miércoles, 30 de diciembre de 2009

EL PUENTE DE LOS SUSPIROS



Uno de los puentes más bellos de Venecia, visto desde fuera, es posiblemente el más lóbrego, triste y patibulario, visto desde dentro. En el Puente de los Suspiros se representaba el abismo que separa la realidad de la ficción y la piedra del decorado de cartón. Mirándolo desde el embarcadero principal de las góndolas, presenta un aspecto romántico, acogedor, apacible y algo misterioso, pero su interior produce escalofríos porque parece diseñado para suprimir en el cualquier atisbo de belleza. Como túnel hacia la muerte, separaba el todo de la nada y el esplendor del Palacio Ducal, de la oscuridad de unas celdas húmedas, con barrotes como muñecas. Con su generoso arco abierto sobre el canal, el barroquismo de su fachada y la coronación en cuatro espirales cerradas, oculta perfectamente su condición de paso hacia la tragedia que lo recorría. Resulta difícil imaginar que un puente de tanta belleza y equilibrio arquitectónico, escondiera en su alma una realidad tan dura.

El Puente de los Suspiros une el Palacio Ducal con las mazmorras de la Inquisición y era paso obligado para los que habían sido condenados a muerte y pasaban de las manos del juez a las del verdugo. Al salir de la Sala de Justicia hacia el último destino, poco antes de ser ejecutados, los condenados veían desde el puente, por última vez, a la Venecia libre, al mar, al embarcadero y a las góndolas que pasaban indiferentes por debajo de su arco. Dicen que algunos de los sentenciados se aferraban a las filigranas de los ventanales hasta dejar allí sus uñas, llorando y suplicando, y que sus verdugos los arrancaban con empujones y latigazos. El puente, aparentemente hermoso y equilibrado desde fuera, era el mismo puente sobre el que suspiraban los que, al cruzarlo, veían en el parpadeo que ofertaba el ventanal, la vida que iban a dejar.

Anoche, viendo el aspecto bonachón, la cara dulce y la sonrisa infantil de un triste personaje de nuestros días, me he acordado de El Puente de los Suspiros, porque detrás de esa sonriente fachada exterior que inspira confianza, se esconde una realidad patibularia, fría y deshumanizada. Mentira, compra-venta, demagogia irracional, solemnidad, cinismo, hipocresía, frivolidad, carencia de todo principio moral, relativismo y cuestionamiento de lo esencial, son los materiales con que está construido nuestro triste puente. Todo mezclado en una nauseabunda macedonia, con el único objeto de mantenerse erguido, aunque esté carcomido por más canales de los que Venecia tiene. Nuestro particular puente de los suspiros también está adornado de ventanales, para que los sentenciados puedan mirar, suspirando, la mentira de los que le prometieron que el puente real es el que se ve desde fuera.

Al final, del Puente de los Suspiros sólo queda el puente, porque los suspiros se fueron. La vida sigue, el puente queda. Lo que ayer sirvió para recorrer un pasillo hacia la nada, hoy es sólo un referente de la doble cara, de la distancia que separa la obra de la palabra. ¿Pero quien sostuvo el puente, quien lo justificó, quien se sirvió de él, quien golpeó al condenado que se aferraba a sus ventanas?

martes, 29 de diciembre de 2009

LO PEOR DE RAJOY


Lo peor de Mariano Rajoy es que no le gusta al PSOE y como en el PP hay más panolis que clase de setas, son muchos los que se prestan a hacerles el juego a los socialistas, creyendo que así se redimen del complejazo que tienen. Son los progres de la derecha los que están poniendo en solfa a un Mariano Rajoy al que no se atrevieron a plantarle cara en el proceso electoral interno. Unos porque desde la extrema derecha que les corre por las venas, lo consideran muy blando y los otros porque están empeñados en pasar a la historia como “ rojillos modernos” y creen que con el visto bueno de la izquierda y la bendición de Pepiño Blanco su careto puede ser la salvación del centro derecha. Estos porque se llevan muy bien con El País y aquellos porque siguen las consignas de El Mundo y se dejan adoctrinar por unos u otros, son los que están torpedeando las posibilidades ciertas de un Partido Popular que, pese a tanto tonto interno, ya aventaja en seis puntos al PSOE. La diferencia, ya se verá, es mucho mayor.

Desde fuera, así lo veo yo, Mariano Rajoy, al margen de su abrumadora experiencia, es una de las caras más limpias y presentables de la política española, en la que desde luego no está para lucrarse. El pasado verano un amigo, registrador de la propiedad de la misma promoción en la que Rajoy sacó el número uno, me decía que lo del presiente del PP es muy difícil de explicar, porque lleva toda una vida de complicaciones, expuesto a mil críticas, recorriendo un millón de kilómetros al año, alejado de su familia, trabajando dieciséis hora diarias y perdiendo un mínimo de 500.000 euros anuales. Y en tono confidencial sentenciaba: “¡Oye, mira, puede que no sea tan listo como creíamos!”

¿Alguien puede creerse que el nuevo líder de IU, que no sé ni quien es ni cómo se llama, porque no figura en el mapa, está en la valoración de los españoles por delante del Mariano Rajoy? El PSOE tiene muchos tentáculos y uno de ellos es el CIS, que “ni quita ni pone rey, pero ayuda a su señor” y cuando conviene y como conviene, saca estas perlas que sirven para avivar las llamas de una división que a, base de insistir en ella, puede hacerse verdad. Nos dicen que Mariano Rajoy tiene mucha contestación interna, pero a pesar de tanta contestación, sacó el 96% de adhesiones en el último congreso popular.

¿División interna, espías, corruptelas? ¡Venga, hombre! En todas esas especialidades el PSOE tiene a los expertos más preclaros y algunos de ellos incluso lograron el doctorado en una cárcel, por trincones, delincuentes y gente de mal vivir. Y otros no entraron porque Garzón puso una X. Si tenemos que olvidar olvidamos, pero que no pretendan, además, desfilar como modelos en la pasarela de la moralidad. Rajoy ha pasado por muchos sitios, incluida la práctica totalidad de los ministerios y puede mirar de frente sin avergonzarse de nada. Ni de su trayectoria ni de la trayectoria de su partido.

BUITRES SOBRE AMINATU


El desfile del “club de la ceja” para, en vuelo de ida y vuelta, visitar a Aminatu Haidar, se pareció mucho al planeo de los buitres antes de posarse para la pitanza. Da asco, mucho asco y mucha pena, que esta gentuza no sea capaz de sustraerse a la tentación de lucir palmito solidario, aprovechándose de una pobre mujer decidida a morir por su causa. Su causa era sólo una oportunidad para que estos buitres peguen otra foto en el álbum de las proezas sociales. Si los dejan se habrían encadenado a ella, hasta que el fotógrafo se aburriera, como la Tita Thyssen a los árboles del Paseo del Prado. Su traslado, o su liberación, pone fin a la representación de una comedia llena de figurantes y en la que sobraba la propia Aminatu.

Aminatu Haidar fue secuestrada en Marruecos, con la necesaria colaboración de España. Procedente de EE.UU, en el aeropuerto del Aaiún, fue retenida por la policía marroquí y, contra su voluntad, introducida en un avión para volar hacia España. Ella manifestó su situación y su negativa, pero desde el Gobierno español se dieron instrucciones precisas para que el secuestro se hiciera efectivo y a Aminatu Haidar la obligaron a bajar en Lanzarote. Ahí comenzó su calvario y su rechazo al buenismo tontorrón de un Gobierno que después de haber colaborado efectivamente en su secuestro, pretendía pasar por humanitario. ¿Por qué se prestó España a un juego que vulnera de forma tan chirriante los derechos humanos? Como en tantas ocasiones, es una pregunta que no tiene respuesta. España tiene encefalograma plano y su política exterior es tan mamporrera como claudicante. Estamos a expensas de lo que puedan decidir en cualquier sultanato y hasta Gibraltar se engalla y nos ponen firmes.

Después de que la vicepresidenta negara la participación efectiva de España en el secuestro, ayer el ministro “desatinos” reconoció que no ignoraban nada de lo que iba a ocurrir, de lo ocurrido y de las consecuencias. Resulta que nos metimos en un fregado en el que íbamos a recibir bofetadas por todas partes, ejerciendo de correveidiles, sin cabeza y de forma irresponsable, para acabar pidiendo ayuda a EE.UU, a la ONU, a Alemania, a Francia y al propio Marruecos.
Nadie de nuestro entorno entiende las cabriolas circenses de España, porque nadie puede entender que tengamos un comportamiento tan errático y claudicante. Al final, Francia y EE.UU han tenido que resolvernos el problema y después de tanto remar, hemos quedado en la misma orilla, pero con los pies fríos y la cabeza caliente.

Aminatu ha conseguido su objetivo, Marruecos ha salido fortalecido porque en el pulso han logrado el agradecimiento de la ONU, de Francia y de EE.UU, Francia ha demostrado, una vez más, que tiene escaleras ara subir y para bajar, EE.UU sigue siendo el rey, los papanatas de la ceja lograron su foto y España… España ha escrito un nuevo chiste. Lo ha escrito y lo ha escenificado.

jueves, 10 de diciembre de 2009

JAMONES EN LA ALIANZA


Hace dos años, España firmó un protocolo comercial con China que permitía las exportaciones de derivados del cerdo. Aquello fue un éxito de nuestra política exterior que el Gobierno vendió como “un logro personal de Zapatero, porque esto también es alianza de civilizaciones”. Fue recibido como un aldabonazo en el sector porque si China metía en su dieta el jamón, se acababan las penurias para nuestros ganaderos. En Extremadura también se acogió la noticia con cierta euforia, porque un mercado como el chino sería capaz de acabar con nuestras reservas jamoneras. Algunos con capacidad de anticipación, vieron las posibilidades y comenzaron a ampliar sus secaderos considerando aquello de que “el que da primero da dos veces”

¿Se acuerdan ustedes de Bienvenido Mister Marshall? Pues lo mismo, pero sin el genial Pepe Isbert. Como la comitiva de coches negros pasó sin detenerse en Villar del Rió, pasó la ilusión de los chinos sobre nuestros secaderos repletos de exquisiteces. Recibimos a los inspectores sanitarios chinos casi con honores de jefe de estado, visitaron nuestras más punteras empresas cárnicas, se fotografiaron con el mandilón y el gorrito puesto y se dejaron querer regalando sonrisas en todas las cadenas, mientras degustaban platos de jamón de plató en plató. Se fueron entre recepciones, sonrisas y abrazos y poco después nos llegó el primer aviso por los rigurosos controles sanitarios que exigían. Parece que lo del mandilón y el gorrito les supo a poco y nos ponían un listón tan alto que no se cumple en ningún país europeo. En China mucho menos.

A pesar de todo, ocho industrias españolas recibíeron el visto bueno de la Certificación y Acreditación Nacional China y eso dejaba las puertas abiertas, porque por ahí podíamos poner una pica en Pekín, abriendo el mercado de mayor crecimiento del mundo. ¿El resultado del primer año? 14.430 euro de facturación, entre las tres empresas que se pusieron en manos de unas complicadas redes de distribución que se llevan la practica totalidad de los beneficios, aportando gratis, eso si, muchos jamones para la degustación del producto. Ahora nos enteramos de que lo del jamón era un añadido al protocolo firmado, algo que no pasaba de lo anecdótico, porque para los chinos el jamón es carne cruda, un producto exótico y costosísimo. Vamos, que el arroz cocido les sale más barato. Mientras tanto, sostienen la expectativa con muchas trabas administrativas, para que España no ponga ninguna objeción al chino de cada barrio.

Lo que los chinos demandan para su exclusivo mercado de delicateses son los despojos que por aquí solemos tirar a la basura: lengua, esternón, tripas, orejas, hígado y rabos, que son muy reclamados por los consumidores chinos y figuran en los menús de muchos restaurantes. Ahora se nos abre una nueva expectativa con las patas de pollos, que allí están entre los manjares más solicitados, pero para eso tendremos que firmar otro protocolo y hacerle la competencia a los EE.UU, que ya venden patas por valor de 600 millones de dólares. Seguro que a Zapatero le parecerá un éxito que por cada pata que les vendamos, ellos nos envían un chino con la tienda en la mochila. Eso también es alianza de civilizaciones

viernes, 4 de diciembre de 2009

CUESTIONES AL CUBO



Personalmente yo no veo distorsionante el cubo con el entorno y creo que estos temas hay que mirarlos con cierta lejanía. Cuando se instaló en el centro de Paris la Torre Eiffel, se abrió en Francia un debate en el que casi todas las opiniones eran contrarias, pero eso no evitó que hoy sea el símbolo de París y uno de los monumentos más rentables, conocidos y visitados del mundo, incluso por encima de las pirámides de Egipto o el Coliseo de Roma. No pretendo establecer comparación alguna entre el cubo y la torre parisina, pero los “impactos visuales” necesitan cierto recorrido temporal y creo que anatematizar los contrastes es, a veces, caer en un conservadurismo anquilosante. Yo he visto recientemente en Roma, en la Galería Borghese, una exposición en la que felizmente convivían en la misma sala, cuadros de Francis Bacon y de Caravaggio con estatuas de Bernini. ¿Cabe mayor impacto visual? Lamentablemente el tema no es este y, afortunadamente, no es esta la pregunta que debemos hacernos ahora.

La cuestión es ¿deben las instituciones públicas cumplir con las normas que ellas misma dictan? ¿Deben acatar las sentencias judiciales como todos los demás? ¿Debemos aceptar los ciudadanos que se establezcan dos varas de medir? Se está despistando al personal con asuntos secundarios, para evitar que se entre en el fondo real de un problema que va más allá del dinero, de la recuperación del Casco Antiguo o de la responsabilidad, sola o compartida, del Ayuntamiento de Badajoz y la Consejería de Cultura. Los cinco millones que costó levantar el cubo, a los que hay que sumarle los ocho (mucho me parece) que cuesta demolerlo y lo que costará el nuevo proyecto es importante, pero no es lo principal ni lo que en estos momentos interesa. Lo que ahora se está cuestionando es si todos estamos bajo el imperio de la Ley y si las instituciones públicas quedan al margen de las normas urbanísticas que ellas establecen, con carácter imperativo, para todos los demás. ¿Tenemos que respetar los pasos de peatones mientras que el Ayuntamiento o la Junta pueden atropellar impunemente a los viandantes que se arriesgan a cruzarlos?

Me parece fatal que se organicen movilizaciones para buscar adeptos e “impactos visuales” contra una sentencia firme del Tribunal Supremo, como me parecería ridículo que alguien organizase una manifestación contra una sanción firme de la Guardia Civil por haberse saltado un stop. ¿Creemos o no creemos en el Estado de Derecho?¿Estamos o no estamos en una democracia? ¿Esto es cosa de todos o seguimos en la época de los señores feudales? ¿Las normas urbanísticas son para todos o los que las dictan se reservan la potestad de quedar al margen de ellas? ¡Esa es la cuestión! Al margen de lo que finalmente se haga, lo que está en cuestión tiene para muchos más importancia y mayor precio que el de levantar o tirar un edificio. ¿Pueden el Ayuntamiento o la Junta negarse a demoler el cubo mientras obligan a un vecino a retirar los azulejos que ha puesto en su fachada? ¡Esa es la cuestión y lo demás son ganas de enredar! Es propio de necios confundir valor y precio.

jueves, 26 de noviembre de 2009

EN VOZ BAJA


Para usted y para mí, pero que no se entere nadie más porque no quiero que me apunten en el listado de los antipatriotas: Nuestro sistema de pensiones está chungo, pero no le diga a nadie que lo he dicho yo, porque lo negaré. Todos los expertos coinciden en que “el organismo” no está para muchos trotes y que el traqueteo al que lo está sometiendo Zapatero lo va a dejar visto para sentencia. El Gobierno lleva mucho tiempo metiendo la mano en la bolsa de la Seguridad Social y cada mordisco la deja un poco más chunga. A diez años vista, comenzaremos a cantarle el gori-gori, aunque el Gobierno lo niegue. No olvidemos que es el mismo Gobierno negó la crisis y tildó de agoreros y antipatriotas a los que se negaban a palmearlo.

Unespa, advierte que a España le quedan como máximo diez años para abordar la reforma del sistema de pensiones, que debe ir acompañada de una considerable reducción del gasto público. El sistema actual no admite más frivolidades, pero el Gobierno es cortoplacista y todo lo que vaya más allá de las próximas elecciones se la repanfinfla. Zapatero ha demostrado que para él el mañana no existe, por eso se empeña en los revisionismos inútiles del ayer y es capaz de desencadenar una guerra para espantar sus fantasmas. Zapatero y su lugartenienta acabarán ululando en la noche vestidos con una sábana blanca, aunque la sábana de la lugartenienta será de diseño, claro.

Nuestro sistema de pensiones, basado en el modelo de Beveridge, sólo es viable si se mantiene una relación de 2´7 trabajadores por pensionista, pero en España ese ratio se reduce aceleradamente porque la población envejece y los cotizantes, además de disminuir por el paro, incrementan el déficit por los subsidios y prestaciones que reciben. Es necesario que se tomen medidas impopulares que pueden restar votos, pero eso no va con los que no tienen inconveniente en encogerse de hombros y gritar aquello de “después de mi, el caos” ¿Qué le puede importar a alguien como Zapatero lo que ocurra en España después de Zapatero?

Es necesario ampliar la edad de jubilación, para que la Seguridad Social tenga que pagar menos pensiones durante menos tiempo, pero eso quita votos. Es necesario aumentar el periodo de cómputo de la pensión, lo que supone reducirla drásticamente porque se incluiría toda la vida laboral, pero eso también quita votos. Algunos apuntan a la posibilidad de financiarlas con impuestos, como se hace en algunos países de nuestro entorno, pero en España es imposible porque el despilfarro del gasto público y el déficit presupuestario del Gobierno nos está endeudando tanto que en el 2015 no podremos desarrollar ninguna política social para poder pagar los intereses. Lo peor de las deudas es que hay que pagarlas y lo peor de los manirrotos es que sus dispendios los pagaremos todos, incluidos los que vengan detrás. El único que perdona las deudas a sus compis bananeros es Zapatero, que es un hombre muy generoso y desprendido. Con nuestro dinero.

Tres premios Nóbel de Economía, Krugman, Akerlof y Prescott, vaticinan que mientras los demás países de la UE irán soltando el lastre de la recesión, España lleva camino de la depresión. Los tres apuntan como solución una flexibilización urgente del mercado laboral, pero eso también quita votos y Zapatero prefiere seguir con sus alianzas de civilizaciones y su música. ¡Estaaaamos tan agustitooooo!

miércoles, 25 de noviembre de 2009

DESAYUNAR, ESCUCHAR Y CALLAS


Hay que agradecerle a la agencia Europa Press, la celebración de sus “desayunos”, parecidos a los que organiza Vocento, y hay que agradecerle que en esta ocasión los haya celebrado en Extremadura. Estos desayunos son ahora muy recurrentes en las empresas de comunicación y consisten en invitar a desayunar a un par de centenares de personas, previamente seleccionadas entre el mundo empresarial, cultura, política, sindicatos y asociaciones varias, para que durante el mismo se escuche la disertación de un invitado especial, al que tras una entradilla se le pasan para que conteste las preguntas que por escrito han ido escribiendo los invitados. El que el pasado miércoles se celebró en Mérida, tenía como ponente al Presidente de la Junta, lo que resultaba una propuesta atractiva, porque yo creo que a Guillermo Fernández Vara hay que escucharlo siempre, con independencia de que se esté o no de acuerdo con lo que dice.

El paro, la crisis, la banca, las cajas, las fusiones, la industria, la innovación tecnológica, los autónomos, la educación, la sanidad…No defraudó el Presidente de la Junta a la concurrencia, porque hizo un repaso general de los problemas que nos aquejan, profundizando en las raíces de muchos de ellos y adelantando su visión personal y las soluciones que guarda en cartera. El primer problema que tuvo “el desayuno” de Europa Press, es que Fernández Vara en cada ocasión añade cinco minutos más a sus intervenciones y la primera hora la supera sin apenas despeinarse. Lo mismo le ocurrió el día antes en el Congreso de los Diputados, en el que para defender el Estatuto de Autonomía, quiso decir tantas cosas y con tantos circunloquios y bifurcaciones, que su intervención resultó atropellada y con un tono coloquial de mesa camilla, que no iba ni con el lugar, ni con la audiencia. Alguien debería decirle al Presidente que el secreto de un buen discurso consiste en ser fuerte al principio y atractivo al final. Y que entre el principio y el final no haya más de treinta minutos. A Fidel Castro no se lo dijeron y ya iba la criatura por las nueve horas. Tolkien afirmaba que lo que no se puede decir en veinte minutos es mejor no decirlo.

El segundo y mayor problema fue el anfitrión. El director de Europa Press, creo que Javier García, quiso estirar su tiempo más allá de lo cortés y necesario e hizo una acaramelada entrevista personal a Fernández Vara, consumiendo la práctica totalidad del tiempo que quedaba, dejándonos perplejos a todos los que nos habíamos creído que aquello iba a concluir en un coloquio fructífero entre el Presidente y los invitados. ¿Estábamos allí para desayunar, callar y escuchar? Fue evidente. Las preguntas de la audiencia fueron amontonándose sobre la mesa y él seleccionó las que consideró pertinentes, que yo creo que eran las menos incómodas para el Presidente de la Junta. Yo entregué la mía pero, como me dijo un vecino de mesa, “esa no pasará la criba que están haciendo”. No pasó. Como allí no la pude hacer, ni él me la pudo contestar, se la hago desde aquí. Para por si acaso:

Sr. Presidente: Llegó usted prometiendo puestos de trabajo y, como reconoce, ahora está contando parados. ¿No está reeditando el cuento de la lechera al vaticinar 50.000 puestos de trabajo de la energía termo solar?

miércoles, 11 de noviembre de 2009

LA FOTO DE SIEMPRE


La foto es la de siempre, pero con una variante que la hace mucho más real. Ahora el presidente de la Junta aparece delante de los micrófonos, con las manos abiertas, como entonando una “soleá”, y el trío “La, la, la” (CCOO, UGT y el de la patronal)” aparecen al fondo, que es lugar de coros y palmeros. No falla, Guillermo Fernández Vara es un hombre previsible porque siempre acaba haciendo las mismas cosas y cada vez que tiene un achuchón, convoca a su particular trío de guardia para, en la región del paro, dar sensación de movimiento. ¿Y ahora? Ahora para firmar otro pacto del que posiblemente no volvamos a tener noticias hasta la firma del pacto siguiente, aunque lo importante, que es el redoble de tambor, ya está conseguido: “Sindicatos y patronal pactan con Vara cómo salir de la crisis”. Digo yo que si lo sabían, por qué no lo pactaron antes.

En el pasado debate presupuestario de la Asamblea de Extremadura, ese que a casi nadie interesa, a pesar de que a todos nos afecta, José Antonio Monago perfiló la que puede ser una definición de la trayectoria de Guillermo Fernández Vara como presidente de la Junta: “Usted va a pasar a la historia como el presidente del paro y de la deuda”. Fueron dos torpedos imposibles de desviar con una foto de ocasión, porque Fernández Vara tiene en su haber el dudoso mérito de haber duplicado la deuda de Extremadura en apenas tres años, al mismo tiempo que subía el desempleo de 73.000 a 111.000 parados más. En este sentido, su gestión es equiparable a la de Zapatero, al que también imita en lo del talante y haciéndose fotos con los sindicatos.

“Lo que no tengo, lo pido prestado a los bancos”, parece ser el lema de Fernández Vara, que ha llegado al tope del endeudamiento permitido a Extremadura, hipotecando el presente y el futuro de los extremeños, e incluso el futuro lejano de los extremeños que ni siquiera han sido concebidos, porque la futurible descendencia de esas parejitas de instituto que andan ahora en sus primeros escarceos amorosos, también llegarán a este mundo con el sello de moroso en la frente. Aunque queramos huir del catastrofismo, mal lo llevaremos si no encontramos una varita mágica capaz de cambiar la partitura que Fernández Vara y sus palmeros están componiendo: más paro, más deuda, más impuestos y menos ingresos. Con estos ingredientes, no hace falta ser un Premio Nobel en Economía para vaticinar el futuro: peor que ayer, pero mejor que mañana.

A la deuda que ya teníamos, se añaden ahora otros 600 millones, por la que pagaremos de intereses 46 millones de euros anuales. Y todo esto con 111.000 parados de los que 38.000 no reciben ninguna prestación, mientras aplaudimos y votamos, con una sonrisa de oreja a oreja, como en “Los santos inocentes”, que el nuevo modelo de financiación de Zapatero nos quite 288 millones de euros para poder chalanear con otras comunidades. Eso si, la subida de impuestos del Gobierno es para todos y de Extremadura se llevará otros 180 millones más. ¡Como éramos pocos, parió la abuela! Menos mal que la firma con el de la patronal y los sindicatos al menos nos garantiza una sonrisa. ¡Ay que fresquita está el agua, cuando el agua está fresquita!

COGE LA TALEGA Y CORRE


Cada bananero populista que llega a España “en visita de cortesía”, se lleva en la talega millones de euros, porque parece que en España andamos muy sobrados y que para reponer lo que se llevan sólo tenemos que darle a la manivela de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. ¿Será por dinero? Tenemos que ser solidarios y ayudarlos porque dice Moratinos que en esos países hay mucho paro y sufren muchas penalidades, ya que por esos pagos hay gente que no tiene garantizada ni la comida del día. El ministro de AA.EE anda tan lejos que no se ha enterado de que en España los comedores sociales no son capaces de cubrir la demanda. La dinámica establecida es que España presta y después perdona lo prestado, porque somos el Midas para los dictadores, como Castro o su sucesor en el trono.

Y estamos tan contentos de que nos visite don Evo Morales, el mismo que sacude a las empresas españolas en Bolivia, que para que se vaya contento él, nosotros mismos ponemos el dinero e incluso la talega, no vaya a ser que la criatura se mosquee y nos eche de allí a gorrazos. La buena noticia es que ya nos tienen anunciada su visita los presidentes de Nicaragua y Ecuador, a los que no podemos defraudar.

Y si no vienen a España da igual, porque España les lleva la talega llena a domicilio, que es lo que ha hecho el sin par Moratinos, durante su visita a Cuba. 1800 millones de euros debe Cuba a España, pero eso no impide que España duplique la cooperación con la isla y hayamos pasado de 17 a 34 millones en un año, comprometiéndonos a aumentar la partida en años sucesivos. ¿Qué no hay correspondencia ni contraprestaciones por parte de los hermanos Castro? ¡Pues claro que la hay! Nada más ver a Moratinos, a don Raúl Castro se le ablandó el corazón y puso en libertad a dos presos políticos y a un empresario español, con lo que queda muy claro quien reparte allí lo justicia (con minúscula, por favor) y quien es el dueño del cortijo. Eso si, la demócrata España no recibió a la oposición a la dictadura, para no enojar a los brothers. ¿Hay quien de más talante?

Don Evo Morales se la tiene jurada a las empresas españolas “que explotan las riquezas bolivianas”, pero vino a vernos y en dos días se llevó 70 millones de euros, pasando a ser el artista mejor pagado del universo: ¡Treinta y cinco millones por día! ¿Las razones de Zapatero? “Hay que ayudar a estos países para que se incorporen paulatinamente a los desarrollados”. ¡Qué nobleza, qué corazón tan grande, qué gesto tan solidario! El jefe real de la diplomacia española es Zapatero, pero su lugarteniente se ha aprendido el catecismo de la “alianza de civilizaciones” y puesto a ayudar, también ha mandado 28.800 euros a la asociación de gays y lesbianas de Zimbabwe... ¿De Zimbabwe? Si, de Zimbabwe.

Y yo pregunto por preguntar: ¿Qué pensarán de todas estas gilipolleces los cinco millones de parados, los quinientos mil que han tenido que entregar la llave de su piso, los tres mil que cierran todos los días y las doscientas cincuenta mil familias que no tienen ni para comer? Que dirán los que con gran sacrificio personal mantienen abiertos los comedores sociales? De momento no dicen nada.

EL FAISÁN PODRIDO



Francia se subió a la lucha contra ETA con tiempo, sangre, sudor y lágrimas, porque durante muchos años permaneció en una especie de torre vigía, viéndolas venir, silbando y, en muchas ocasiones, mirando para otro lado. El territorio francés era una garantía para los etarras, que sabían que si lograban cruzar la frontera conseguían un pasaporte de inmunidad, porque al margen de los gestos grandilocuentes de colaboración, aquello no se materializaba en nada. Pero cuando Francia se decidió, lo hizo de verdad, dejó de templar gaitas y comenzó a complicarle la vida a los terroristas de tal forma que casi estaban más seguros aquí que allí. Ante esta realidad, no es difícil imaginar la cara de los franceses cuando comprobaron que mientras ellos andaban pistola en ristre deteniendo terroristas y jugándose el bigote, en España andábamos con paños calientes, levantando el pie del acelerador, viendo imaginarios “hombres de paz” y, desde las propias fuerzas de Seguridad del Estado, dando chivatazos a la banda, para que no cayeran en manos de las propias Fuerzas de Seguridad del Estado. Un espectáculo bochornoso que nos dejaba con el culete al aire ante todos los que, como Francia, habían incluido a ETA en el listado del terrorismo.

Al chivatazo lo bautizaron como “Operación Faisán”, porque así se llamaba el bar de Irún donde se iba a reunir el aparato de extorsión de la banda. La policía estaba al tanto de la reunión y lo tenía todo preparado para proceder a la detención de los etarras, pero… Pero la reunión no se celebró porque desde la propia policía se dio un chivatazo a los terroristas para que no acudieran a la cita en El Faisán. Toda la prensa francesa, incluido editoriales de los periódicos con mayor tirada y prestigio, se hizo eco de la traición de la policía española contra la policía española y a favor de la banda terrorista. Un escándalo en toda la Europa comunitaria, tratado con sordina en España.

¿Quién había ordenado el chivatazo? La investigación cayó, cómo no, en manos de Garzón y colorín colorado… Pero el juez estrella-estrellada, se fue a hacer las Américas y su sustituto tomó decisiones lógicas que a Garzón “no se le habían ocurrido”: Apartó a los sospechosos de la investigación y la encomendó a la Guardia Civil, que comenzó a levantar las alfombras y a sacudir el polvo. Estaban despertando lo que con Garzón estaba dormido, pero cuando se encontraban cerca de la meta, Garzón concluyó precipitadamente su gira americana, recuperó el sumario y lo primero que hizo fue apartar a la Guardia Civil de las indagaciones y pasarlas de nuevo a la policía. A la misma policía sospechosa de haber dado el chivatazo. Lo segundo fue cruzarse de brazos.

Tres años después, Garzón no ha logrado avanzar nada y seguimos en el mismo “colorín-colorado, pero con el aderezo de que ahora el fiscal considera que lo mejor es echar una palada de tierra sobre El Faisán y olvidarnos del asunto. ¿Quién da instrucciones a la Fiscalía? ¿Un país democrático puede silenciar semejante escándalo, con novecientos muertos encima de la mesa? Mientras que aquí no salimos del Gürtel, también indagado por Garzón, en Francia, Inglaterra, Alemania… mantienen abierta la interrogante del chivatazo a ETA. El diligente Garzón, ni avanza ni retrocede, ni se está quieto ni se mueve, pero se niega a abrir el expediente de lo indagado porque dice que hay testimonios que afectan a la Seguridad el Estado. ¡Acabáramos!

miércoles, 21 de octubre de 2009

PIJOTALIS DE PIJOLANDIA


Manolo Rojas, que además de alcalde de Badajoz fue diputado de la Asamblea de Extremadura, solía acudir a los plenos luciendo llamativas pajaritas de vistosos colores, que contrastaban con los pálidos de sus camisas de seda. En una visita que hicimos juntos a La Coruña, llevaba en su maleta una docena de pajaritas, camisas con variedad de cuellos y tres pares de zapatos, que le permitían cambiarse dos o tres veces por día, pero ¿fue Manolo Rojas un pijo? La respuesta nos la dio el entonces alcalde de La Coruña y hoy embajador ante la Santa Sede. Manolo Rojas contó un chiste sobre Fraga y uno de los presentes se mosqueó e hizo una alusión a lo pijo que resultaba con la pajarita el alcalde de Badajoz. Francisco Vázquez sentenció: “Si alguien de la derecha sociológica usa pajarita es un pijo de Pijolandia, pero si la luce un socialista es simplemente un socialista elegante”.

La afirmación de Francisco Vázquez puede resultar excesivamente reduccionista, pero la verdad es que Manolo Roja no daba sensación de pijo ni cuando usaba pajarita. El pijo nace, después se especializa y acaba destilando esencia de pijo por todos los poros. El pijo huele a pijo, tiene andares de pijo, habla en pijo y aunque lleve una corbata de mercadillo, da tufillo propio de pijo porque la pijería es algo consustancial con su persona. En Valencia abundan los pijos de libro, al margen de las ideologías y sin que esto deba entenderse como algo negativo. El valenciano Antonio Asunción, Ministro del Interior cuando las correrías del Roldán, era, además de socialista, un pijo enciclopédico. ¿Qué me dicen de Eduardo Zaplana, con aquellos trajes dos tallas más pequeñas, las camisas asfixiantes y las corbatas diciendo “aquí estoy yo”? ¿Se han fijado en la pinta de pijolati que tiene Francisco Camps? ¿Y Ricardo Costa? Ese señor mira en pijo, llora en pijo, habla en pijo, viste pijo y anda pijo. Todos ellos suelen lucir el gerselito al hombro con la lazada en el pecho. ¡Y van monísimos!

No es pijo/a el que quiere, sino el que puede, porque el pijo tiene un sello definitorio incluso para dar la hora. Leire Pajin o Rita Barberá no pueden ser pijas, mientras que María Teresa Fernández de la Vega o Elena Salgado no tiene más remedio que serlo. La Pajin tendría pinta de lechera aunque llevara pajarita y la Fernández de la Vega sería pija aunque luciera el mandilón de lechera. Pero tampoco hay que identificar elegancia con pijería, ni pijería con afectación, porque son términos que no se complementan. La persona elegante es la que sabe vestir sin estridencias, sin que se vea, sin dar la nota, y es capaz de lucir con naturalidad un esmoquin o un chándal. Por ejemplo, Jesús Delgado Valhondo, nuestro mejor poeta, siendo cojo sin disimulo, tenía tal porte que hasta al bastón le sacaba un pellizco de elegancia. La elegancia es un don natural, mientras que la pijería es una estridencia.

En Extremadura también tenemos nuestra particular pijolandia y dentro de la clase política hay una docena de cualificados representantes, que pueden echar un pulso incluso a los valencianos. Los tenemos en el Congreso, en el Senado, en la Asamblea e incluso en las concejalías de algunos pueblos. Joan Marsé, en “Las tardes con Teresa” describe al único pijo que admiro: El Pijoaparte.

EL CASO GÜRTEL


Hace unos días hemos vuelto a tener noticias del Prestige, asunto recurrente que el Gobierno y sus palmeros sacan de carpeta cada vez que le conviene, porque bien parece que el puñetero barco no deja de escupir chapapote sobre las inmaculadas costas gallegas. Zapatero ha tenido otros tres “prestiges”, pero de esos no nos acordamos porque el marchamo de contaminación de nuestras costas, quedó anclado en aquel vertido. Como todo no lo pueden hacer mal, hay que reconocerle al Gobierno de Zapatero una gran habilidad para manipular a la opinión pública. En eso pueden dar lecciones al mismísimo Goebbels.

Hace unos días, la ministra de Defensa ha vuelto a colocar otra placa en recuerdo por las víctimas de Yak-42, pero pasa de puntilla sobre los soldados muertos en esas extrañas misiones de paz que nos hemos inventado en medio de un fuego cruzado. La abuela del cabo muerto ayer en Afganistán, se quejaba perpleja: “Nos dijeron que lo llevaban a una misión humanitaria y lo llevaron a una guerra”. Las víctimas del accidente en el Yak-42 pasarán a la historia, mientras que los 150 muertos de la era Zapatero, engrosarán el pelotón de los soldados desconocidos. La diferencia estriba en que los del Yak-42 eran soldados en guerra que murieron en un accidente de aviación y todos los demás son soldados en misiones humanitarias y de paz, pero torpedeados por bombas y misiles del enemigo al que queremos ayudar. La muerte los iguala.

Pero igual que rentabilizan a las victimas según el interés político del momento, saben silenciar los mayores escándalos, los que ocuparon portadas en la prensa internacional. Y no me refiero a la etapa de Felipe González. ¿Se acuerda alguien de la “Operación Faisán”? Fue un clamoroso chivatazo de las Fuerzas de Seguridad del Estado, para alertar a ETA de que no debía reunirse en un día y lugar concreto, porque estaban siendo vigilados y los que acudieran iban a ser detenidos. Sucedió en plena tregua, cuando Zapatero sostenía que Otegui era “un hombre de paz” y Josu Ternera un “político con legítimas ideas separatistas”. Un desconocido entró en el bar “El Faisán”, en Irún, y puso en las manos de su propietario un teléfono. Poco después ese teléfono sonó y alguien aconsejó que no se reunieran allí los cabecillas del aparato financiero de ETA, porque estaban controlados. Hay tres imputados. El sumario pasó, como no, a manos del juez Garzón, que en tres años no ha conseguido concretar nada, de nada, de nada. Ahora el fiscal, como no, pide el archivo del caso, porque al parecer no tiene mucha importancia la providencial colaboración entre tres miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado y los terroristas de ETA. ¿Cumplían órdenes superiores? Fue un secándolo internacional tratado con sordina en España. ¿Se imaginan ustedes que esto hubiera sucedido con Aznar como Presidente del Gobierno?

Ahora han dado instrucciones para abrir todos los días con alguna noticia sobre el caso “Gürtel”, con idea de desviar la atención de la crisis financiera, el despilfarro, la subida de impuestos, el paro, el cachondeo… Veremos en qué queda finalmente todo eso, pero estando en su origen el juez Garzón, hay que ponerse en el peor escenario. Esto se alargará sabiamente, con un goteo calculado, durante toda la legislatura y aunque finalmente quede en poco o en nada, Gürtel está teniendo más peso, espacio y titulares, que los cinco millones de parados. Son unos genios.

domingo, 18 de octubre de 2009

ESCRIBIR ES UN RIESGO

Recibo un correo electrónico de “anónimo”: “Yo sabía que el Gürtel llegaría a Extremadura, pero no imaginaba que usted fuera el pringado. ¡Qué cinismo escribir lo que escribe y después ser un trincón más. ¿Nos lo contará en su próximo artículo? ¡Vaya cara que tiene, qué poca vergüenza!” Como no sabía de qué iba todo aquello y los correos de majarones abundan mucho, pasé a otra cosa y me olvidé del tema. Horas después paro en un semáforo y desde un coche, a mi altura, me indican que baje la ventanilla. Pensé que querían preguntarme algo y lo hice solícito, pero me congelaron la sonrisa porque se limitaron a ofenderme, llamándome mangante, trincón y cabronazo. “¡Ahora vas y lo cuentas en el periódico!” Después aceleraron y se fueron entre risotadas. No lo relacioné con el correo de “anónimo” y seguí mi camino, pensando que desde esta columna había pisado algún callo a alguien y esa era la respuesta. Horas más tarde me llaman Ignacio Sánchez Amor y Luciano Fernández (nobleza obliga) para alertarme de que en un confidencial, en elplural.com, me involucran en el caso Gürtel, con fotografía incluida. Poco después lo hizo José Antonio Monago. Fue muy gratificante comprobar que los tres partían de la premisa de que se trataba de un error del periódico.

Antes de que pudiera hacer alguna comprobación, me llamó mi hijo muy angustiado: “Papá, me dice un amigo de Onda Cero que en un periódico digital aseguran que tú estas en una corruptela, que has recibido mucho dinero y que, además, han colgado una foto tuya”. Efectivamente, el digital que dirige Enric Sopena, dedicaba casi todo su espacio al Gürtel y allí se hablaba de un Tomás Martín implicado en la trama por haber recibido 157.800 euros de El Bigote y sus amigos. Y para ilustrar la noticia, habían colgado una fotografía mía. Intenté contactar con el digital, pero en información de Telefónica no pudieron facilitarme ningún número. Les envié un fax y dos correos electrónicos, pero era festivo, día de la Hispanidad, y dos horas después la noticia seguía intacta. Al atardecer logro contactar telefónicamente con Enric Sopena, que se sorprende del error, pero que me asegura que lo corregirán de inmediato. El inmediato fueron otras dos horas, durante las que recibí siete llamadas más.

Sé que no hubo intencionalidad, que todo se debió a un error, porque en el sumario del Gürtel aparece un Tomás Martín y el infortunio via Internet, facilitó una fotografía mía. Mala suerte, acepto las disculpas de elplural.com y me olvido del tema, aunque ayer, con mucho cachondeito, me lo volvieron a recordar en una gasolinera, haciendo hincapié entre lo que hago y lo que escribo. No es la primera vez que me ocurre algo parecido. Cuando un señor apellidado Tamayo, diputado socialista de la Comunidad de Madrid, se negó a votar a Rafael Simancas como presidente, lo que posibilitó la elección de Esperanza Aguirre, la noticia ocupó titulares de portada en toda la prensa. En La Vanguardia y en El Correo de Andalucía tiraron de archivo y, mala suerte otra vez, encontraron también una foto mía que en el caso de El Correo de Andalucía, repitieron durante tres días consecutivos. No tiene importancia, pero estos errores sirven a lechuguinos y lechuguinas para sacar a pasear sus fobias y ponernos contra la pared por lo que escribimos. Escribir es un riesgo.

jueves, 1 de octubre de 2009

¿SEXO O TALENTO?


La mujer, por su propio impulso, esfuerzo y talento, está acaparando puestos que históricamente parecían destinados al hombre. En casi todas las facultades las mujeres superan al hombre y en las oposiciones más prestigiosas, suelen ocupar los primeros puestos, en dura competencia con los opositores. Es difícil encontrar hoy una actividad en la que la mujer no esté presente porque, en igualdad de condiciones, ha sabido abrirse paso con los codos del esfuerzo, la perseverancia y la inteligencia. La mujer que vale no necesita de lisonjas blandengues, favoritismos humillantes y discriminaciones trasnochadas y machistas, aunque queden muchas trinconas, claro, que pretendan suplantar la inteligencia con el sexo para que se prime la entre pierna más que el talento. Suelen ser las guerrilleras de un feminismo estrafalario que no cree en la capacidad de la mujer y pretende primar el sexo sobre talento. Estas feministas son en el fondo unas machistas recalcitrantes.

La diatriba “sexo o talento”, por humillante para las mujeres preparadas, debería estar superada, pero con Zapatero y su gobierno nada es incuestionable y cualquier disparate puede ser incorporado a un texto legal. Este hombre no es capaz de hacerse ni una foto sin dejarnos en evidencia. Lo extraño es que en el seno del PSOE no surja un coro discrepante ante la zafiedad generalizada y todo el partido permanezca adormilado en el abrevadero del poder, guardando el silencio, resignado o cobarde, de los corderos. En esto si lleva razón Ibarra.

Como la procesión va por barrios, ahora el bochorno nos llega servido por la ministra de Cultura, Ángeles González Linde, una “guionista” sin bagaje personal ni profesional, que dicen pertenece al mundo del cine y de la que apenas se conoce otra aportación “intelectual” que no sea el guión de “Mentiras y gordas”, donde soltó sus fantasmas y explicó al mundo sus patologías sexuales. Esta señora pretende dar más ayudas a las películas dirigidas por mujeres, porque, según su criterio, “así se motiva a las creadoras”.

El cine español lleva años en estado de letargo, el público le ha dado la espalda, el talento ha huido y muchas de las películas que se subvencionan no llegan ni al día del estreno, porque sus propios “creadores” las consideran impresentables. Otras no recaudan en taquilla ni la quinta parte de lo que han costado al erario público y sólo tres de cada cien logran beneficios. ¿Por qué no nos ahorramos las otras noventa y siete? Con un favoritismo tan descarado, permanecerían abiertos los trescientos mil pequeños negocios que en lo que va de año han optado por el cierre. Nuestro cine necesita regulación, mano dura y mucho insecticida para desparasitarlo, pero la ministra quiere pasar a la historia ordenando una discriminación positiva para las cineastas, porque debe considerar que todas son como ella y que en igualdad de condiciones no pueden competir con el hombre.

Y esto ocurre en un país que se permite el lujo de tener incluso un ministerio para la igualdad, dirigido por una miembra que, hasta ahora, no ha dicho nada de la desigualdad que establece otra miembra del Gobierno, tan prescindible como ella. Un país que va a la cola de la recuperación económica, en el que sigue creciendo el paro y, para paliar el déficit, se sube el IVA y se ordeña económicamente a los que dicen que quieren proteger. ¡Esto es una película! De vampiros.

viernes, 25 de septiembre de 2009

ES MENTIRA


Hace años, cuando comenzó a popularizarse la sacarina o el aspartamo como edulcorantes, los sectores afectados, las multinacionales azucareras, propagaron un sesudo “estudio científico” que concluía en una sentencia disuasoria: “la sacarina produce cáncer”. Bajaron las ventas tanto que el edulcorante quedó como algo residual en el consumo doméstico, hasta que se descubrió que era verdad la afirmación, porque efectivamente, la sacarina produce cáncer… si se consume un kilo al día, durante muchos años. Desde entonces suelo poner en cuarentena las noticias alarmantes que arruinan a algunos sectores y enriquecen a otros. ¿Las últimas? La peste porcina, que hizo que millones de consumidores miraran hacia otros productos cárnicos y que estuvo a punto de dar la puntilla al sector afectado. ¿Igual pasó con las “vacas locas” o con la gripe aviar.

Ahora, con motivo del anuncio del endurecimiento de la ley antitabaco, las mismas multinacionales que se encargan de envenenar los cigarrillos con un centenar de sustancias adictivas, a la desesperada, han programado una contraofensiva en aquellos países donde el negocio del humo va a tener serias limitaciones. En algunos consiguieron sembrar el miedo en el sector de la hostelería, pero el tiempo les ha quitado la razón y sus cantos de sirenas suenan patéticos. Es mentira, rigurosamente mentira, que los sectores hosteleros hayan sufrido merma alguna en sus negocios por la entra en vigor de limitaciones al tabaco en aquellos países donde ya las han impuesto Es mentira, rigurosamente mentira, que en España la mayoría aceptemos como buena la ley actual. Y es mentira, rigurosamente mentira, que un 10% de los 350.000 locales se verán seriamente afectados por la medida. Es mentira.

La Ley que modificará el articulado de la actual, que es un quiero y no puedo, se propone seguir la norma que se está implantando en toda Europa, prohibiendo fumar en todos los establecimientos públicos. En un futuro, el que quiera fumar podrá hacerlo, pero sin “ajumar” al prójimo y sin discriminar a sectores afectados como el de la hostelería. ¿No tienen los camareros derecho a la salud, tienen que seguir siendo el sector más afectado y el más indefenso, porque la ley los excluye de su protección?

El Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, que no entra en el juego de las alarmas interesadas y se caracteriza por desapasionar sus datos y sus estudios, tiene datos concluyentes en los que se demuestra que lo de los hosteleros es tan infundado como interesado. Un trabajo estadístico efectuado en la UE, avanza conclusiones muy significativas, aunque las leyes no son iguales y entraron en vigor en tiempos diferentes. EEn Portugal no ha habido merma alguna. En Inglaterra, no solo no cerraron el 10% de los locales, sino que aumentaron en un 6`6% después de que se decretara que iban a estar libre de humos. En Nueva York, donde se propagó la ruina del sector, las ventas en bares y restaurantes aumentaron en un 8´7% desde que se prohibió fumar en ellos. Y en España, donde también se alarmó por el gasto cuantioso que iban a sufrir los que quisieran adaptar sus locales, aumentó en más de 100.000 desde que entró en vigor la Ley.

¿Y que va a pasar con los locales que hicieron obras para separar a fumadores de no fumadores? Sólo el 1% lo hizo y en la mayoría de los casos, mediante una mampara que ya ha sido amortizada. Malos humos no, pero mentiras tampoco.

viernes, 18 de septiembre de 2009

ESTO ES LO QUE HAY

En “El tercer hombre” Graham Greene dice “déjalo que hable, que él sólo se condenará”. Se ha hecho verdad su sentencia en la entrevista que HOY hizo al presidente de la Junta la semana pasada, en la que se despejaron algunas incógnitas sobre su personalidad, su poso ideológico y los referentes políticos en los que se mira. Aunque no lo había dicho de forma explícita, intuíamos que el principio y el fin de su ideario político no se basa en ninguno de los grandes filósofos y pensadores de la izquierda sociológica. Que su referente político, según dice, sea Ibarra, no entraña sorpresa y que su referente ideológico, según dice, sea Ibarra, tampoco. Ibarra lo recondujo hacia su particular izquierdismo y lo llevó de la mano a su gobierno, como director general primero y como consejero después. Ibarra fue el que lo señaló con el dedo como su heredero, lo que le garantizó ser el candidato socialista a la presidencia de la Junta.

Por decirlo todo y para que no se vea intento de ninguneo, reconozco que fue un buen candidato, como lo evidencia el hecho incontestable de que sacó más escaños que el propio Ibarra y sin los alardes histriónicos y aspavientos de aquel. Pasábamos así, afortunadamente, del ruido al sosiego, del gesto grandilocuente y desabrido a la sonrisa amable, del “odio sarraceno” a la mano tendida y del aislacionismo soberbio y excluyente a la posibilidad de diálogo. Ibarra y Vara tienen personalidades muy diferentes y la aparente armonía que mantienen es también un mérito de Vara, que supo presentar a Ibarra como complemento lo que son diferencias abismales. No digo que lo engañara, pero es evidente que supo “llevárselo al huerto”, para sorpresa de los “patas negras” de toda la vida, que ni veían ni querían a un advenedizo, procedente del PP y sin el poso ideológico del que ellos presumen. Aunque algunos pasaron de la Falange al PSOE sin demudar el semblante.

Por tanto, no es extraño que Fernández Vara no vea más luz que la que le presta el foco de su padrino y protector y que a la hora de señalar sus referentes no se aventure ni corra el riesgo -conociendo como conoce al personaje- de señalar a alguien que pudiera incomodarlo. “Todavía está todo todavía”, que decía Manuel Pacheco, porque aunque Ibarra asegura que él va en el asiento trasero, Vara sabe que desde ese asiento se pueden hacer muchas cosquillas y lanzar muchas consignas. Vara para ser Vara, necesita que el viajero de atrás se baje del coche. Y, sobre todo, necesita dejar de verlo por el retrovisor.

Lo de señalar a Ibarra como su referente ideológico y político, aclara mucho su bagaje intelectual, (no es extraño que no sepa dónde está la izquierda), pero lo que resulta inadmisible, por grotesco, es que también lo tenga como referente literario. Se le pidió en la entrevista que señalara un libro y Vara no se acordó de ninguno, ni del Quijote, ni de La Regenta, ni de Guerra y Paz, ni de Cien años de soledad, ni… Penoso. La visión más cercana que tiene Fernández Vara de un libro es “Rompiendo cristales”. Produce escalofríos imaginar las directrices culturales que pueda impulsar en su gobierno y algo de desasosiego pensar que tal vez ese pueda ser su libro de cabecera. O su único libro. Pero esto es lo que hay, esto es lo que tenemos. Amen.



sábado, 12 de septiembre de 2009

EL ENIGMA DE PONCIO PILATOS


RECENSION EN LA REVISTA DE ESTUDIOS EXTREMEÑOS

UN ENIGMA RESUELTO

Antonio Salguero Carvajal

Cada cierto tiempo alguien lanza al aire la interrogante de si la Literatura sirve para algo y, normalmente, esta incógnita se queda en una pregunta retórica pues nadie suele contestarla, quizás por las connotaciones que se pueden derivar de tan escueta formulación. Sin embargo, hace poco esta duda ha sido resuelta con facilidad por Tomás Martín Tamayo no respondiendo directamente a la pregunta sino escribiendo El enigma de Poncio Pilatos.

Y la ha solucionado porque, con esta ingeniosa novela, Tamayo demuestra que la Literatura sirve, entre otras cosas, para reconstruir (aunque sea desde la ficción literaria) hechos históricos que no se pueden recomponer científicamente tal y como sucedieron, porque no ha quedado rastro documental alguno de ellos y se convierten, perdidos en la memoria del tiempo, en sucesos enigmáticos que, como en el caso de Pilatos, han acaparado el interés general desde que ocurrieron.

Está claro que la reconstrucción de Martín Tamayo no es lo que realmente sucedió como él mismo advierte en una nota introductoria, pero ofrece en cambio un estupendo relato novelado de lo que pudo haber sucedido. Los puristas de la historia no le darán importancia al extraordinario ejercicio creador de este novelista porque, según ellos, o se cuenta el suceso con datos documentados o lo que escriba un “fingidor”, por muy bien compuesto que esté, no tiene valor alguno. Pero la verdad es que ante la nada, es decir, ante el hecho de que continúe el enigma de una figura tan denostada como el incomprendido Pilatos, resulta una estupenda solución la propuesta por Martín Tamayo porque es deseable que, gracias a su novela, se pueda imaginar lo que debió ocurrir a que siga siendo un misterio sin desvelar.

Si a esto se une que la recomposición vale, como si de un documento histórico se tratara, para desmitificar al imperio romano por la denuncia de su insultante corrupción política, a los judíos por su cerril tozudez y al mismo Jesucristo por su silencio, que no ayudó un ápice a las buenas intenciones de Pilatos (a lo mejor porque consideró que no había hecho mal alguno y, por tanto, no tenía de qué defenderse), la invención de Martín Tamayo se convierte en un relato consistente que va más allá de la resolución de un misterio del pasado, pues rellena una laguna histórica al mismo tiempo que realiza un trabajo creativo, largamente ansiado por muchos.

Además, se nota que El enigma de Poncio Pilatos es más que un ejercicio literario, pues Tamayo ha debido de realizar largas y minuciosas investigaciones sobre la situación política de la época, el carácter del emperador Tiberio, la actuación de los prefectos provinciales, los sucesos que llevaron a la crucifixión de Cristo, el momento histórico en que vive Pilatos, la figura central de la novela y, en general, la ambientación de un hecho que sucedió hace ya veintiún siglos en una zona especialmente conflictiva.

A realizar con bien esta ardua y complicada tarea lo ha ayudado sin duda el autor del prólogo que, en un alarde de síntesis, explica sencillamente en sólo unas páginas los distintos enfoques que el escritor-investigador puede adoptar ante un hecho histórico. Consigue así Tamayo componer una ficción literaria que, en la mente del lector, se muestra como una historia muy creíble, de tal manera que Pilatos aparece, desprovisto de enfoques distorsionados por el fanatismo, como un funcionario sensato, eficaz y bienintencionado, que no sólo no se lavó las manos sino que fue el único interesado en absolver a Cristo a pesar del mutismo del maestro, de la ambigüedad de sus superiores y de las maquinaciones de sus enconados enemigos judíos.

A la vez, y a falta de una imposible interpretación histórica del suceso (porque de Pilatos, como explica el autor, sólo existe una sucinta referencia en una inscripción donde sólo se lee a duras penas su nombre), esta fábula novelada resuelve un enigma que muy bien podría haber sucedido como lo cuenta Tamayo, porque no se excede en ningún momento en su tarea creativa ni en la ambientación ni en el diseño de los personajes ni en el tema, donde se limita a ahondar exclusivamente en los sucesos que se ciñen al protagonista.

Como pórtico de esta novela se ha elegido acertadamente una sugerente escena de ambiente clásico, donde aparece Pilatos dirigiéndose a la masa en una actitud indicativa de que se está empleando a fondo para salvar a Jesucristo y de espaldas al lector, quizás para presentarlo como un enigma que se va a resolver en la novela.

EL ENIGMA DE PONCIO PILATOS

miércoles, 9 de septiembre de 2009

EL BOTELLON COMO DISCULPA


Nos lo vendieron inicialmente como una forma de protesta, como una rebeldía de los jóvenes que pretendían denunciar abusos de todo pelo, rompiendo los esquemas de una sociedad casposa, corrupta o algo peor. La progresía llegó a sumarse al botellón y algunos medios recogieron la entrañable imágen de papis y nenes compartiendo amigablemente la litrona y ayudándose mutuamente a mantener la verticalidad… El recordatorio puede resultar doloroso, porque alguno de aquellos papis progres-modernos, que aparecieron fotografiados en este periódico, no sabe cómo combatir hoy el alcoholismo de su nene. En poco tiempo el botellón tomó unas dimensiones que rozaban el atentado público, porque donde se ubicaba no había quien conciliara el sueño y HOY dedicó mucho espacio para recoger las quejas de los desesperados vecinos de Puerta Pilar. Por donde pasaba el botellón es como si pasara la marabunta, gritos, peleas, robos, defecaciones, orines, porteros automáticos arrancados, parterres destrozados, árboles rotos, vehículos rayados…

Afortunadamente, aunque tarde, se ha ido acotando, erradicándolo de las “zonas civilizadas” y señalando su peligro y sus consecuencias. Jesús Gil, en Marbella, fue un alcalde pionero a la hora de poner limitaciones al botellón, desplazándolo a diez kilómetros de la ciudad y señalando el camino a todos los demás. Ojos que no ven…Ya no se discute que el botellón es un problema social y la justificación de que las bebidas son caras, resulta muy artificial, porque lo que es caro son las pestilencias que venden muchos aprovechados, rellenando botellas de marca con líquidos inclasificables. La mayor parte de lo que se consume hoy en los botellones está adquirido en establecimientos autorizados, al precio normal del mercado. Cómo consiguen los menores de edad estas bebidas es harina de otro costal.

En muchas ciudades de Extremadura es fácil ver un reguero de niños y niñas, con el garrafón en una bolsa, para acudir a la cita de los viernes tarde-noche. Allí beben y beben y vuelven a beber, porque es a lo que van. Cómo y cuándo vuelven es cosa que deben saber los padres, pero no hace falta mucha imaginación para calibrar el estado en el que regresan. Muchos lo hacen después de haber pasado por las urgencias de un hospital, repuestos a duras penas de un coma etílico. Lo más gracioso es que dicen que el botellón está prohibido. Lo de Pozuelo de Alarcón no hay que enmarcarlo estrictamente en el botellón, pero es una vuelta cualitativa y cuantitativa al torniquete de un vandalismo permisivo, que no tiene nada que ver con la rebeldía que se señalaba y si con el alcohol consumido. Hace unos años, sólo los etarrines vascos se divertían destrozando el mobiliario urbano, pero la diversión se ha generalizado y son frecuentes los botellones que concluyen con el broche de oro de bancos destrozados, letreros caídos, papeleras y contenedores quemados…

Lo de Pozuelo ha ocupado un espacio considerable en toda la prensa, también en la extranjera, y no han faltado sesudos debates en los que se han analizados todas sus consecuencias, pero los viejos progres nunca mueren y uno de nuestros filósofos más televisivos, que sigue empeñado en parecer un “antisistema”, decía ayer mismo que “la solución no es prohibir sino educar”. Y después de proclamar semejante gilipollez, se quedó tan pancho. ¿Quién lo habrá educado a él?

jueves, 3 de septiembre de 2009

AVE-BOCHORNO


¡Qué bochorno, qué ceguera, que carencia de estrategias y qué falta más absoluta de sensatez, acudir a una “cumbre portuguesa de alcaldes”, convocada por el alcalde socialista de Elvas, como tirón para su particular campaña electoral! ¿La razón para semejante patochada? El futuro AVE Madrid-Lisboa. Yo creo que los calores de los últimos días de agosto han debido afectar al cerebro de los estrategas socialistas, aunque también pudiera ser que el que piensa en esa orilla siguiera de vacaciones y cuando se ha incorporado se ha encontrado con el patatal montado por José Antonio Rondao Almeida, alcalde de Elvas y sus conmilitones circunstanciales, el alcalde de Mérida y las alcaldesas de Cáceres y Plasencia.

Hasta ahora la diferencia del PSOE y PP respecto al AVE era asumible, porque estando de acuerdo en lo principal, lo demás se limitaba a rentabilizar quien lo vio primero. El PP siempre enarboló la cumbre 2003 de Figueira da Foz, donde Aznar y Durao Barroso firmaron el acuerdo mutuo de España y Portugal para la construcción del AVE Madrid-Lisboa. El PSOE nunca negó el acuerdo de esa cumbre, pero subrayando que lo único que hizo el PP fue dibujar una línea en un papel. Bueno, bien, vale, porque lo que Extremadura necesita y lo que los extremeños queremos es que el AVE se haga realidad y con los dimes y diretes políticos la gente se envuelve el bocadillo. ¡Que el AVE llegue a Extremadura y después que PP y PSOE se lo repartan como puedan!

Ahora los tres alcaldes socialistas se van de excursión a Elvas, para escenificar una cumbre tan ridícula como oportunista, a favor del candidato socialista al municipio de Elvas, sin importarles que semejante memez divida la unión del PSOE y del PP y radicalice la postura del PSD portugués, que cuestiona en su programa electoral seguir adelante con el AVE al paso por tierras lusas. ¡Vaya papelón! Y como si no fuera suficiente, los concejales socialistas del ayuntamiento de Badajoz también se suben al tren de Rondao Almeida y exigen que Badajoz se sume a ellos para que el asunto no tenga retroceso en el criterio del PSD. ¿Es que saben algo que los demás no sabemos o es que quieren que el AVE vuele lejos de Extremadura?

El PSD, que según todos los sondeos puede ganar las próximas elecciones en Portugal, ha sacado un programa electoral en el que se suspende el proyecto aprobado del AVE, porque aseguran tener otras urgencias y en vez de usar la diplomacia, el respeto y las buenas relaciones de vecindad con un país soberano, nuestros tres alcaldes se suman desde España a una convocatoria partidista y, más ridículo todavía, firman patochadas que nos pueden perjudicar y, además, se comprometen a crear una fantasmal comisión de seguimiento, presidida por el alcalde de Elvas. ¿Hay quien de más? ¿Serán también Rondao Almeida el próximo candidato socialista para la Junta de Extremadura? Por el amor que le tienen, bien lo parece.

Los socialistas portugueses quieren usar el tema del AVE como ariete electoral contra el PSD y los socialistas extremeños, qué listos ellos, quieren descabalgar al PP del AVE, sin medir las consecuencias de semejante disparate y el perjuicio que se puede hacer al proyecto ejerciendo de alcahuetes electorales en Portugal. ¿Están buscando un pagano para por si acaso…? ¡Cuánto tonto y cuánta tontería!


miércoles, 26 de agosto de 2009

QUE NO FALTE PARA COHETES


Cuarenta y ocho horas después de anunciar la aportación extraordinaria de 420 euros para algunos parados que se han quedado sin prestación, Zapatero, Pepiño Blanco y la vicepresidenta interrumpen sus vacaciones para rectificar porque “parece que es una medida mejorable y que admite correcciones importantes”. El Gobierno ha montado otro circo, ahora de tres pistas, y una medida plausible la transforman en un sainete electoral, que llena de desconcierto incluso a los mismos beneficiados. Pero para que no todo sea negativo, don Pepiño, que es un mirlo blanco al lado de doña Leire, ha dicho una verdad difícil de cuestionar: “si necesitamos dinero y no lo tenemos, tendremos que recaudarlo subiendo los impuestos a los que más tienen”. Impecable las dos afirmaciones. Necesitan dinero y no lo tienen, por lo que subir los impuestos es una consecuencia lógica. ¿Es lógico también preguntar para qué necesitan dinero?

Los impuestos indirectos, que son los más antisociales, han aumentado a medida que aumentaba el déficit y, como muestra más cercana, ahí está la subida de la gasolina en el mes de julio. ¿A quien afecta? Nunca he visto a ningún rico preocupado por lo que le cuesta llenar el depósito de su coche. ¿Ahora anuncian subidas para los que más tienen? No creo que lo hagan, porque los que más tienen son ellos, sus aledaños y adosados. Una cosa es predicar y otra dar trigo. Además ¿para qué torcer el brazo económico a los poderosos económicamente, si a todas luces nos seguimos comportando como los más ricos entre los ricos? Zapatero causó admiración en Italia, porque para agradecer la invitación que le permitía asistir, como convidado de piedra, a la reunión de los “ricos”, regaló a los italianos casi ochenta millones de euros, para levantar un monumento caído durante el último terremoto. Seguimos mal gastando más de lo que tenemos y sentimos más piedad por las penurias ajenas que por las propias.

Mientras el Gobierno se gaste 70.000 euros en fletar un avión para que Zapatero mitinee por los rincones de España, cuesta trabajo creer que las arcas del Estado puedan estar vacías. Mientras España siga manteniendo el ejército de 640 asesores de Zapatero, no se puede creer que la economía nacional vaya mal. Mientras las autonomías hagan de su capa un sayo y algunas de las más necesitadas, como la andaluza, subvencionen con millones de euros a empresas insolventes, pero relacionadas con la hija del presidente, el tema no puede ser tan grave. Mientras en España mantengamos la pitanza bochornosa de los llamados sindicatos de clase, no podemos hablar de arcas vacías. Mientras Zapatero siga viajando como el rey Midas, regalando millones a regimenes totalitarios y pagando bobadas como la cúpula de Barceló, en la ONU, nadie va a creer en nuestra ruina. No pueden ser pobres los pueblos que se lo gastan en cohetería.

Y en Extremadura más de lo mismo. Somos la comunidad con más funcionarios de Europa y tenemos el privilegio de ocupar el primer puesto en España, a mucha distancia de los segundos. Por cada mil habitantes tenemos 85´5 funcionarios, frente a los 40´1 de Cataluña. Los que nos siguen, las dos castillas y Andalucía quedan tan lejos que nuestra hegemonía no corre riesgo en mucho tiempo ¿Conclusión? O somos los extremeños muy difíciles de administrar o nuestros funcionarios son los más torpes de orbe. Elijan.



jueves, 20 de agosto de 2009

¡OH, QUE SORPRESA


Un mocito de dieciséis años, que no sabía nada de toros ni de encierros, se pone delante de un morlaco de 560 kilos, le hace bailes de cintura y aspavientos con los brazos, pero el animal se muestra perezoso y no arranca. El muchachito se siente ninguneado por el toro, se cabrea y con los pies le arroja arena en plena cara. El toro arranca, lo coge desprevenido, tropieza y antes de que pueda levantarse del suelo recibe un cornalón cargado de muerte. Se libra, porque se libra. Entrevistan a la madre, que declara entre sollozos que “nunca pensamos que eso le podría ocurrir a mi niño”. Alguien debería decirle a esa madre que su nene compró todas las papeletas de la rifa.

Al día siguiente otro joven, también de dieciséis años, de Cabanillas (Navarra), participa en un encierro y a cuerpo gentil tapona el paso de los toros. La criatura debió pensar que los que tenían que cambiar de trayectoria eran los animales, que hacían el recorrido al galope y asustados. No se sabe cómo ni por qué, los toros se separan a su altura, pero un manso de 700 kilos, que venía cegado por los que lo precedían pasa por encima del muchacho y de un testarazo lo mata. ¡Qué sorpresa, qué cosa tan inesperada, qué dolor! Los familiares no pueden dar crédito a lo ocurrido, están desolados y no encuentran consuelo. Los organizadores del encierro hablan de una suerte fatal. Oyéndolos uno puede llegar a la conclusión de que el muchacho iba tranquilamente por la calle y el morlaco le cayó del cielo. ¿Sorpresa, sorpresa? Vale.

El mismo día, nos machacan con otra desgracia. Un hombre ha sufrido el ataque de un perro que, de una dentellada certera, le ha segado la arteria femoral, en Torrellano (Elche). Murió desangrado, antes de llegar al hospital. ¿Sorpresa también? Resulta que el perro, más bien perrazo, con 50 kilos de peso, catalogado entre las especies más peligrosas, utilizados para atacar al enemigo, y muy habilidoso en la lucha con otros perros, había mostrado inestabilidad desde cachorro y el propietario decidió desprenderse de el, regalándolo un mes antes del ataque mortal. El perro fue encerrado en un desguace y estaba aún más irritado por el cambio de hábitat. La víctima apenas lo había tratado y, según los expertos, debió hacer algún gesto que al perro le resultó amenazador y respondió con normalidad, defendiéndose y buscando en la defensa la parte más frágil de su antagonista: la femoral. ¿Sorpresa, sorpresa? En todos los catálogos de especies peligrosas, el “okita luse” figura en un lugar privilegiado porque es un animal de apariencia pacífica, pero que sufre cambios repentinos y se hace imprevisible su conducta.

Ayer, se produjo otra fatal sorpresa. Unos amigos fueron al río, cargados de barbacoa y chuletones en abundancia. De bebidas nada se dice. Acabaron de comer opíparamente y uno de ellos, que no sabía nadar, se va hacia la orilla porque tenía mucho calor. Se quitó los zapatos, debió resbalarse, cayó en una poceta y se ahogó. Los otros tampoco podían creerse lo ocurrido, les parecía imposible. Vale.

Algún día acabaremos sorprendiéndonos de que alguien se electrocuta metiendo los dedos en un enchufe. ¿También es mala suerte rociarse de gasolina y arrimarse una tea? Vale

viernes, 14 de agosto de 2009

RESPUESTA INMEDIATA


En el mundillo de lo que podíamos llamar “alto periodismo”, hay “gente p´ató”, pero no escasean los que demuestran respeto y tolerancia. Es el caso de Eduardo Sotillos, con quien tengo la suerte de relacionarme un par de días cada año. Es uno de los periodistas más notables y experimentados del panorama nacional y, tal vez por eso, tiene muy aparcado el divismo, la suficiencia y la pedantería de otros insufribles de la profesión. Hace pocos días, durante un almuerzo en el que comenzaban a difuminarse las caras y las sensaciones por el humo del tabaco, Sotillos, que es fumador, guardó su pitillo “para no molestar”. Actitud extraña entre los fumadores, que se sienten perseguidos si no les permites que te echen el humo en la cara y que con total desvergüenza señalan como intolerante al que protesta.

La Ley vigente, que pretendía regular el uso racional de los espacios, para armonizar la convivencia entre fumadores y no fumadores, no ha conseguido su objetivo porque, salvo excepciones excepcionales, se fuma en todas partes y es tarea de exploradores encontrar un lugar donde pueda degustar algún plato que no esté “ahumado”. Ya se sabe que en España está muy asentado el principio de que “el que inventó la ley, inventó la trampa” y la Ley 28/2005 de 26 de diciembre, parecía ignorar todo esto y, candorosamente, partía de la base de que todos los fumadores son como Eduardo Sotillo. Parece que la reforma que se está tramitando va en serio y que el articulado que se propone, similar al de casi todos los países de la Unión Europea, va a hacer más difícil aplicar las trampas, aunque eso no evitará dificultades territoriales porque algunos, como Esperanza Aguirre, en Madrid, están empeñados en el “dime de que se trata, que me opongo”.

Rodrigo Córdoba, presidente del prestigioso CNPT (Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo) lleva años alertando a las autoridades sanitarias sobre el serio riesgo que para la salud supone no acotar los espacios, y parece que finalmente, la autorizada opinión del CNPT va a ser tenida en cuenta por el legislador en la reforma que se tramita. De todos modos, hay datos muy positivos, que dejan abierta la puerta a la esperanza de los propios fumadores, porque el organismo da respuestas inmediatas ante la ausencia de nicotina:

A los 20 minutos, baja la tensión arterial y el pulso se normaliza
A las 24 horas desaparece el monóxido de carbono y los pulmones comienzan a eliminar las partículas acumuladas.
A las 48 horas, las terminaciones nerviosas se ajustan a la ausencia de nicotina y vuelven las habilidades y sensaciones del pulso y del olfato.
A las 72 horas, se facilita el paso del aire a los pulmones, haciendo que la respiración se haga más fácil y que aumenten los niveles de energía.
A los 3 meses aumenta la función pulmonar en un 10%
A los 12 meses, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye en un 50%
A los 15 años, el riesgo de ataques al corazón es igual al de una persona que no ha fumado nunca.

Pero no hay que dejarlo para mañana, porque a partir de los 40 años el daño es irreversible. Pasada esa franja, si se abandona el tabaco, el organismo no se sigue deteriorando, pero los daños permanecen. Ayer mejor que hoy y hoy mejor que mañana.

jueves, 30 de julio de 2009

PURO TEATRO


No voy a referirme al teatro-bufo, montado por Esperanza Aguirre, con motivo del cumpleaños de Rubalcaba…. ¡Jo, que bochorno! Voy con el Teatro Romano de Mérida, que es la joya de la corona. Es una suerte que no sabemos aprovechar los extremeños, capaces de desplazarnos a Valencia, a un concierto de despedida de Héroes del Silencio, a Barcelona para acompañar a Bruce Springsteen o Madrid para admirar las cabriolas del Circo del Sol, pero nos mostramos perezosos - por no escribir displicentes- para desplazarnos hasta Mérida y deleitarnos con el mayor espectáculo veraniego de España y uno de los más prestigiosos de Europa. En el Teatro Romano lucen incluso las bombillas fundidas, que haberlas haylas, pese a los esfuerzos y desvelos de Francisco Suárez, posiblemente el mejor director del Festival en sus setenta y cinco años de historia.

Es más difícil llenar el escenario que el aforo del Teatro y son muchos los que con el paso del tiempo siguen recordando el miedo escénico y la delectación estética que les produjo enfrentarse a semejante reto, porque en esa plaza monumental de la escena, son pocos los que logran dar la vuelta al ruedo. La capacidad histriónica de Rafael Álvarez, “El Brujo” o de Pepe Sancho, no suele prodigarse y son más los que se achican que los que se crecen bajo las columnas de ese escenario. Rostropovich, acostumbrado a loa mayores y mejores escenarios del mundo, señalaba en una entrevista la emoción que le produjo la primera vez que visitó el Teatro Romano de Mérida… ¿Por qué nos mostramos tan perezosos e indiferentes los extremeños? Es lo de siempre, valoramos y magnificamos lo de fuera, pero somos incapaces de levantar la vista para ver y disfrutar de lo nuestro. Aunque lo nuestro sea superior.

El problema es que lo tenemos ahí mismo, es nuestro, está al alcance de la mano y ofrece una programación esmerada, pero, como tantas cosas de Extremadura, tiene el inconveniente de estar a este lado de Miravete y parece que es más fácil recorrer mil kilómetros para deleitarnos con ocurrencias culturales, que mirar de frente una realidad que suele superar mediocridades. ¿Falla la promoción interna? Alguno de sus responsables debería dedicar menos tiempo al peloteo político, con tantos guiños de complacencia para besar pies y manos.

Este año hemos contemplado el patinazo de Alberto Sanjuán, destrozando el personaje de Tito Andrónico, sin enterarse de qué iba todo aquello y recitando el texto con el soniquete de un parvulario. El año pasado ocurrió algo parecido con Ernesto Alterio, que desmembró a Edipo. Sanjuán se apagó en lo más encendido del texto de Shakespear. Son cosas que ocurren porque el Teatro es mucho teatro y el escenario mucho escenario, aunque el público sea especialmente agradecido y complaciente. De Mérida no se va nadie sin su ración de aplausos, aunque algunos son peores actores que Esperanza Aguirre, que ya es gana.

Pero para compensar, llegó Fedra, El Brujo y, sobre todo, “Diana y Acteón”, de Corella Ballet, que supo ocupar el escenario, exprimiendo los recursos que ofrece y descubriéndonos un abanico de posibilidades que desconocíamos. Fue una noche memorable y fue en Mérida, en nuestro Teatro. Y todavía nos espera “Los gemelos” de Plauto, Edipo, de Sófocles y Medea, de Eurípides. Nadie, en ninguna parte, da más.

viernes, 24 de julio de 2009

LOS SOBERANOS EMPEÑOS


No voy a escribir sobre el Rey, aunque sean soberanos sus empeños, porque sé que mi distanciamiento de la monarquía me sitúa en la orilla de los subjetivos y políticamente incorrectos, El título hacen referencia a la novela de Agustín Muñoz Sanz, “Aunque sean soberanos los empeños”, porque el mes de agosto puede tener muchas horas libres para leer una buena novela y este es el caso, con el adorno de que el autor es, además, uno de los nuestros. Una novela magnífica con escasas referencias en los medios extremeños, a excepción de la reseña que se hizo en Trazos, el suplemente cultural de HOY y, pocas o ninguna en los medios nacionales. Sigo insistiendo en que a este lado de Mirabete, hasta las liebres son más pequeñas y que Extremadura carece de escaparates fuera de Extremadura. Así no se puede, así es imposible, porque los éxitos editoriales no llegan exclusivamente por la calidad de las obras y muchas de las que consiguen un impacto en la opinión de los lectores, pasarían de puntillas sin la distribución y la promoción oportuna.

En la pasada Feria del Libro de Badajoz, se dieron cita muchos autores y fue noticiable que el día dedicado a la novela histórica se cubriera íntegramente con autores extremeños, algo impensable hace unos años. Allí presentó su ópera prima, “La traición del rey” José Luís Gil Soto, que da en esta novela un serio aviso de sus posibilidades como escritor de largo recorrido, si no desfallece, se aburre o se desmoraliza. Desde esta tribuna yo sugiero a los lectores que las compren y las pongan junto a sombrillas y tumbonas playeras. No se arrepentirán. Los monárquicos porque verán otra cara del prisma y los que no lo son porque en las dos novelas se dan razones para no serlo.

Una distribuidora regional de libros es una de las asignaturas pendientes que tenemos por aprobar en Extremadura, si de verdad queremos que nuestros autores tengan alguna posibilidad. No hay excepciones, lo que se edita en Extremadura, en Extremadura se queda y los autores que han logrado difusión nacional es, además de por su evidente calidad, porque han ido de la mano de editoriales bien organizadas que cuidan la distribución. La media docena de sellos editoriales que heroicamente se empeñan en sacar sus ediciones desde aquí, apenas logran traspasar Mirabete, aunque trabajando mucho y empeñando más, es posible que vean sus ediciones en algunas librerías de Extremadura. Pero para dar el salto necesitamos la voluntad decidida de las instituciones públicas, aunque distribuir y propagar sea menos vistoso y menos vendible electoralmente que editar.

Ahora que tenemos una consejera de Cultura que es gestora y a la que no le ha temblado el pulso al soltar el lastre impertinentes de marisabidillos de la cosa cultural, se debería afrontar el reto de invertir para que los autores extremeños y las editoriales de Extremadura tengan una acogida menos dificultosa a nivel nacional. Tal como están las cosas, no podemos llegar más allá del ABC y porque allí tenemos al buenazo de Santiago Castelo, el mejor embajador de Extremadura. Hay poco que objetar de la Editora Regional, que tras un paréntesis penoso, vuelve a recuperar pulso y dignidad, pero los libros hay que ponerlos al alcance del lector y lo que no está en el mercado no existe. Aunque existan realidades tan palpables como “Aunque sean soberanos los empeños” y “La traición del rey”. Anímate, Consejera.


jueves, 16 de julio de 2009

HUELE MAL, SABE PEOR


Disculpen la simplificación, pero creo sinceramente que Zapatero pudre todo lo que toca. El “bobo solemne” que decía Felipe González, o el “Bambi” de Alfonso Guerra, ha crecido y sin dejar de ser lo primero ni aparcar la carita de lo segundo, se ha convertido en una pesadilla capaz de arrastrarnos a todos a la cloaca de sus miserables intereses electorales. ¿Qué pensarán ahora los extremeños que lo han votado? Para Zapatero todo lo que no sea Cataluña o Andalucía es desierto, porque tiene puesta la proa en las próximas elecciones y España para él es un abrevadero de votos. Por supuesto que en Extremadura también se le vota y aquí tiene una de las delegaciones socialistas con más recorrido, pero el problema es que aquí se lo sirven en bandeja y no necesita negociar nada. ¿Para qué pagar por lo que te dan gratis?

El hijo tonto de Robin Hood, que robaba a los pobres para dárselo a los ricos, se ha reencarnado en él y lo lamentable es que los pobres todavía lo jalean, lo votan y lo aplauden, mientras se ponen a cuatro patas. Esto de Zapatero huele mal y sabe peor, porque ha roto cualquier atisbo de solidaridad entre las CCAA y ha hecho imposible la necesaria convergencia. Si ya consiguió con sus revisionismos revanchistas resucitar el fantasma de las dos españas, parece que la meta que ahora se ha propuesto es la subrayar con grueso trazo la distancia entre la España pobre y la España rica, pero con la exigencia de los ricos y el aplauso bobalicón de los pobres. Pobres y tontos. Extremadura estará mañana más descolgada que ayer y con esta distribución gañán, sin escrúpulos y desalmada, está demostrando Zapatero su verdadero anhelo social y su verdadero espíritu socialistas. Con lo social y lo socialista, zapatero se enciende un puro.

¿Qué dicen los socialistas como él? Los socialistas como él no dicen nada, porque piensan como él, se comportan como él y quieren lo mismo que él. ¿Y los otros? Los otros, minorías al fin, ni mu, porque los héroes están muy mal pagados en el PSOE. Y lo que decimos los demás tampoco importa mucho porque Extremadura está conforme con lo que llega, sea lo que sea se acepta y mientras los demás exigen, Extremadura calla, vota y baja la cabeza, mansa. Aquí votaremos con la docilidad del vasallo, bendiciendo que Cataluña pase del 16 al 35% del total de la financiación y que nosotros perdamos porcentaje. Consuelo de necios, se nos dirá que vamos a recibir mucho más, pero no se nos dirá que las distancias se agrandan, porque los compromisos de Zapatero no están con los sumisos que, como la madera de sándalo, perfuman el hacha que les corta la cabeza.

El Estatuto catalán que votaron incluso los diputados y senadores socialistas extremeños, trae estas consecuencias y para cumplirlo nos endeudaremos todos, aunque algunos crean que el déficit del Estado lo paga san Calixto. Extremadura los votó a ellos y ellos aprovecharon el voto para votar contra Extremadura. ¡Genial! ¿Qué los catalanes están contentos? Para alegría la nuestra, la de los extremeños, que estamos desbordados de tanta felicidad. No conozco a ningún necio que sea infeliz, así es que ¡viva Zapatero y la madre que lo parió!

lunes, 13 de julio de 2009

CACERES PARA JUGAR


Mientras no se cambien las reglas del juego, es poco lo que puede objetarse a que las minorías se junten en un ayuntamiento, o en una comunidad, para desplazar a la opción más votada. Al final es la aritmética la que decide y si los minoritarios suman más que el mayoritario, es absolutamente legítimo que aquellos formen gobierno y que el más votado pase a la oposición. Así ocurrió en muchos municipios de Extremadura y así ocurrió en Cáceres, donde el Partido Popular ganó las elecciones, con doce concejales, pero donde ha gobernado el PSOE, con once y el apoyo de IU y de un independiente. Hasta aquí todo correcto y Carmen Heras, tragándose muchos sapos, ha tenido legitimidad democrática para gobernar Cáceres durante los dos últimos años, consiguiendo un respeto que ahora ella misma está poniendo en evidencia.

Llegado su momento, los cacereños deberán juzgar las consecuencias de una carambola a tres bandas, a trompicones, sin armonía, sin conexión ideológica y argamasada exclusivamente al rebufo del poder. Pero lo que hasta ayer era correcto e impecablemente democrático, hoy no lo es, porque la alcaldesa ya no cuenta ni con la mayoría de concejales, ni con la mayoría de votos y sólo se mantiene por la aritmética de una votación pasada, que si se repitiera hoy perdería a favor del Partido Popular, que fue el elegido por los cacereños, con más concejales y más votos. Cobijándose en el pasado, en lo que tuvo pero que no tiene, Carmen Heras puede seguir en el machito de la alcaldía, pero ha perdido la mayoría democrática y eso cuestiona su legitimidad y el impulso real del socio que le queda. ¿Mantenerse en el poder contra el criterio de los cacereños, contra la democracia y contra la misma aritmética en la que se basó para lograr la alcaldía? Puede, pero no debe.

Cáceres no debería ser una pelota para que Carmen Heras pueda seguir jugando a tan peligroso juego, ni el campo de entrenamiento de ningún aprovechado, capaz de despreciar a los que lo votaron, para seguir disfrutando de unas migajas de poder. Es ridículo. Una situación tan precaria, como la que tiene el gobierno municipal de Cáceres, no puede sino acrecentar el declive de una ciudad que necesita un impulso diferente y que ya ha pagado, a muy alto precio, la composición de una mayoría estrafalaria, que no ha sabido dar la respuesta que la ciudad demandaba. Ahora será mucho peor y puede darse la paradoja de que el partido con más representación actual en la corporación, sostenga el rumbo perdido de una alcaldesa que, todavía, no se ha dado cuenta del daño que puede reportar a Cáceres su empecinamiento. Si ha perdido la mayoría que le posibilitaba gobernar, lo mejor es que no haga más daño a Cáceres y pase a la oposición. O se marche.

Las exigencias crecientes y las salidas de tono del concejal de IU eran desproporcionadas para su exigua representación, y en Cáceres se entendió su cese fulminante, pero acto seguido la alcaldesa debería haberse sometido a una moción de confianza vinculante, porque no se puede seguir así y porque la democracia hay que ejercerla todos los días de la semana. Si se repitiera la votación, gobernaría la lista más votada, que es la del Partido Popular. Carmen Heras vive del recuerdo y pretende seguir como si nada hubiera pasado. Hoy Cáceres no tiene lo que votó, ni lo que quiere, ni lo que merece. Penoso.