmente al mandante de aquel killer intelectual: a Lope de Vega. Lope se sentía infravalorado por Cervantes en la narrativa e incluso parodiado en algunos textos teatrales.
pág. 112
Kundera afirma también que todas las vidas humanas están construidas como una composición musical.
pág. 117
Rosa Rossi
Tras las huellas de Cervantes.
Perfil inédito del autor del Quijote, 2000

El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan, y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir.
Miguel de Cervantes


agustin romero barroso dijo...

FRACASO









un tal Cervantes dicen fue difunto
tal día como hoy y para el premio
me cisco generoso en todo el gremio
si utiliza su nombre para ese asunto

de relumbres y glorias de transunto
del poder y el dinero como apremio
del valor y del ser todo proemio
del arte y de la vida en su conjunto

y calle la canalla premiadora
atiendan sus garitos y sus farras
abdiquen de miguel en su zahora

nos dejen con sus obras sus amarras
atadas al fracaso y su mejora
pues triunfo de esa estafa es de macarras

agustin romero barroso dijo...

CERVANTES Y SU IRONÍA







E pur si muove.
Galileo Galilei



Hace unos meses releí el librito de Rosa Rossi, Tras las huellas de Cervantes, perfil inédito del autor del Quijote. Este título y su autora levantaron la especie y el revuelo, a inicios del siglo XXI, con la supuesta homosexualidad de Miguel y otras patochadas poco importantes, al efecto de lo que importa de su ser y persona. Por cierto, ya muy manido todo eso. Sobre todo a cargo de don Fernando Arrabal, en su título: Un esclavo llamado Cervantes. Que no es otra cosa que su arte, su obra, lo que debe interesar de Cervantes. Si le gustaba el vino, las mujeres o el betis importa al efecto de alumbrar su obra. Nada más ni nada menos. Tal vez Cervantes tuvo una vivencia del sexo distinta a las compartimentadas por el orden mental impuesto. No ya de su época, sino de toda época. Personalmente estimo que el sexo, como vivencia cultural, es diverso en cada persona. Que no existen compartimentos estancos ni cajones de sastres cerrados, aunque sé que esto que expongo irá a parar a uno de ellos. Por la jeta dura de la gente de orden y taxonomías cerradas, como cárceles mentales. No entienden que la libertad existe, y esa misma libertad les desasosiega, segando todo a su derredor. Sean de los cajones de sastres homo, heteros o mediopensionistas, que es el cajón comodín, para casos que no cuadran en los otros dos. Despachando, con esta simpleza, algo muchísimo más profundo y serio. Pero es otro tema este y ya lo iré exponiendo despacito. Hablemos del estilo y condición de hacer Cervantes su obra. Sobre todo es importante su famosa ironía. Que es única en un escritor de tanta altura. Nada conocida ni aprendida, ni se sabe de sus consecuencias.
La ironía no es burla, debe ser sutil, sino desbarra en sarcasmo. Y es un delicado juego que consiste en decir y dar a entender, al inteligente o en complicidad, lo contrario de lo que se dice. De forma que a quien va dedicada se quede como mucho mosqueado. Pero jamás escarnecido. Antes seducido y embromado en la complicidad que ridiculizado. Y en la medida que ese juego sea más benévolo, la ironía precisa de mayor inteligencia. No todos la pillan ni todos saben hacerla.

agustin romero barroso dijo...

Y DOS

La lectura o relectura, del texto de Rosa, fue densa y aprovechada. Y de mis notas e ideas estoy haciendo una larga reseña, que en su momento traeré.
Quiero, en esta entrada, hacer un planteamiento de cierta ocurrencia cervantina, bastante irónica, referida a la condición de la mujer y del hombre. Nada usual y que determina bastante. Pues nada ha cambiado en todo eso, desde los tiempos de Cervantes.
Me hago una pregunta, que sé que es retórica, en este contexto cervantino. ¿Estaba la dama, doña Dulcinea, enamorada de don Quijote? La respuesta inmediata es no. Desde cualquier punto de vista que se tenga. No ya porque doña Dulcinea no existía, que esto es lo retorcido de la ironía cervantina, del ingenio supremo, sino porque ninguna dama puede, ni quiere, ni debe enamorarse de un tipo así como era o es o fue don Quijote. No está bien visto, no es práctico ni asegura nada. Además está chalao perdío, ha leído mucho, quiere arreglar el mundo, es verdadero, bueno, no tiene mal tipo y parece de buen semblante y lo mismo hasta juega bien el sexo y etc. Pero... Si uno examina a los grandes revolucionarios de la historia, verá que en eso todos han estado solitos y no amados. Don Ernesto Sábato me sonríe y me mueve la cabeza, desde el más allá, y desde el más acá escribió algo similar alguna vez.
El pobre don Quijote se inventa una enamorada de sí, de su entraña, de si magín, de su locura, en definitiva. Porque no la puede haber en otra parte. Imposible en la realidad suya, de fuera y del más allá. Ningún quijote es amado ni por burla.
Cervantes que, como muestra la maestra del estudio mencionado, doña Rosa Rossi, al inicio, conocía muy bien la condición femenina, por el trato con sus sabias hermanas, muy especializadas en el chuleo, manejos y levantamientos de varones, por la cara, tiene su particular visión, que es certera en todo momento. Sobre la realidad social imperante del común de féminas. Y como es imposible una quijota, es imposible una enamorada de don Quijote. Al revés siempre ocurre. Es la realidad patente.
Sólo siglos después se descolgó otro con Madame Bobary. Pero la tal madame era un remedo quijotesco atabalao, cosilla en manos de chulos y putambreros varios. Tal vez muy amada de su legítimo esposo, que la hastiaba; pues ella ansiaba otras pompas indescifrables, inasibles, casquivanas y que estaban lejos de las elucubraciones quijotescas. Aquí don Clarín nos traza La Regenta, un magnífico prototipo de lo que tal vez sería una quijota. Un poco idiota o que se hace la que no sabe. Y comete el error de ver amor fuera de sí, confundiéndose con la Dulcinea del magistral, o queriéndole confundir al mismo magistral. Con lo que descubre, desnuda y al final, como un sapo le besa los labios. Que es como termina, literal, la novela.
Y ahora, señoras feministas, me linchan ustedes. Pero lo que es así lo es. Como dijo Galileo, atabalao por la brujas inquisitoriales de siempre, que haberlas haylas: E pur si muove...