martes, 29 de marzo de 2016

CARICATURAS DE LA DUQUESA



                       


*Si desea recibir mis artículos de forma directa, rápida y segura, facilíteme un correo electrónico: tomasmartintamayo@gmail.com.  
*Todos mis artículos están a su disposición en el blog Cuentos del Día a Día.
________________________________________________________________________________



                            La calma del encinar
                     CARICATURAS DE LA DUQUESA
                    
                                                   Tomás Martín Tamayo
                                                    tomasmartintamayo@gmail.com
                                                    Blog Cuentos del Día a Día






He ido a ver Rocky 7, la última entrega de la saga y en algunos pasajes el protagonista se parecía más a la duquesa de Alba que a Sylvester Stallone. La duquesa de Alba fue siempre una mujer de ideas propias, vivió a su aire y supo disfrutar y exprimir la vida que le tocó en suerte, que no fue poca. Pese a la deformidad de su rostro, con unos pómulos inyectados que casi le cerraban los ojos y una boca de neumáticos que le impedían hablar con fluidez, producía más ternura que rechazo. La cirugía hizo verdaderos estragos en ella, cincelándole un rostro deforme que curiosamente parece marcar tendencia. En una España en la que los nobles tienen poca presencia, ella, con sus no sé cuántos títulos nobiliarios, tenía gracia incluso para hacer un corte de mangas o mandar literalmente a la mierda al que la importunaba, sin perder un atisbo de clase. Con billetes para asar a un rinoceronte, era querida y aceptada desde la derecha a la izquierda social y aplaudida incluso en sus excentricidades. ¿Qué va a quedar de la singular duquesa? Las pantallas llenas de “cayetanas”, aunque no sean precisamente de Alba.

Algunas de nuestras famosas y otras muchas aspirantes a serlo, han cogido su relevo en el quirófano y unos rostros naturalmente agraciados, los están llenando de siliconas, hilos, bótox y “plastilinas” extrañas, hasta el punto de que el modelo de la duquesa, con sus pómulos invasivos, se impone y ya son muchas las que comienzan a parecerse a ella. No voy a señalar a ninguna de las clonadas hispanas  porque el único nombre propio es el de Cayetana, que es  matriz y modelo de la franquicia de su propio rostro. Sus imitadoras acabarán como esperpentos de factoría, todos tallados con una silicona que cada día exige más implantes, deformando las líneas naturales del rostro, hasta lograr unas caras desfiguradas, enormes y “franskeistenadas” que dan miedo. ¿Imaginan encontrarse con Donatella Versace en un callejón solitario? Y lo más extraño es que muchas pagan hasta la ruina para conseguir que les quiten una arruga a cambio de que el bótox las deforme, inflándolas como globos aerostáticos.

Estamos en los puestos de cabeza de la UE en las intervenciones de cirugía supuestamente estética, en muchos casos practicada por aficionados que no son cirujanos plásticos y se prestan a ejecutar cualquier monstruosidad por dinero. Niñas que piden a sus padres unos implantes mamarios como regalo, madres e hijas que acuden al cirujano en familia, gente que incluso pasan necesidades para poder hacerse unos retoques que exigen otros retoques, que exigen…. La que quiere quitarse un lunar o ponérselo, levantarse los glúteos,  lucir ojos achinados, narices de cerdo, labios neumáticos, ubres de vaca… Y sobre todo, pómulos crecientes que alisen cualquier arruga. Acaban con caras de odre y sin ojos y para contrarrestarlo, estiramientos hasta que las orejas se junten  en el cuello…
 
Gente que hasta ayer mismo mostraban un rostro bien configurado, no admiten la obra magistral del tiempo y se empeñan en poner freno a los años, intentando contrarestar sus cinceladas por el expeditivo procedimiento de  dejar de ser lo que fueron para pasar a ser franquiciadas de la marca del esperpento. De todas ellas, la mejor fue sin duda la duquesa de Alba.
________________________________________________________________________________
 



*Si no quiere recibir mis artículos dígamelo para darle de baja de la lista de direcciones: tomasmartintamayo@gmail.com

*Si lo va a reenviar, no olvide incluir a los destinatarios en CCO

*En virtud de la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre sobre protección de Datos de Carácter Personal, tanto este mensaje como sus posibles documentos adjuntos, son confidenciales y están dirigidos exclusivamente a los destinatarios de los mismos






1 comentario:

Santi Cuadrado Rodriguez dijo...

Reflexión acertada bien trabada Tomás, como suele ser habitual en tí. Me parece que es una tendencia que se ha consolidado y que, en mi opinión, refleja inseguridades que son propias de una realidad como la presente, en la que lo superficial y anecdótico supera a lo profundo y a lo principal.
Un abrazo y gracias. Santiago.